20.10.2021 |
El tiempo

Justo, un atacante polivalente

El último fichaje del Racing, que fue presentado ayer, considera que puede jugar «en todos los puestos de ataque», aunque reconoce que se siente más cómodo haciéndolo «por dentro, de delantero o de segundo punta»

Manu Justo, posando como nuevo jugador del Racing en Los Campos de Sport ayer en su presentación oficial. / Hardy
Manu Justo, posando como nuevo jugador del Racing en Los Campos de Sport ayer en su presentación oficial. / Hardy
Justo, un atacante polivalente

Es probable que Manu Justo haya sido el último fichaje del Racing este verano. Guillermo Fernández Romo no se atrevió a asegurarlo cuando fue cuestionado al respecto el pasado fin de semana porque admite que todo club mantiene la puerta abierta a una posible incorporación de última hora. Lo que sucede es que, para que alguien más entrara, alguien más debería salir. Tanto es así, que ni siquiera el delantero gallego cedido por el Elche tiene a sitio a día de hoy. Para poder tramitarle la ficha, Villapalos tiene que hacer la maleta. Es el único futbolista que, a día de hoy, está en la rampa de salida, por lo que cualquier otra operación semejante resultaría, posiblemente, más traumática.

Manu Justo llega para aportar al ataque. Es un futbolista que, como él mismo destacó en la mañana de ayer, cuando fue presentado oficialmente como nuevo componente del proyecto verdiblanco, puede adaptarse «perfectamente a cualquier posición ofensiva». Víctor Diego, que estaba a su lado, precisó que puede ejercer su profesión por cualquiera de las dos bandas o en la delantera. El máximo interesado lo tiene claro: «Me siento más cómodo jugando por dentro, de delantero o de segunda punta».

Lo que parece claro es que es un futbolista con gol. No es, como otros que llegaron antes que él, un delantero que en su día marcó con asiduidad y que ha llegado al Racing a recuperar el olfato, sino que el curso pasado, que fue más reducido de lo normal, ya anotó ocho goles con el Celta B. Y los anotó sin ser el jugador que vivía en el área. Presume de polivalencia, de poder «jugar en varias posiciones» pero, como se suele decir ante cualquier caso semejante, él lo que, por encima de todo va a desear, es ver su nombre en la pizarra y acumular minutos que le permitan crecer. «Yo estoy a disposición de lo que el entrenador vea conveniente y que pueda ser mejor para el equipo y, a partir de ahí, intentar aportar lo mejor», resumió.

A la hora de jugar en punta de ataque, que, según sus palabras, es lo que más le gusta, precisó que también lo puede hacer formando pareja de dos delanteros con algún otro o siendo él solo quien merodea en el área. Tiene capacidad de generar peligro y buena definición. En concreto, él mismo, que es quien mejor se conoce, se define como «un jugador rápido, potente, que va bien al espacio y con buena pegada a a portería». La música suena bien. A partir de ahora, le toca confirmar que todo eso es cierto.

El primer paso lo dio el pasado sábado en Lezama, cuando ya dispuso de sus primeros minutos con la casaca verdiblanca a pesar de ser un recién llegado y de prácticamente no conocer ni el nombre de sus compañeros. Fernández Romo reconocería después que quiso meterle desde el primer momento, al igual que a Borja Domínguez, que apenas llevaba un entrenamiento más que él, para que entraran en las rotaciones y se sintieran dentro del grupo de trabajo desde el primer día. En concreto, a Manu Justo le tocó ejercer por banda izquierda los minutos que estuvo en terreno de juego, ya en la recta final del encuentro.

Las primeras sensaciones del equipo en el que se ha metido fueron buenas. «Al principio, no empezamos muy metidos en el partido, pero luego sí encontramos nuestra mejor versión», afirmó el atacante vigués. En sus primeros días como jugador del Racing, ha percibido que hay «muy buen equipo, con buenos jugadores para jugar la pelota y con capacidad y potencial para, además, tener una buena pegada». De hecho, él mismo pudo ver la cantidad de ocasiones que fabricó el conjunto cántabro en el segundo tiempo, cuando mereció incluso haber igualado la contienda.

Es consciente Manu Justo de que en la parcela ofensiva va a tener competencia porque, de hecho, Cedric incluso está rindiendo a gran nivel. Por bandas, también completaron una buena actuación tanto Soko como Marco Camus mientras que a todos esos nombres hay que sumar a Álvaro Bustos. Sabe que todos ellos «vienen haciéndolo bien» pero también considera que, dentro del amplio abanico de atacantes que tiene para elegir Fernández Romo, cada uno «puede aportar cosas distintas al equipo», por lo que se puede decir que son complementarios.

Categoría exigente. Va a ser importante disponer de una plantilla profunda porque habrá que jugar un buen número de partidos si todo va bien en la Copa Federación, a lo que hay que sumar que Manu Justo espera una Primera RFEF que sea «bastante bonita y competitiva». Por ahora, es una incógnita porque es una categoría de reciente creación que nadie sabe lo que puede dar de sí, pero también es lógico pensar así teniendo en cuenta que hay la mitad de equipos que había en Segunda B. Y, en principio, está los veinte mejores. Considera el último fichaje del Racing que va a ser una competición «casi profesional porque hay muy buenos equipos históricos y bastante fuertes, por lo que va a resultar muy exigente».

Eso exigirá mostrar un alto nivel desde el primer día. En su caso, ya avisó de que llega «en perfecta forma» porque venía entrenando con el Elche desde el pasado cinco de julio, a lo que hay que sumar que había disputado tres partidos amistosos con ellos. Lo que sucede es que no contaba para el entrenador y acabó saliendo cedido de nuevo. De hecho, se da la paradoja de que lleva tres años siendo jugador del club ilicitano sin haber jugado ni un solo encuentro oficial bajo sus colores. De hecho, una vez que termine la cesión en el Racing, aún le quedará una campaña más de contrato en tierras alicantinas.

Consideró Manu Justo que jugar en El Sardinero, algo que podrá hacer ya el próximo fin de semana durante el amistoso contra el Numancia, será «espectacular» porque es «un muy buen campo con mucha historia detrás». Y cree que van a estar a la altura del escenario porque, aunque tiene claro que va a ser «una categoría exigente, el equipo está bien reforzado para cumplir con bastante nota».

De primeras, percibe que ha sido recibido en el Racing con los brazos abiertos. Desde su primera aparición por las instalaciones Nando Yosu, le han tratado «perfectamente tanto los compañeros como la gente del club», que lograron que se sintiera «como en casa». Además, ha visto cómo «las instalaciones y las condiciones de trabajo son muy buenas a pesar de tratarse de un equipo de Primera RFEF». De hecho, todo tiene más aspecto de «equipo profesional donde se trabaja y se hacen las cosas muy bien».

Justo, un atacante polivalente
Comentarios