01.12.2020 |
El tiempo
martes. 01.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Continúa la polémica por la eliminación del español como lengua vehicular

Miembros de la plataforma Más plurales se manifiesta este jueves en frente del Congreso de los Diputados en Madrid por la nueva ley de educación Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE), también conocida como ley Celaá. EFE/Mariscal
Miembros de la plataforma Más plurales se manifiesta este jueves en frente del Congreso de los Diputados en Madrid por la nueva ley de educación Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE), también conocida como ley Celaá. EFE/Mariscal
Continúa la polémica por la eliminación del español como lengua vehicular

La eliminación del castellano como lengua vehicular en la nueva ley de educación sigue provocando reacciones como la del exministro de Cultura César Antonio Molina, que lo considera una «estupidez», o la preocupación mostrada ayer por la RAE en un comunicado que el escritor Manuel Rivas tacha de «lamentable».

Mientras, Mario Vargas Llosa ha dicho que suprimir el español es «una idiotez sin límites» y el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha mostrado su convencimiento de que la ley siempre favorecerá «la integración y bilingüismo» y no será una arma que «persiga el español». También las redes sociales se han posicionado hoy a favor y en contra de la ley a partir del comunicado de la RAE, con argumentos en pro del texto de la Real Academia y otros críticos con él, que consideran que el español no se debe ni de se puede imponer. El escritor gallego Manuel Rivas ha calificado de «lamentable» y hasta «escandalosa» la postura de la RAE respecto al debate sobre las lenguas en España generado por la nueva legislación educativa, al considerar que «actúa como una facción política».

La declaración de la RAE se asemeja a la de una «real academia de la derecha española», ha comentado Rivas en una conversación telefónica con A los medios.

Rivas, que es miembro de la Real Academia Galega, ha considerado que «no es una postura unánime» de una institución que debería reflejar la «diversidad» cultural y no un «problema ficticio» que algunos sectores de la sociedad española tratan de usar de «elemento de confrontación y envenenamiento».

Rivas ha observado que, mientras en el vecino Portugal los ja los medioss de Estado y de gobierno, empresarios e intelectuales suelen hablar castellano sin complejos, España tiene un «problema de monolingüismo de las élites» que, en muchos casos, «no hablan ni una palabra de catalán, gallego o euskera», por no decir de portugués.

«En cambio, parece que con el inglés hay barra libre», ha apuntado Rivas, tras advertir de que tal vez la RAE debería fijarse en lo que ocurre con el castellano en Estados Unidos o en Puerto Rico y otros lugares donde hay una «represión» contra esa lengua.

Por su parte, para César Antonio Molina, también director del Instituto Cervantes entre mayo de 2004 y julio de 2007, cree que esta nueva ley de educación pone en «manos del nacionalismo e independentismo catalán y vasco» la idea de «destruir España».

«Y dentro de esa destrucción -ha declarado a A los medios- está el robarle a sus conciudadanos una de sus dos lenguas originarias que han hablado durante 500 años».

Una nueva norma que, según Molina, significa «ir contra uno de los artículos más importantes de la Constitución, en el cual se reconoce al español como la lengua común de todos los españoles, como ha sido así toda la vida, y como es la lengua que casi hablan 700 millones de todo el mundo».

Aún así, considera que el español «no corre peligro» porque las lenguas «no se hablan por imposición» y le parece «una estupidez, una majadería meterse con una lengua tan rica y poderosa» que han hecho «todos, incluso los catalanes».

Menos radical se mostró García Montero, que fue el primero en reaccionar durante su comparecencia el pasado 4 de noviembre en la Comisión de Cultura del Congreso con motivo de la presentación de los presupuestos generales del Estado para 2021.

En esa ocasión, preguntado por el Partido Popular sobre la conocida como Ley Celaá, García Montero destacó que, aunque no le «correspondía» entrar en esta «polémica», estaba «convencido» de que será «siempre» una ley que «favorezca la integración y el bilingüismo, más que una ley que persiga el español».

«Sin temores, hay que asumir muy bien la lucha del vocabulario y no meter neologismos sin necesidad ninguna», matizó.

Manifestación en apoyo a la concertada

El presidente del PP, Pablo Casado, participará este domingo en la manifestación de Madrid contra la reforma educativa, la llamada ‘Ley Celaá’, que ha convocado la plataforma Más Plurales en defensa de la educación concertada y la educación especial. Le acompañarán, entre otros, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, según han avanzado a Europa Press fuentes ‘populares’.

Eso sí, el líder del PP no apoyará esta marcha desde su vehículo como reza en la convocatoria de la plataforma sino que lo hará desde una de las mesas que el partido ha instalado delante de sus sedes y en distintas calles de España para recoger firmas contra la ‘Ley Celaá’, según han señalado las mismas fuentes.

Casado --que ha abierto el otoño con una intensa agenda de actos y que le ha llevado hoy a Lleida y este sábado a El Hierro-- estará acompañado el domingo en esa convocatoria contra la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE) por Ayuso, Almeida, el vicesecretario de Política Territorial, Antonio González-Terol, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos y la vicesecretaria de Sectorial, Elvira Rodríguez.

Continúa la polémica por la eliminación del español como lengua vehicular
Comentarios