21.06.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

INFORME

Cifras en inversión extranjera: luces y sombras en el discurso de Sánchez en Davos

Pedro Sánchez resalta en Davos el récord de inversión extranjera en España. Sin embargo, expertos advierten que la métrica utilizada puede ocultar una caída del 23.3%, cuestionando la verdadera salud económica.
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (iz). EP / Sandra Blaser
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (iz). EP / Sandra Blaser
Cifras en inversión extranjera: luces y sombras en el discurso de Sánchez en Davos

En el marco del Foro Económico Mundial en Davos, el presidente Pedro Sánchez se ha enorgullecido de los supuestos logros económicos de España, centrando su atención en particular en las cifras de inversión extranjera directa (IED). Durante su discurso, Sánchez afirmó que el país ha atraído "más IED que nunca", al tiempo que destacó los "beneficios récord" de las empresas españolas y el crecimiento "por encima de la media de la zona euro". Sin embargo, este entusiasmo contrasta con un informe presentado en el mismo foro que sitúa a España en el octavo lugar con el peor desempeño en paridad de poder adquisitivo, indicando una discrepancia notoria entre las percepciones gubernamentales y la realidad económica.

En el ámbito específico de la inversión extranjera, Sánchez hizo referencia a los datos publicados por la Secretaría de Estado de Comercio en diciembre. Según estos datos, la inversión extranjera en España alcanzó los 21.232 millones de euros en los primeros nueve meses de 2023, experimentando un aumento significativo del 54 % en términos intertrimestrales. Estas cifras, no obstante, han generado cierta controversia, ya que tanto el presidente Sánchez como el propio Ministerio de Comercio han utilizado la inversión extranjera total como métrica, obviando las recomendaciones de expertos que aconsejan medir este indicador teniendo en cuenta la inversión extranjera en España, excluyendo las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE).

La cuestión de la inclusión de las operaciones tipo ETVE ha sido objeto de debate, ya que estas operaciones, según expertos como José María Rotellar, profesor de economía y director del Observatorio Económico de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), incluyen transmisiones de acciones dentro de un mismo grupo empresarial de participaciones en empresas extranjeras, con efectos económicos limitados en España. Rotellar, además, destaca un fuerte retroceso del 23.3 % en la inversión extranjera en los primeros nueve meses de 2023 en comparación con el mismo período del año anterior, utilizando como fuente el portal DataInvex.

La metodología empleada por la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones sugiere separar las operaciones tipo ETVE debido a su escaso impacto económico directo en España. Rotellar respalda esta perspectiva al afirmar que "lo ortodoxo es utilizar la inversión No ETVE", indicando que este enfoque permite contabilizar las inversiones productivas, las cuales generan valor económico. Además, señala que la inversión extranjera ha experimentado una notable disminución del 69.8 % desde el tercer trimestre de 2018, justo cuando Pedro Sánchez asumió la presidencia.

Este declive se atribuye a varios factores, entre ellos, la percepción de falta de seguridad jurídica, la proliferación de laudos debido a primas impagadas a las energías renovables y una política considerada poco favorable para las empresas. La reciente subida unilateral del salario mínimo interprofesional (SMI) y las amenazas de sanciones a empresas que abandonaron Cataluña durante el proceso separatista son ejemplos de medidas gubernamentales que han suscitado críticas en círculos empresariales, sugiriendo un ambiente poco propicio para la inversión extranjera.

En este contexto, las recientes críticas de la vicepresidenta Teresa Ribera a empresas del Ibex, como Repsol, han generado sorpresa y preocupación en el ámbito empresarial. A pesar de las inversiones significativas de empresas españolas en proyectos de descarbonización en España y Portugal, la retórica gubernamental, según Ribera, acusando a Josu Jon Imaz, CEO de Repsol, de "negacionismo" y "retardismo" en la transición ecológica, plantea interrogantes sobre la relación entre el Gobierno y las empresas en un momento en que la inversión extranjera se encuentra en retroceso.

En conclusión, mientras el presidente Sánchez se enorgullece de las cifras de inversión extranjera en España, un análisis más profundo sugiere discrepancias significativas, destacando la importancia de utilizar métricas precisas y considerar los factores subyacentes que podrían estar afectando la percepción y la realidad económica del país.

Cifras en inversión extranjera: luces y sombras en el discurso de Sánchez en Davos
Comentarios