26.06.2022 |
El tiempo

Opciones para financiar un vehículo

financiar un vehiculo
Opciones para financiar un vehículo

 

La movilidad es uno de los sectores que más ha evolucionado en los últimos años. Tanto en las formas en las que las personas utilizan sus vehículos para desplazarse como en lo que se refiere a la energía con la que los propios coches se impulsan. La apuesta por una movilidad más sostenible y eficiente está haciendo que cada vez sea más común el uso de vehículos eléctricos o híbridos, a lo que se suma un uso cada vez más responsable de los mismos.

Esta evolución ha ido unida también a un cambio en la propia configuración de las ciudades y las calles. En este sentido, las carreteras urbanas no son solo aceras y asfalto. También hay carriles bici, para patinetes o para autobuses, a lo que se suma un mayor espacio para el peatón.

Explicamos las diferentes formas (Renting, leasing o compra) que existen para disfrutar de un coche

En este contexto, los usuarios deben analizar muy bien las diferentes opciones existentes a la hora de comprar un vehículo y conocer los diferentes modelos que existen, así como las opciones de compra (e incluso de alquiler). Es la única forma de acertar con una operación que, después de la vivienda, suele ser la segunda operación económica más elevada de las personas.

Por eso, las alternativas para hacerse con un vehículo son diferentes si el conductor lo va a usar para transporte urbano a diario, para salir los fines de semana al campo o para hacer viajes largos. Antes de adquirir un vehículo, el comprador debe conocer sus necesidades y saber de antemano cuánto está dispuesto a gastar.

¿Qué opciones tenemos para adquirir un vehículo?

La adquisición de un vehículo se puede hacer por medio de cuatro métodos. Una es el pago en efectivo, que es la menos común y que no requiere un apoyo financiero. La otra opción, que es la más común en España, consiste en comprar un coche tras pedir un préstamo personal. Esta decisión la toman normalmente los consumidores cuando carecen de la capacidad de abonar la cantidad en un único pago. Es, probablemente, uno de los créditos más sencillos y comunes, y que normalmente tarda en devolverlo y entre siete u ocho años.

Antes de decidirnos por esta opción, el interesado debe conocer al detalle cuánto dinero puede dedicar al mes el pago del vehículo. Esta cantidad se puede obtener cogiendo los ingresos netos mensuales y quitandolos gastos fijos, incluyendo en este capítulo un apartado de ahorro. La cantidad que sobre es la que una persona (o familia) podría destinar al pago de un coche de manera mensual.

Además de estas dos opciones, existen dos métodos más que pueden ser muy interesantes y que han ganado peso en los últimos años. Estamos hablando del leasing y el renting, que entrarían dentro del arrendamiento de un coche y no de la compra de un vehículo.

Acceder a un vehículo por medio de estos métodos de “alquiler” es posible gracias a la existencia de entidades como BBVA Autorenting que tienen en su oferta de servicios la opción. Vamos a ver cuál es la diferencia entre una y otra opción.

  • El renting es, como hemos dicho, el alquiler de un vehículo a largo plazo. El banco entrega el coche a su cliente por una cuota mensual. Normalmente, el contrato suele oscilar entre 2 y 4 años. En la cuota mensual que paga el usuario están incluidos todos los gastos del vehículo como el seguro a todo riesgo con o sin franquicia y para cualquier conductor, la matriculación, los impuestos…  Esta opción es muy utilizada por autónomos y empresas, ya que pueden obtener una serie de ventajas fiscales que hacen que sea una opción más atractiva que la compra a través de un préstamo personal. Una vez que concluye el contrato, lo normal es renovarlo, lo que implica la sustitución del vehículo por otro más moderno.
  • El leasing es un alquiler con derecho a compra por la que el cliente decide el coche que quiere, pero el que lo compra es el banco. El usuario lo utiliza a cambio de un alquiler mensual, que incluye el arrendamiento y un tipo de interés. Es una alternativa buena para profesionales al posibilitar la financiación al 100%, hace referencia a coches nuevos y ofrecen la ventaja fiscal de deducción del IVA. En esta opción, el banco da la opción de comprar el vehículo.

La decisión de una opción u otra dependerá de las necesidades del cliente. No obstante, hay que destacar que el número de operaciones de renting no deja de crecer gracias a que las entidades suelen ofrecer sus vehículos con grandes descuentos de las marcas, de las aseguradoras y talleres, lo que hace que los usuarios paguen unas cuotas mensuales muy interesantes.

Opciones para financiar un vehículo
Comentarios