05.12.2020 |
El tiempo
sábado. 05.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«Hay equipo para salir de ahí»

Sergio cree que todavía están a tiempo de «terminar haciendo una buena temporada». El pasado viernes volvió a mostrar su mejor versión, que llevaba meses escondida me sentí muy cómodo y muy suelto», reconoce

Sergio Ruiz, controlando un balón durante el partido del pasado viernes contra el Fuenlabrada. / CUBERO
Sergio Ruiz, controlando un balón durante el partido del pasado viernes contra el Fuenlabrada. / CUBERO
«Hay equipo para salir de ahí»

Que un equipo esté a punto de llegar al ecuador de la temporada en posiciones de descenso no responde a una casualidad, ni a la mala suerte, ni a un mal fario. Es por algo. Lo que parece increíble es que el Racing siga vivo y a tiro de piedra de la luz tras haber logrado sólo dos victorias en 19 partidos. Porque lo cierto es que tiene a mano terminar la primera vuelta fuera del pozo y eso, en opinión de Sergio Ruiz, es por la igualdad que hay. Es tan grande que cree que lo que debe hacer cada equipo es «mirarse a sí mismo y a los errores que tiene para intentar corregirlos». «Nosotros somos conscientes de que hemos hecho una mala primera vuelta pero también que estamos con opciones reales de salir de ahí abajo y terminar haciendo una buena temporada», destaca el astillerense. Parece imposible viendo el tono depresivo que acompaña al proyecto, pero el cántabro insiste en que «hay equipo suficiente para conseguirlo». «Hay jugadores de mucha calidad y, de hecho, el pasado domingo vino el Fuenlabrada, que es un equipo de playoff, y no fue superior a nosotros», añade el medio centro verdiblanco.

Lo que está claro es que hay que apretar el acelerador porque, como recuerda Sergio, «con estos números no da para salvarse». Son conscientes en el vestuario de que sólo «ganar te hace salir de ahí abajo» y por eso el objetivo más inmediato ha de ser el de «coger una buena racha de resultados para, así, ganar confianza para salir adelante». Y es que, necesita el Racing sacudirse ese halo de fatalismo que le rodea que, como recuerda el astillerense, hace que al equipo «siempre le pase algo o le falte algo para no conseguir la victoria». «Nosotros éramos conscientes desde el principio y sabíamos que iba a ser un año difícil porque lo normal era estar peleando ahí abajo, pero tenemos que intentar revertir la situación», añade.

Quizá un buen camino que explorar es lo visto el pasado viernes en Los Campos de Sport, ya que, como destaca Sergio Ruiz, «en líneas generales, el partido fue bueno durante 75 minutos». Quizá fue, incluso, de lo mejor visto en el presente campeonato a nivel colectivo porque «se vieron cosas que el míster quiere, como ver al equipo juntito, siendo profundo y con llegada». El cántabro cree que el personal incluso pudo disfrutar de «un juego vistoso» que se echó por la borda a partir de la expulsión y «a raíz del balón parado», que fue lo que terminó condenando a un Racing con todos los síntomas de quien siente terror a perder el botín conseguido.

Tiene claro el centrocampista cántabro que lo sucedido contra el Fuenlabrada tiene mucho que ver con «el miedo mental» que maniató a los jugadores verdiblancos. «Vas ganando y, en dos jugadas a balón parado, hicieron peligro y marcaron gol», recuerda Sergio. Éste asume que, cada vez que el equipo rival contó con una acción de estrategia, hubo «un peligro constante» que, al final, precipita un mal final para quien siente el miedo en sus piernas.

Sergio recalca que el equipo está «sufriendo mucho» y que el balón parado «es una de las cosas a mejorar» porque, al final, en dos acciones puntuales se queda sin valor «los 75 minutos muy buenos que había completado el equipo». «Te acaban empatando y todo el trabajo que veníamos haciendo se tira por la borda», lamenta el astillerense. Éste entiende que el Racing se echara un tanto atrás después de la evitable expulsión de Mario Ortiz porque, al final, «te ves con uno menos y el partido te lleva a que no tengas prácticamente el balón, lo que hace que, al final, lo único que intentes sea defender y esperar a que pase el tiempo para que no se juegue». «Ellos también lo hicieron muy bien porque, con balones largos, ayudaron también a echarnos atrás», añade.

Está claro que hay que trabajar las acciones a balón parado. Así lo asumió el propio Cristóbal tras el partido del pasado viernes. Sergio entiende que, más que una labor colectiva, se trata de «una cosa de concentración, ya que cada uno tiene su marca». «Al final, cada uno tenemos que seguir a nuestro jugador e intentar que no remate fácil. Es una cosa individual que cada uno sepa a quién tiene que cubrir», explica.

Lo cierto es que, aunque el Racing mantuvo el control de la contienda durante buena parte del encuentro, el Fuenlabrada tuvo sus ocasiones de haber marcado antes incluso del arreón final provocado por la expulsión de Mario. Sergio admite que el equipo madrileño llegó con cierta «facilidad», pero precisa que fue, sobre todo, a partir de errores propios, «por una pérdida o un mal inicio del juego». «Es cierto que llegaron, pero no crearon un peligro agobiante. Nosotros creamos más ocasiones que ellos», insiste el cántabro. De hecho, pone el acento en que, tras marcar el segundo, disfrutaron de llegadas para haber marcado el tercero, pero éste no llegó y al final sucedió lo peor.

Con todo, quizá lo mejor del partido fue la reaparición de la mejor versión de Sergio, que llevaba muchos meses escondida. El cántabro se puede convertir en el mejor fichaje de invierno tras haberse mantenido en todo momento en un segundo plano. Él afirma que se sintió «cómodo y suelto» aunque, en verdad, precisa que los once jugadores que estuvieron sobre el terreno de juego esos 75 minutos previos a la marabunta se encontraron «muy cómodos con balón». De hecho, precisó que son «un equipo con jugadores que necesitan tener el balón para sentirse cómodo». A partir de ahí, Cristóbal les pide que sean «atrevidos» y que tengan «confianza» a pesar de la situación que está atravesando el equipo.

Quien no va a estar con el equipo las próximas semanas será Yoda, lo que es todo un contratiempo porque, como recuerda el astillerense, «sus números hablan por sí solos porque está marcando goles, dando asistencias y creando mucho peligro llegando al área rival porque tiene mucha calidad». Falta ver qué ideará Cristóbal para «contrarrestar su pérdida» pero el cántabro recuerda que tienen «una plantilla larga y jugadores de calidad como para que no se note su ausencia».

«Hay equipo para salir de ahí»
Comentarios