16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Más del 10% de las empresas cántabras son vulnerables a la actual crisis

Suponen el 14,5% del PIB y del empleo en Cantabria, según un estudio del Departamento de Economía de la Universidad-IDIVAL

Terraza cerrada en una plaza de Santander. / Cubero
Terraza cerrada en una plaza de Santander. / Cubero
Más del 10% de las empresas cántabras son vulnerables a la actual crisis

Más del 10% de las empresas cántabras son vulnerables por su situación financiera tras la crisis del coronavirus Covid-19, porcentaje que sube al 20% en el caso del sector de la agricultura, y suponen el 14,5% del Producto Interior Bruto (PIB) y del empleo en Cantabria. Se trata de una de las principales conclusiones del estudio ‘Empresas cántabras: resiliencia en tiempos del shock del coronavirus’, realizado por Lidia Sanchez-Ruiz, Patricia Moreno Mencia, David Cantarero-Prieto y Paloma Lanza León, del Grupo de Economía de la Salud y Gestión de Servicios Sanitario del Departamento de Economía de la Universidad de Cantabria-IDIVAL.

El estudio concluye que, aunque los resultados parecen mostrar una buena situación financiera de partida de las empresas cántabras antes de la crisis del Covid-19 en lo que a solvencia y liquidez se refiere, un elevado porcentaje de empresas podrían ser catalogadas como vulnerables. De esta manera, a pesar de su «aparente buena salud financiera», según el estudio de la UC las empresas cántabras deberían centrar esfuerzos en adaptarse a la nueva situación que están experimentando para tratar de paliar los efectos negativos que se deriven de esta circunstancia.

Además, analizando el efecto que estas empresas vulnerables tendrían tanto en el PIB como en el empleo regional, suponiendo que los resultados se extrapolan al total de empresas de la región, en ambos casos se roza el 15%, por lo que el estudio advierte de la necesidad de que empresas y organismos públicos «tomen cartas en el asunto».

Por sectores económicos, la agricultura muestra los datos más favorables en términos de solvencia, y la industria obtiene los mejores resultados de liquidez y liquidez inmediata. Por contra, el sector servicios tiene la peor ratio de liquidez, y el sector de la construcción presenta los peores resultados tanto para la ratio de solvencia como de liquidez inmediata. El análisis de estas variables junto con otros factores como la temporalidad en el trabajo, el grado de envejecimiento de la mano de obra, el nivel de digitalización del sector y la posibilidad de teletrabajo que caracterizan a cada sector determinarán la fortaleza de las empresas cántabras y, por lo tanto, su futuro, según el estudio.

En concreto, la temporalidad o la edad media de los empleados en el sector podrían afectar a la recuperación. Así, de cara a la reactivación de las actividades en los próximos meses, «algunas voces» sugieren que sean los colectivos más jóvenes, con un menor riesgo de salud, los que comiencen a trabajar. Esto, a nivel sectorial, podría ser una causa de vulnerabilidad para los sectores más envejecidos, advierte el estudio. Otro factor a tener en consideración es el distanciamiento social, donde el estudio apunta que «quizá cabría esperar una reactivación más temprana» de los sectores en los que el distanciamiento pueda asegurarse. Esto podría explicar el hecho de que sectores como la construcción, en los que no hay un contacto con un cliente final, ya se hayan comenzado a activar.

Mientras, en el sector servicios se espera un periodo de «hibernación» más duradero, planteándose incluso escenarios de varios meses para los negocios de hostelería.

Otra característica determinante podría ser la capacidad de digitalización de las empresas, así como su posibilidad de teletrabajo. De este modo, aquellos sectores en los que el teletrabajo no sea una opción viable serán más vulnerables. De hecho, incluso en las actividades donde el teletrabajo es posible «aún hay mucho camino por recorrer».

En este sentido, para la UC, «no cabe duda de que las empresas tendrán que hacer un esfuerzo por digitalizar sus negocios en un intento por mantener una línea de ingresos hasta que se consiga la reactivación total, aspecto que no parece abordarse en el corto plazo».

«Esto supone que será necesario un esfuerzo de inversión por parte de las empresas, pero también por parte de las instituciones públicas que deberán apoyar todas estas medidas proporcionando infraestructuras de comunicación de calidad en todo el territorio nacional», finaliza el estudio.

Más del 10% de las empresas cántabras son vulnerables a la actual crisis
Comentarios