21.06.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

INFORME

Caída drástica en la percepción de oportunidades empresariales en Cantabria

La percepción de oportunidades empresariales en Cantabria cayó seis puntos y medio en 2022, según el Informe GEM. Obstáculos burocráticos y la efectividad de subsidios gubernamentales fueron destacados, mientras la igualdad de género en el emprendimiento regional evolucionó positivamente.
Decenas de personas caminando por una calle de Santander. EP
Decenas de personas caminando por una calle de Santander. EP
Caída drástica en la percepción de oportunidades empresariales en Cantabria

En el marco de un análisis exhaustivo sobre el estado del emprendimiento en Cantabria, el Observatorio del Emprendimiento GEM, respaldado por la Cátedra Pyme de la Universidad de Cantabria y financiado por el Servicio Cántabro de Empleo, presentó los resultados de su Informe GEM Cantabria 2022-2023. La revelación principal destaca una disminución de seis puntos y medio en la percepción de oportunidades empresariales en la región durante el año 2022.

El escenario fue detallado en la Sala Gómez Laa de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UC, donde se congregaron expertos, emprendedores y representantes institucionales. El informe señala que solo un 22,7% de los consultados considera que hay facilidad para iniciar un negocio en Cantabria, marcando una diferencia considerable con la media nacional, que se sitúa en un 32,2%.

Este indicador, fundamental para evaluar la salud del ecosistema empresarial, arroja luz sobre los desafíos que enfrentan los emprendedores cántabros. Entre las principales trabas identificadas se encuentran medidas gubernamentales percibidas como "ineficaces", la burocracia asociada a los trámites administrativos y el cierre de instituciones públicas, factores que han generado un ambiente menos propicio para el establecimiento de nuevas empresas.

No obstante, en un tono positivo, el informe destaca la relevancia de los subsidios gubernamentales para la preservación del empleo y los salarios como elementos "clave" que han permitido mantener el emprendimiento en Cantabria a flote, a pesar de los desafíos impuestos por la pandemia de Covid-19. Estos hallazgos sugieren una resiliencia significativa en el tejido empresarial regional.

La crisis sanitaria también se revela como un factor determinante en la caída de la percepción de oportunidades durante 2022, mostrando un descenso significativo en comparación con el año anterior, cuando la expectativa empresarial había aumentado con la salida de la pandemia. El porcentaje disminuyó del 26,2% al 19,7%, aunque se mantiene por encima de los niveles registrados durante los meses más críticos de la crisis sanitaria (14,1%).

Una perspectiva optimista dentro de este escenario de desafíos es la evolución positiva hacia la igualdad de género en el panorama emprendedor de la región. El informe destaca la ausencia de "importantes diferencias entre hombres y mujeres", sugiriendo una mayor equidad en el acceso y la participación en el ámbito empresarial.

La presentación del informe estuvo a cargo de Ana Fernández Laviada, presidenta del Observatorio del Emprendimiento de España y directora GEM Cantabria. El acto contó con la participación de emprendedores locales, así como con la presencia de la vicerrectora de Internacionalización y Compromiso Global de la UC, Matxalen Llosa Blas; la directora del Servicio Cántabro de Empleo, Lucía Serrano Madrazo; y el consejero delegado de Sodercan, Ángel Pedraja Terán.

El análisis detallado del informe revela otras conclusiones de interés, como el hecho de que los emprendedores cántabros en fase inicial tienden a iniciar sus negocios más tarde que la media nacional. Asimismo, se observa que la mayoría de estos emprendedores se encuentra en el rango de edad de 35 a 54 años y finaliza sus estudios en la educación secundaria.

En cuanto al colectivo de emprendedores consolidados, el informe indica que presenta niveles más elevados de especialización y educación financiera. Sin embargo, se identifica una disparidad de género en la percepción del miedo al fracaso como un obstáculo, con un mayor porcentaje de hombres emprendedores que lo consideran un desafío en comparación con las mujeres.

En términos porcentuales, el informe revela que el 5,8% de los encuestados se identifican como emprendedores potenciales en 2022, mostrando un descenso con respecto al 7% registrado en el año 2021. Este dato contrasta con la tendencia nacional, que experimentó un aumento en este último año, situándose en un 9,4%.

Del mismo modo, el porcentaje de emprendedores nacientes en Cantabria disminuyó del 2,6% al 1,6%, colocándose también por debajo de la media nacional que se sitúa en un 3,2%. Sin embargo, los emprendedores nuevos en la región crecieron hasta alcanzar el 4%, superando la media nacional que se mantiene en un 2,8%.

La financiación emprendedora también fue objeto de análisis en el informe. En 2022, el capital semilla medio para proyectos de negocio nacientes en Cantabria ha continuado una tendencia decreciente, reflejando la situación en el conjunto del país y situándose muy por debajo del nivel previo a la pandemia. Los ahorros personales del emprendedor, seguidos por bancos u otras instituciones financieras, se posicionan como las principales fuentes de financiación, mientras que en Cantabria no se han identificado iniciativas empresariales que obtengan fondos de inversores privados, amistades, crowdfunding u otras fuentes.

Junto a la presentación del informe, el evento incluyó una intervención del presidente de Fonredess, Javier Moreno, sobre emprender en la economía social y solidaria. La jornada concluyó con una mesa de debate en la que participaron cuatro emprendedores destacados de la región: Sarah Hart (la Lleldiría), Jean Carlos Romero (Catfe Santander), Sheila García (Bodas Rock & Love) y Ramón Merino (Inhibec Anticuerpos).

En resumen, el Informe GEM Cantabria 2022-2023 ofrece un panorama detallado y multifacético de la realidad empresarial en la región. A pesar de los desafíos evidentes, la resiliencia y adaptabilidad del tejido empresarial regional se destacan como elementos clave para su sostenimiento en medio de un contexto económico complejo y en constante evolución.

Caída drástica en la percepción de oportunidades empresariales en Cantabria
Comentarios