13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Los ERTE en Cantabria han tenido un mayor impacto sobre las mujeres»

mujer trabajando
«Los ERTE en Cantabria han tenido un mayor impacto sobre las mujeres»

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha hecho balance del impacto que el coronavirus ha tenido sobre el empleo de las mujeres en Cantabria y ha destacado el papel de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante toda la pandemia.

El sindicato ha señalado un dato que se repite a lo largo de toda la serie: los ERTE de fuerza mayor han tenido un mayor impacto sobre las mujeres desde que se inició la pandemia el pasado mes de marzo, hace ahora casi un año. De hecho, en el momento con mayor número de personas afectadas, el 5 de mayo de 2020, de las 30.930 personas acogidas a un ERTE de esta modalidad, 16.919 eran mujeres (el 54,70%). La cifra de mujeres afectadas por esta figura no descendió de los 10.000 hasta mediados de junio de 2020 y, a partir de ahí, no vuelve a subir más y sigue descendiendo el número paulatinamente el resto de los meses de 2020 hasta llegar a las 1.326 en el último registro del año relativo al 23 de diciembre. Sin embargo, los últimos datos conocidos, que datan del 19 de febrero de 2021, recogen 8.950 personas en el total de ERTE, de las cuales 5.073 son mujeres (el 56,68%) y 4.746 corresponden a un ERTE de fuerza mayor.

«Estas cifras dejan ver cómo la pandemia ha puesto patas arriba el mercado laboral y ha golpeado más fuerte sobre el empleo de las mujeres en comparación con el de los hombres, principalmente porque ellas se ocupan mayoritariamente en el sector más afectado por la crisis en términos de empleo, el de los servicios», ha subrayado Rosa Mantecón, secretaria de Mujeres de CCOO de Cantabria.

Desde CCOO se ha puesto en valor los sucesivos acuerdo en el seno del Diálogo Social -nacional y regional-  y la negociación colectiva, que han conseguido que los ERTE se revelen fundamentales para evitar una mayor destrucción de empleo fruto de la crisis sanitaria.

Así todo, ni los ERTE han conseguido evitar el brutal deterioro del mercado laboral en Cantabria que, una vez más, deja peor saldo para las mujeres.

Rosa Mantecón ha destacado el varapalo en el desempleo, donde hay que lamentar que tras un año de pandemia hay 2.872 mujeres más en paro, alcanzando las 24.546 mujeres al cierre del mes de enero, el 56,08% del total de desempleo registrado en la región.

Además, el 68,79% de las nuevas personas en paro que añadió enero de 2021 son mujeres (787 mujeres más frente a 357 hombres) y también son menos las que cobran algún tipo de prestación por desempleo, el 53,63% de las mujeres frente al 63,03% de los hombres.

«Está claro que el coronavirus ha incidido en la otra pandemia, la desigualdad, que no ha hecho más que perpetuar los elementos que generan las brechas de género que caracterizan nuestro mercado laboral. Menos empleo, más paro, más precariedad, temporalidad y parcialidad, un empleo femenino extremadamente frágil que se resiente ante cualquier envite y que no resiste ni con los ERTE, ni con las prestaciones extraordinarias, ni con las medidas acordadas en el Diálogo Social para paliar los efectos que la pandemia está dejando sobre los trabajadores y trabajadoras y las familias de Cantabria», ha manifestado Mantecón, para quién «la igualdad en el empleo continúa siendo la asignatura pendiente».

Así, en lo que se refiere a la tasa de ocupación, en 2020 sólo ha alcanzado el 43,57% en el caso de las mujeres mientras que la de los hombres ha sido del 52,19%, manteniendo once puntos de distancia entre ambos.

Según datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2020, la presencia de mujeres y hombres en los sectores también evidencia que la distribución del trabajo relega a las mujeres a los ámbitos más precarios. Así, el sector Servicios ocupó en 2020 a 97.700 mujeres y 73.600 hombres, siendo el único con mayor presencia femenina. El sector agrario ocupó a unas 2.100 mujeres frente a 3.900 hombres; la Construcción, 1.800 mujeres y 19.000 hombres y la industria 1.010 mujeres frente a 29.000 hombres. O, dicho de otra manera, porcentualmente el 87,5% de las mujeres que trabajan se ocupan en el Sector Servicios y únicamente representan el 9% en el sector industrial.

La temporalidad sigue siendo uno de los talones de Aquiles de las mujeres en el mercado laboral. En 2020, más de 92 de cada 100 contratos firmados por mujeres han sido temporales; 50,02% han sido temporales a jornada completa; 42,66% han sido temporales a jornada parcial; 3,30% han sido indefinidos a jornada parcial; y sólo 3,15% han sido indefinidos a jornada completa.

«Los ERTE en Cantabria han tenido un mayor impacto sobre las mujeres»
Comentarios