29.05.2024 |
El tiempo

VIVIENDAS

Seis años de sueldo para poder pagar un piso en Cantabria

Un estudio muestra que los cántabros destinaron 5,7 años de salario íntegro para pagar sus viviendas, con un aumento del 6,7% en el precio de la vivienda

Un hombre observa carteles de viviendas en venta. / alerta
Un hombre observa carteles de viviendas en venta. / alerta
Seis años de sueldo para poder pagar un piso en Cantabria

Los habitantes de Cantabria han observado un ligero aumento en el tiempo requerido para pagar sus viviendas durante el año 2023. Según un estudio, los ciudadanos cántabros han necesitado destinar hasta 5,7 años de su salario íntegro para costear una casa, un mes más que en el año anterior. Los datos recopilados muestran un incremento anual del 6,7% en el precio de la vivienda en Cantabria, alcanzando los 1.912 euros por metro cuadrado al cierre de 2023.

Con el salario bruto medio registrado en la comunidad durante 2023 de 26.614 euros, los cántabros deben destinar 69 meses, es decir, 5,7 años de su salario íntegro al pago de una hipoteca de una vivienda de 80 metros cuadrados. Este fenómeno no es exclusivo de Cantabria, ya que 13 comunidades autónomas han experimentado un aumento en el tiempo necesario para pagar una hipoteca. Solo en cuatro de ellas, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura y Asturias, este período ha disminuido en comparación con el año anterior.

En un análisis más detallado, se observa que el encarecimiento de la vivienda no se ha dado de forma uniforme en todas las regiones de Cantabria. Mientras que en algunas zonas se ha mantenido estable, en otras se ha producido un aumento significativo en los precios, lo que ha contribuido al incremento del tiempo necesario para pagar una vivienda.

Este incremento en el tiempo requerido para pagar una hipoteca supone una presión adicional sobre las economías domésticas, especialmente en un contexto de crecimiento de los precios de la vivienda y salarios estancados o con un crecimiento más moderado. Analistas económicos señalan que esta situación puede tener repercusiones en el bienestar económico de las familias, ya que destinar una parte considerable del salario al pago de la vivienda deja menos margen para otros gastos e inversiones, lo que podría afectar al consumo y al ahorro a largo plazo.

En cuanto a las causas de este fenómeno, diversos expertos apuntan a factores como el aumento de la demanda de vivienda, especialmente en determinadas zonas urbanas, la escasez de oferta de vivienda asequible y el encarecimiento del suelo. En este sentido, se destaca la importancia de implementar políticas que fomenten la construcción de vivienda asequible y el desarrollo de políticas de vivienda que garanticen el acceso a una vivienda digna a todos los ciudadanos, especialmente a aquellos con ingresos más bajos.

Medidas para fomentar el acceso. Además, se subraya la necesidad de medidas que fomenten el acceso a la vivienda en propiedad, como la promoción de programas de ayuda a la compra de vivienda para jóvenes y familias con ingresos bajos o la implementación de incentivos fiscales para la adquisición de vivienda habitual. Por otro lado, se hace hincapié en la importancia de impulsar políticas de alquiler que protejan los derechos de los inquilinos y que promuevan la estabilidad y la seguridad en el mercado de alquiler, lo que puede contribuir a reducir la presión sobre los precios de la vivienda en propiedad.

En última instancia, se destaca la necesidad de abordar de manera integral el problema de acceso a la vivienda, mediante la adopción de medidas que aborden tanto la oferta como la demanda de vivienda, y que garanticen el derecho a una vivienda digna y adecuada para todos los ciudadanos.

Seis años de sueldo para poder pagar un piso en Cantabria
Comentarios