26.05.2022 |
El tiempo

Racing de Santander. La Federación baja de la nube

El Racing podría recibir cerca de 400.000 euros esta temporada  | Fundamentalmente, de los derechos televisivos, que los ha ganado una UTE de la que participa Footters por 8,3 millones, menos de lo que Rubiales llegó a vender a los clubes

Bustillo y Simón Luca, los últimos supervivientes. / Hardy
Bustillo y Simón Luca, los últimos supervivientes. / Hardy
Racing de Santander. La Federación baja de la nube

La competición comienza dentro de diez días y, lógicamente, las plantillas están prácticamente hechas, pero los clubes no conocieron hasta el día de ayer cuánto dinero recibirán en concepto de derechos audiovisuales, negociación que ha llevado a cabo la Federación. Ésta reunió en la mañana de ayer a todos los clubes de la Primera RFEF y les explicó que recibirán un promedio de 365.000 euros y un mínimo garantizado de 310.000.

El Racing estuvo presente en la maratoniana reunión representado por su Director General, Víctor Alonso, y por su director de Relaciones Institucionales y Deportivas, Víctor Diego. Ninguno de los dos levantó la voz para realizar alguna pregunta o poner en cuestión alguna de las propuestas realizadas por el equipo dirigente presidido por Luis Rubiales. Éste lo dio ya todo mascado sin posibilidad apenas de debate porque, de hecho, lo único que se votó fue el modo de reparto de los derechos televisivos y los allí presentes tuvieron un minuto para tomar una decisión.

En concreto, quien se ha hecho con los derechos de emitir la nueva categoría es una Unión Temporal de Empresas (UTE) llamada Fuchs Sports International, de donde participa Footters pero también, entre otras, la Forta, que es la agrupación de televisiones autonómicas. Esto quiere decir que la manera de seguir la categoría va a ser similar a la del curso pasado en Segunda B, ya que hubo varios encuentros que se pudieron ver tanto desde la plataforma de Internet como desde la televisión aragonesa, en cuanto al Racing se refiere.

Lo importante para los clubes es el parné y cuánto ha sacado la Federación. Obviamente, es mucho menos de lo que se puso encima de la mesa cuando el organismo presidido por Luis Rubiales se sacó de la manga esta reestructuración del fútbol español no profesional y que ha sido un mazazo para los humildes. Los derechos audiovisuales se han vendido por 8,33 millones de euros y la imagen para las casas de apuestas por 1,16. Es un acuerdo para tres temporadas y hace un total de 9,49 por curso. La madre del cordero estaba en cómo repartir todo ese dinero.

La propuesta que quedó aprobada lo hacía de la siguiente manera: un 40% del dinero recaudado se repartirá de manera equitativa, un 30% será en función de los puntos conseguidos, un 20% a partir de la audiencia generada por cada club y un diez por ciento en función de su apoyo o tratamiento a la cantera. Este modo de reparto, que fue la tercera opción, sumó veinte votos. Doce tuvo la primera (25% en cada uno de los cuatro conceptos) y sólo tres la segunda (35% reparto equitativo, otro tanto por puntos, 17,5% en función de la audiencia y 12,5% por el incentivo de la cantera).

Como, a falta de que esto quede confirmado, se darán partidos en abierto en las diferentes televisiones autonómicas al participar éstas en la UTE que se ha hecho con los derechos, para medir la audiencia no bastará con contabilizar los pinchazos que recoja Footters, por lo que la Federación anunció que contratará una auditoría especializada en este concepto. El problema puede venir con los partidos en abierto, ya que, lógicamente, al no tener que pagar, serán más vistos. Se puede abrir ahí un problema a resolver.

Ese diez por ciento que dependerá del cuidado por la cantera está repartido en cinco puntos, de los que el Racing, en principio, cumple cuatro. El que no cumpliría sería el de disponer de ocho o más jugadores sub 23 con licencia de la plantilla, algo que habrá pocos que consigan. De partida, lo harían los filiales, pero a éstos les exigirán un mínimo de veinte. Los otros puntos sí los salva el club verdiblanco. Son los siguientes: que el equipo disponga de tres o más jugadores con un mínimo de dos temporadas en cualquiera de los equipos de categorías inferiores, que tenga 17 o más jugadores seleccionables con la selección española, que tenga un mínimo de un equipo juvenil, cadete, infantil y alevín y que tenga un mínimo de un equipo en competición nacional juvenil.

Dentro de esa cantidad que recibirán los clubes entran los patrocinios comunes, entre los que está el nombre que puede recibir la competición. Todo apunta a que habría ingresos por ahí aunque los dirigentes federativos anunciaron que el contrato se firmará el viernes, por lo que será ese día cuando se sabrá cómo se llamará la competición. Aunque suele ser un dolor, en esta ocasión puede ser un favor, ya que cualquier nombre es mejor que Primera RFEF.

Aunque las primeras previsiones o promesas económicas de la Federación para que todos pasaran por el aro de esta reestructuración futbolístaca fueron mucho mayores, Rubiales explicó que no han podido conseguir más. Y culpó de ello a los que se lo pensaron demasiado. Y no tuvo reparos en señalar: «No podemos hacer milagros. El Dux firmó muy tarde y es importante que todos los clubes colaboren también con el marketing para sacar más, pero creo que no tiene nada que ver la situación actual de un club no profesional de fútbol con la que tenía hace cuatro años», afirmó Rubiales.

Lo que generó alguna polémica durante la reunión, que se alargó durante más de tres horas y media, fue la falta de extras a la hora de recaudar más dinero de la televisión por disputar el playoff. Parece lógico porque, además, es de entender que es lo que más audiencia tendrá. Para los clubes ya ha sido un mazazo tremendo que se celebren en sede única porque les corta una fuente de ingresos importante en caso de clasificarse. En su día, Víctor Diego ya explicó que el Racing estaba en contra de esa decisión pero que la Federación lo había impuesto. También se mostró optimista respecto a que volverá a su ser natural en unos años, cuando vean que se hace complicado llenar las gradas. Está por ver que al ente federativo le interese más eso que el dinero que recibe de la comunidad autónoma, la provincia o la ciudad de turno por llevarse la fase de ascenso. «El premio es estar ya en el playoff», respondió Rubiales cuando le preguntaron al respecto.

Dentro de ese promedio de 365.000 euros a recibir por cada club, habrá otras ayudas directas como los 72.000 euros que recibirán los 32 equipos no dependientes, además de 6.000 euros en balones y material de scouting. Sumando las ayudas a los desplazamientos, un club podría rondar los 400.000 euros que se cobrarían en tres pagos: septiembre, diciembre y mayo. Será en ese último pago cuando se ajuste la cantidad en función de los puntos conseguidos y las audiencias logradas.

Los horarios. Precisó Rubiales que será la Federación, posiblemente en connivencia con la plataforma televisiva, quien fije los horarios de los partidos, que podrán disputarse en viernes, sábado o domingo. Prometió intentar contentar los intereses de los clubes pero también advirtió de que «no siempre se podrá contentar a todo el mundo». «No se puede tenerlo todo, el dinero de la televisión y fijar el día y la hora del encuentro» añadió el presidente federativo.

No todo fue una balsa de aceite para la Federación, que, al menos, tuvo que lidiar con la valentía del presidente del Linares, que fue de los pocos que alzó la voz para dejar claro que no todo era tan bonito como parecía. De hecho, recordó que, aunque la Primera RFEF va a aumentar los ingresos, todavía van a hacerlo más los gastos. Y, a pesar de ser una cuestión objetiva, todavía se llevó el palo de la mañana: «Algunos clubes estáis tensando la cuerda demasiado. Vamos a poner en valor lo que tenemos y lo que había antes. Vais a crear un estrés tremendo con ese discurso peligroso. Estamos ayudando más de lo que hacemos, nos estamos volcando con los clubes y lo que damos no lo tiene ninguna tercera categoría del mundo». «Somos la Federación más generosa de la historia», llegó a decir Rubiales.

Bustillo y Simón Luca, los últimos supervivientes

La plantilla del Racing volvió en la tarde de ayer a los entrenamientos. Guillermo Fernández Romo decidió dar descanso a sus hombres tanto el domingo como el lunes después del penúltimo amistoso del verano, que fue el pasado sábado contra el Bilbao Athletic. Se reunieron de nuevo 72 horas después del mismo y entre los presentes sobre el campo de trabajo de La Albericia no estaban todos los que estaban la semana pasada. Ya sólo quedan dos jugadores con ficha del filial a las órdenes del entrenador y los últimos en bajar al Rayo Cantabria han sido Dani González, Juan Gutiérrez y Jorrín. Anteriormente, ya lo habían hecho Saúl García y Mateo Gandarillas. De este modo, son Simón Luca y Bustillo los que parece que más cerca del primer equipo se van a quedar. El primero de ellos es la única alternativa a Isma López en el lateral izquierdo porque no ha llegado ningún refuerzo para ese puesto. Además, está rindiendo a un buen nivel y podría tener su oportunidad. También el segundo de ellos, que volvió al Racing, donde ya había estado en categorías inferiores, después de una buena campaña en el Tropezón, está aprovechando su oportunidad y, por ahora, se va a mantener en el día a día del primer equipo. Quien ayer volvió a la rutina del grupo tras haber dejado su lesión fue Fausto Tienza, lo que quiere decir que llega con tiempo para, en el caso de que así lo estime su entrenador, ser titular en el debut liguero que se producirá el último fin de semana de este mes contra el Tudelano. en principio, esta semana se sabrá ya si será en viernes, sábado o domingo.

Racing de Santander. La Federación baja de la nube
Comentarios