19.05.2024 |
El tiempo

DISCURSO SOBRE EL ESTADO DE LA UNIÓN

Biden equipara a Trump y a Putin: «Desde la guerra civil no teníamos la democracia bajo asalto como ahora»

Biden enfatizó desafíos como la polarización y la crisis en Gaza, resaltó logros en la economía y la lucha contra la pandemia, y propuso medidas económicas para abordar la desigualdad

El presidente de EE.UU., Joe Biden (c), pronuncia su discurso sobre el Estado de la Unión. / Michael Reynolds
El presidente de EE.UU., Joe Biden (c), pronuncia su discurso sobre el Estado de la Unión. / Michael Reynolds
Biden equipara a Trump y a Putin: «Desde la guerra civil no teníamos la democracia bajo asalto como ahora»

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pronunció un discurso impactante sobre el estado de la Unión, con un énfasis particular en las elecciones presidenciales de noviembre y en su potencial contrincante, el republicano Donald Trump

Este discurso, entregado ante ambas cámaras del Congreso, fue una oportunidad crucial para Biden para defender su gestión hasta el momento, así como para adelantar una visión clara de su agenda política y sus prioridades para el futuro de la nación.

Desde el inicio de su intervención, Biden adoptó un tono firme y decidido, mostrando un claro conocimiento de las dificultades y desafíos que enfrenta Estados Unidos en la actualidad. En un discurso que se extendió por poco más de una hora, el presidente abordó una amplia gama de temas, desde la economía hasta la política exterior, pasando por la inmigración y la seguridad nacional. Una de las principales preocupaciones de Biden fue la creciente división política en el país y el papel que podría desempeñar en las elecciones de noviembre. 

Aunque evitó mencionar a Trump directamente, el presidente hizo alusiones veladas a las políticas y acciones de su predecesor, sugiriendo que su regreso al poder representaría un retroceso para Estados Unidos. Biden también aprovechó la oportunidad para destacar los logros de su administración en sus primeros años en el cargo. Señaló los avances en la lucha contra la pandemia de COVID-19, la revitalización de la economía y los esfuerzos para abordar el cambio climático como ejemplos de su compromiso con el progreso y el bienestar del pueblo estadounidense.

Sin embargo, el presidente también reconoció los desafíos que aún enfrenta el país, incluida la continua polarización política, la desigualdad económica y la crisis humanitaria en lugares como Gaza. 

En un momento especialmente emotivo de su discurso, Biden se comprometió a trabajar incansablemente por un alto el fuego en Gaza y la entrada de ayuda humanitaria al enclave, subrayando la importancia de la solidaridad internacional y el respeto por los derechos humanos. En cuanto a las elecciones de noviembre, Biden instó a los ciudadanos a votar con conciencia y a no dejarse influir por la retórica divisiva y el populismo. 

Subrayó la importancia de la democracia y el estado de derecho como pilares fundamentales de la sociedad estadounidense, y reiteró su compromiso de garantizar unas elecciones libres y justas.

Por otro lado, Biden también abordó temas controvertidos como la inmigración y la seguridad fronteriza. Reconoció los desafíos que enfrenta el país en este ámbito, pero reiteró su compromiso de abordar el problema de manera integral y humanitaria, respetando los derechos de los migrantes y trabajando en estrecha colaboración con los países vecinos para encontrar soluciones duraderas. En cuanto a la política exterior, Biden reafirmó el compromiso de Estados Unidos con sus aliados y socios en todo el mundo, destacando la importancia de la diplomacia y el diálogo como herramientas para abordar los desafíos globales. 

También hizo hincapié en la necesidad de mantener una postura firme frente a regímenes autoritarios y violaciones de los derechos humanos, incluidos Rusia y China. En términos económicos, Biden propuso una serie de medidas para abordar la desigualdad de ingresos y la concentración de riqueza en manos de unos pocos. Entre ellas se incluían aumentar el impuesto mínimo a las empresas al 21 % y establecer un impuesto mínimo del 25 % para las grandes fortunas. 

Estas medidas, dijo el presidente, ayudarían a financiar programas sociales y de infraestructura que beneficiarían a la clase trabajadora y a la clase media.

En resumen, el discurso del estado de la Unión de Biden fue una muestra de liderazgo fuerte y decidido, centrado en los desafíos y oportunidades que enfrenta Estados Unidos en la actualidad. Aunque enfrenta críticas y desafíos significativos, el presidente se mostró optimista y decidido a seguir adelante con su agenda política y a trabajar por un futuro mejor para todos los estadounidenses.

Biden equipara a Trump y a Putin: «Desde la guerra civil no teníamos la democracia bajo asalto como ahora»
Comentarios