17.06.2024 |
El tiempo

ESPAÑA

Begoña Gómez: la sombra detrás del trono socialista

Desde el polémico rescate de Air Europa hasta su nombramiento en el Instituto de Empresa, la trayectoria de Begoña Gómez está marcada por decisiones cuestionables y favores sospechosos

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, el presidente del Gobierno y candidato a la reelección por el PSOE, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez. / Ricardo Rubio
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, el presidente del Gobierno y candidato a la reelección por el PSOE, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez. / Ricardo Rubio
Begoña Gómez: la sombra detrás del trono socialista

Desde que su esposo Pedro Sánchez se alzó con la presidencia, la carrera de Begoña Gómez ha estado marcada por una serie de escándalos que han sacudido el debate político. Es hora de repasar su trayectoria, una historia salpicada de controvertidas decisiones y favores cuestionables.

El polémico rescate de Air Europa es solo el principio de esta trama. Begoña Gómez se reunió en múltiples ocasiones con Javier Hidalgo, CEO del Grupo Globalia, justo antes de que se articulase el fondo de apoyo a las empresas estratégicas. ¿Casualidad? Air Europa, propiedad de dicho grupo, se llevó el rescate más cuantioso, nada menos que 475 millones de euros. ¿Coincidencia? La relación estrecha entre Gómez y Globalia no se detiene aquí: desde patrocinios generosos hasta pagos a organizaciones vinculadas, todo apunta a un posible conflicto de intereses. Sin embargo, la oficina gubernamental encargada de investigar tales asuntos convenientemente determinó que no hubo irregularidades. ¿Realmente podemos confiar en esa conclusión?

Pero la sombra de la sospecha no se disipa ahí. ¿Qué hay del impulso que Gómez dio a la Unión Temporal de Empresas de InnovaNext y Valei desde la Universidad Complutense de Madrid? Gracias a su recomendación, estas empresas se hicieron con lucrativas licitaciones por un total de 10,2 millones de euros. ¿Acaso su influencia fue determinante en la adjudicación de estos contratos? Si nos atenemos únicamente a la valoración objetiva, su éxito hubiese sido dudoso, pero la subjetividad jugó a su favor. ¿Demasiada coincidencia?

Y eso no es todo. ¿Cómo olvidar el nombramiento de Gómez como directora del Africa Center del Instituto de Empresa en 2018, justo después de la moción de censura que catapultó a su esposo a La Moncloa? Sin formación universitaria, su ascenso parece más un favor político que un reconocimiento a sus méritos académicos. Y ¿cuánto cobraba por este cargo? Una incógnita que se suma a su lista de secretos.

Desde entonces, su red de influencia ha crecido, tejida con alianzas sospechosas y acuerdos convenientes. ¿Qué más se esconde tras la fachada de la esposa del presidente? ¿Es realmente una defensora de la transformación social o solo una oportunista que aprovecha su posición para beneficio propio?

En resumen, la carrera de Begoña Gómez está plagada de sombras y sospechas que arrojan serias dudas sobre su integridad y su verdadero papel en el entramado político y empresarial de España. 

Begoña Gómez: la sombra detrás del trono socialista
Comentarios