15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Cantabria lidera el descenso del paro en el segundo trimestre del año

José Manuel Callejo junto a Ana Belén Álvarez durante la sectorial de empleo celebrada en Madrid la semana pasada. / ALERTA
José Manuel Callejo junto a Ana Belén Álvarez durante la sectorial de empleo celebrada en Madrid la semana pasada. / ALERTA
Cantabria lidera el descenso del paro en el segundo trimestre del año

C

antabria lideró la caída del desempleo en el segundo trimestre con un descenso del 26,1 por ciento y 8.800 parados menos que en el trimestre anterior que la colocan como la región con la tercera tasa de paro más baja, pero también redujo el número de activos, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Para el Gobierno de Cantabria los datos de la EPA «invitan a ser optimistas, aunque sin lanzar las campanas al vuelo», mientras que los sindicatos, la patronal y el principal partido de la oposición, al PP, han coincidido en alertar sobre el descenso de la población activa y la debilidad del mercado laboral.

Los datos de la EPA, publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística, sitúan en 24.200 el número de desempleados de Cantabria y la tasa de paro en el 9,02 por ciento, la tercera más baja de España, después de Navarra (7,58%) y el País Vasco (8,63 %) y a más de cinco puntos de distancia de la nacional, que se situó en el 14,02.

Cantabria fue también la segunda comunidad en la que más se redujo el paro en tasa interanual, un 22,85%, mientras que de media en España cayó un 7,43 y en cifras absolutas, el segundo trimestre de 2019 acabó con 7.200 parados menos que lo que registraba la EPA un año antes.

Además, la ocupación creció un 3,03 por ciento respecto al trimestre anterior, con la creación de 7.200 empleos en la región, mientras que en el conjunto del país el incremento fue del 1,71 por ciento. El número de ocupados subió así en la comunidad autónoma hasta los 244.500.

Si se compara el dato con el del segundo trimestre de 2018, son 4.700 ocupados más, que suponen un repunte del 1,94 %, en este caso un porcentaje inferior al nacional, del 2,38. También es más baja en Cantabria la tasa de actividad, con un 54,46 por ciento que la coloca más de cuatro puntos por debajo de la media española, del 58,74 %.

El número de activos se redujo igualmente en el balance trimestre en 1.600, un 0,59 %, que contrasta con el repunte nacional del 0,92 por ciento. Al término del trimestre sumaban 268.700, que son 2.500 menos que en el mismo periodo de 2018. Ese cifra representa un descenso del 0,93 por ciento, en tanto que de media en España las cifras fueron positivas, y el número de activos creció un 0,88.

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Ana Belén Álvarez, ha afirmado que hay que remontarse hasta 2008 para ver unas cifras tan bajas de paro en Cantabria y ha destacado el aumento del número de ocupados, sobre todo en las mujeres, así como de los contratos a jornada completa.

Pesa a que considera que la EPA deja «muchos datos que invitan a ser optimistas y por los que el Gobierno de Cantabria podría sacar pecho», Ana Belén Álvarez ha reconocido que la calidad del trabajo «todavía no es la más deseable» y ha expresado su preocupación por el descenso de la población activa.

Para el diputado del PP Lorenzo Vidal de la Peña, aunque el dato del paro del segundo trimestre puede parecer positivo, está «maquillado» por el empeoramiento de la tasa de actividad, y ha advertido de que Cantabria sigue expulsando trabajadores del mercado laboral y crea empleo a un ritmo inferior a la media nacional.

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha asegurado que el descenso del desempleo en la región «enmascara un mercado laboral cada vez más precario» y ha alertado de que una cuarta parte de la población asalariada tiene un contrato temporal y el mercado laboral muestra «aspectos negativos cada vez más preocupantes»

También para la secretaria de Empleo de CCOO, Laura Lombilla, tras el «importante» descenso del paro y el crecimiento de la ocupación hay «otra cara con efectos negativos para Cantabria», que aún se encuentra lejos de las cifras laborales previas a la crisis.

USO considera que la caída del paro en Cantabria es buen dato pero responde a factores que «en ningún caso ayudan al optimismo», como un descenso de la población activa, que «sigue sin tocar fondo» especialmente entre el sector del empleo femenino.

Y según CEOE-CEPYME aunque los números de la EPA parecen mostrar una favorable visión del descenso del paro en Cantabria, es la caída de la población activa y no la creación de empleo la que genera estos datos.

Comentarios