28.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 28.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Cataluña, el fin de ETA y la corrupción crispan el cara a cara Sánchez-Casado

Montaje del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, durante el debate de investidura - EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS
Montaje del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, durante el debate de investidura - EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS
Cataluña, el fin de ETA y la corrupción crispan el cara a cara Sánchez-Casado
La situación política de Cataluña, el fin de ETA y las acusaciones cruzadas por la corrupción han crispado el cara a cara que el candidato a la investidura, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, han vivido durante el debate que ha arrancado este sábado en el Congreso de los Diputados.

La mano tendida del secretario general del PSOE a Casado para lograr "grandes consensos", al final de su respectivo cara a cara, no ha soslayado el tono enrarecido, y en ocasiones bronco, que han usado los representantes de las dos principales fuerzas parlamentarias durante la sesión de investidura.

Con su bancada puesta en pie ha subido Casado a la tribuna de oradores, y tras censurar el "Gobierno de pesadilla" que propone Sánchez si sale adelante la investidura, el líder del PP le ha instado a que actúe contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, si no abandona el cargo "en las próximas horas" una vez ha acordado la Junta Electora Central su inhabilitación.

Porque si el candidato a la Presidencia del Gobierno no lo hace, podría estar incurriendo en "prevaricación", ha dicho el líder del PP, y si es el caso, lo denunciarán.

Según sus palabras, si Torra no cesa en el cargo, convendría iniciar contra él el requerimiento que recoge el artículo 155 de la Constitución.

Con sus negociaciones y acuerdos, en particular con el del PSOE y ERC, el candidato a la investidura "ha amnistiado de facto" a los dirigentes catalanes actualmente en prisión por delitos de sedición y malversación, ha manifestado Casado.

El uso de un determinado lenguaje, como la alusión a la situación de Cataluña como "conflicto político" o el que el propio Sánchez ha empleado para la superación de su hipotética "judicialización" ha sido otro de los frentes abiertos por Casado en su discurso, en el que también ha lamentado la dependencia de ERC.

Porque los pactos logrados por el PSOE para facilitar la investidura conducen, ha subrayado el líder del PP, al "derribo constitucional", lo que los populares procurarán evitar mediante todo tipo de recursos, también "en las calles y en las plazas".

Casado ha pronosticado además el fin de "todo aquello sobre lo que se ha construido el mejor periodo de Europa y de España".

A estos reproches ha contestado Sánchez con otras acusaciones. A su entender, Casado es capaz de usar "todo tipo de artimañas jurídicas y extrajurídicas" para "tratar de sabotear la formación de Gobierno". Se ha referido a las decisiones de ayer de la Junta Electoral Central sobre Quim Torra y Oriol Junqueras.

Detrás de ambas cree que ha estado el PP, y por ello, ha considerado estas hipotéticas injerencias "cosas impropias de un candidato a la Presidencia del Gobierno". Son, ha sentenciado, "maniobras torticeras y tramposas".

Un recordatorio del candidato al fin de ETA, que ha atribuido al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y al exministro Alfredo Pérez Rubalcaba, ha protagonizado el momento más tenso.

Mientras la bancada del grupo socialista se ha puesto en pie para aplaudir esta referencia, la diputada del PP Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal popular asesinado por ETA en 1998 Alberto Jiménez Becerril, se ha levantado de su escaño y con semblante airado ha señalado a los diputados de EH Bildu.

En Twitter ha explicado su gesto: "No he tenido más remedio que levantarme de mi escaño para decirle a Sánchez que había tenido la desfachatez de decir que Zapatero había acabado con ETA, que ETA no está acabada y que sus herederos están sentados en el Congreso".

La corrupción ha enmarcado otro de los momentos más agrios. Casado ha exigido a Sánchez que no le dé lecciones sobre lucha contra la corrupción: "Los 100 años de honradez del PSOE han acabado en 300 años de cárcel para el socialismo corrupto de Andalucía", ha proclamado.

También le ha afeado que haya estado dos meses sin hacer una sola alusión a las sentencias de los ERE.

Sánchez, con ironía, le ha espetado luego: "Coincidimos. Lecciones sobre corrupción al PP, ninguna". 

Cataluña, el fin de ETA y la corrupción crispan el cara a cara Sánchez-Casado
Comentarios