29.05.2024 |
El tiempo

ECONOMÍA

Crecen las preocupaciones sobre un ‘asalto’ del Gobierno a Naturgy

Las preocupaciones crecen sobre una posible intervención gubernamental en la empresa Naturgy ante la filtración de conversaciones preliminares con Taqa
El secretario general de Naturgy, Manuel García Cobaleda, el CEO de Naturgy, Francisco Reynés (i). / Marta Fernández
El secretario general de Naturgy, Manuel García Cobaleda, el CEO de Naturgy, Francisco Reynés (i). / Marta Fernández
Crecen las preocupaciones sobre un ‘asalto’ del Gobierno a Naturgy

En un panorama donde las inversiones extranjeras y las negociaciones empresariales son objeto de atención constante, la reciente filtración de conversaciones preliminares entre la emiratí Taqa y la española Naturgy ha avivado preocupaciones sobre una posible intervención del Gobierno español en la empresa energética. Este acontecimiento no solo ha generado incertidumbre en el mercado, sino que también ha suscitado debates sobre el papel del Estado en la economía y la protección de los intereses nacionales.

Las fuentes cercanas a la operación, que prefieren mantenerse en el anonimato, han expresado inquietud por la filtración de las conversaciones entre Taqa y Naturgy. Según estas fuentes, la divulgación de información confidencial podría comprometer el éxito de las negociaciones y multiplicar las posibilidades de fracaso. Este aspecto resulta especialmente delicado en el contexto actual, donde la competencia global y las dinámicas del mercado exigen discreción y eficacia en las transacciones empresariales.

El ministro de Economía, Carlos Cuerpo, ha reconocido la posibilidad de que el Gobierno español intervenga en empresas consideradas "estratégicas" si se ven amenazadas por acuerdos comerciales filtrados o inminentes. Estas declaraciones, realizadas durante su participación en reuniones internacionales en Washington, han generado un intenso debate sobre el alcance de la intervención estatal en el ámbito empresarial. Algunos analistas argumentan a favor de una regulación más estricta para proteger los intereses nacionales, mientras que otros advierten sobre los posibles efectos negativos de una intervención excesiva en la economía.

La filtración de las conversaciones entre Taqa y Naturgy ha alimentado especulaciones sobre una posible estrategia del Gobierno español para proteger los intereses nacionales en el sector energético. Si bien no se han proporcionado pruebas concretas que respalden estas afirmaciones, la coincidencia entre la filtración y las declaraciones del ministro de Economía ha suscitado sospechas entre algunos observadores del mercado.

María Jesús Montero, otra figura destacada del Gobierno español, ha señalado la importancia estratégica de Naturgy como empresa energética. En sus declaraciones, Montero ha destacado la necesidad de mantener un equilibrio entre la participación de inversores extranjeros y la protección de los intereses nacionales. Estas palabras reflejan la complejidad de la situación y la necesidad de encontrar un enfoque equilibrado que promueva la competencia y garantice la seguridad energética del país.

Ante las crecientes preocupaciones en el mercado, las acciones de Naturgy han experimentado una volatilidad significativa en las últimas semanas. La incertidumbre sobre el futuro de la empresa y la posible intervención del Gobierno español han llevado a muchos inversores a reevaluar sus posiciones y tomar medidas cautelares para proteger sus intereses. Esta situación ha generado una atmósfera de tensión e inestabilidad en el mercado, con consecuencias potencialmente negativas para la economía española en su conjunto.

En medio de estas turbulencias, los detalles sobre una posible oferta pública de adquisición (OPA) por el 100% de Naturgy han comenzado a emerger en la prensa. Según informes no confirmados, Taqa estaría considerando lanzar una OPA a un precio de 27 euros por acción, lo que valoraría a Naturgy en una cifra significativa. Esta noticia ha avivado aún más las especulaciones sobre el futuro de la empresa y ha generado un intenso debate sobre los posibles escenarios que podrían desarrollarse en los próximos meses.

Además de Taqa, otras empresas e inversores han mostrado interés en Naturgy en los últimos tiempos. Este interés refleja el atractivo del sector energético español y la confianza en el potencial de crecimiento de Naturgy en los mercados internacionales. Sin embargo, la incertidumbre política y la posibilidad de intervención estatal han generado dudas entre algunos posibles inversores, que temen las consecuencias de una mayor regulación y control por parte del Gobierno español.

A pesar de las preocupaciones en el mercado, algunos expertos consideran que la intervención del Gobierno español en Naturgy podría ser beneficiosa a largo plazo. Argumentan que una mayor participación estatal podría garantizar la seguridad energética del país y proteger los intereses de los ciudadanos. Sin embargo, otros advierten sobre los riesgos de una intervención excesiva en la economía y la posibilidad de crear un ambiente desfavorable para la inversión extranjera y el crecimiento empresarial.

En última instancia, el futuro de Naturgy y el papel del Gobierno español en la empresa siguen siendo temas de debate y especulación. Mientras tanto, los inversores y observadores del mercado están atentos a cualquier desarrollo que pueda influir en el destino de la compañía y en el panorama energético español en su conjunto.

Para el Gobierno, aún es «prematuro». Por su parte, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha afirmado este jueves en Murcia que es «prematuro» que el Gobierno se plantee entrar en el capital de Naturgy, como ha propuesto Sumar, y ha afirmado que «por ahora lo que se impone es la prudencia vigilante».

Crecen las preocupaciones sobre un ‘asalto’ del Gobierno a Naturgy
Comentarios