15.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 15.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Al Racing se le cae Yoda

  • La prueba de imagen a la que se sometió ayer confirmó que sufre una fisura en el cúbito del antebrazo derecho
  • Podría jugar incluso en la Romareda con una protección especial
  • A Kitoko se le acabó el año 2019
Los compañeros se interesan por Yoda en el momento en el que se produjo la lesión, tras el primer gol del Fuenlabrada. / CUBERO
Los compañeros se interesan por Yoda en el momento en el que se produjo la lesión, tras el primer gol del Fuenlabrada. / CUBERO
Al Racing se le cae Yoda

o único que le faltaba al Racing era que uno de sus jugadores más desequilibrantes, su máximo goleador y el hombre que, cuando coge el balón, da la impresión de que está fuera de sitio jugando en Segunda División, se lesionara. Se terminó las salud en un equipo que en las últimas semanas ha presumido de tener a todos sus jugadores disponibles. El partido contra el Fuenlabrada salió muy caro no sólo por encajar un empate por el que tuvo que terminar dando las gracias y que habría resultado inconcebible apenas veinte minutos antes, cuando el equipo cántabro tenía todo bajo control, sino también por las consecuencias físicas que tuvo. La resaca ha sido terrible. Si semejante golpe moral de última hora ya fue fuerte, perder a dos de los once hombres que fueron titulares el pasado viernes suma aún más daño. Siempre hay una herida en la que hurgar.

Fue en la mañana de ayer cuando Kitoko y Karim Yoda se sometieron a unas respectivas pruebas de imagen que confirmaron todo lo malo que les pasaba. En el caso del medio centro congoleño, que se tuvo que retirar del terreno de juego a los cuatro minutos de partido, sufre una rotura de fibras en el recto femoral de su pierna izquierda. Aunque Cristóbal, al ser preguntado en la rueda de prensa posterior al partido del viernes, reconoció no conocer a ciencia cierta el alcance de la lesión que le había obligado a perder un cambio a las primeras de cambio, fuera de micrófono sí admitió que los médicos intuían la lesión que ayer quedó confirmada. De lo que no informó el club es del tamaño de la rotura. Aún así, lo que se puede dar por hecho es que el año ha terminado para él y que hasta la segunda vuelta no volverá  estar disponible.

En el caso de Yoda, el diagnóstico, aunque era malo, fue incluso mejor de lo esperado. En concreto, el resultado de la prueba indicó que el jugador francés sufre «una fisura en el cúbito del antebrazo derecho». Los mayores temores eran que sufriera una fractura o que incluso el hueso de marras se hubiera soltado y se hubiera desplazado. No ha llegado la sangre al río y, de hecho, en el mejor de los casos, el máximo goleador hasta la fecha del equipo verdiblanco incluso podría ser de la partida para jugar el próximo sábado en Zaragoza.

No sería la primera vez que un jugador con una lesión similar a la suya juega siete días después. Hoy en día, se pueden construir protecciones ortopédicas especiales para tener protegida la zona dañada e incluso poder jugar. Todo depende del propio futbolista y de que después lo acepte el árbitro, que es quien ha de comprobar en última instancia que esa ‘armadura’ no supone un riesgo para los jugadores rivales en el caso de que reciban algún golpe en una acción fortuita del partido.

Con todo, lo primero es que el jugador se sienta bien y sin dolores para jugar. Es algo que deberá decidir él mismo y toca esperar para comprobar  la decisión que toman. Teniendo en cuenta la cercanía del parón, es posible que también entiendan que no merece la pena arriesgar y que es mejor aprovechar la Navidad para recuperar bien la lesión y poder comenzar en enero al cien por cien. Por otro lado, son dos partidos de liga los que quedan, el de Zaragoza y el de El Sardinero contra el Oviedo, y en el Racing son conscientes de que son importantes para no comenzar demasiado descolgados la segunda vuelta. Por lo tanto, hay argumentos tanto para arriesgar como para no arriesgar. Si es que se puede considerar un riesgo la opción de jugar con protección.

Para informar de las lesiones de Yoda y de Kitoko, el Racing emitió ayer un parte médico, algo que hacía meses que no hacía. El último, quizá había sido el de la lesión de Abraham Minero. Si la pasada temporada ya había decidido no informar de las lesiones más que con un parte médico semanal, esta temporada parece que la política es sólo con las lesiones que conllevan una cierta gravedad. Aún así, quizá hay otros motivos por los que en esta ocasión tuvo que comunicar los resultados de las pruebas de imagen. Y es que, hubo quien se les adelantó para hablar de la lesión de Yoda.

Lo cierto es que pocos se percataron de que el futbolista francés había terminado el partido lesionado. Completó los noventa minutos, algo que se quedó muy lejos de hacer Kitoko. Al parecer, se lesionó en la misma acción en la que el Fuenlabrada marcaba el primero de sus dos goles. Fue una noticia que saltó a la luz al día siguiente no porque el Racing informara de ella, sino porque lo hizo el médico que le atendió.

En concreto, fue el doctor José Pallás quien le pasó consulta y después aprovechó Twitter  para publicar una foto con el jugador y confirmar que, «tras pruebas, precisa un tiempo de recuperación de varias semanas». Fue en ese momento cuando se encendió la alarma entre los seguidores racinguistas porque temieron perder a uno de sus jugadores más importantes. A parte del miedo que este hecho sumó al resultado cosechado el día anterior, el comentario generalizado entre el racinguismo fue lo triste que, en el fondo, era que se tuviera que enterar por el médico y no por el propio club que uno de sus futbolistas más importantes se había lesionado.

Sobre todo, alarmó que el galeno asegurara que Yoda tendría que estar en el dique seco «varias semanas». Si se confirma lo peor, se rompería así la línea de tres media puntas que tantas alegrías está dando al equipo, sobre todo en cuanto a la faceta ofensiva se refiere. El tridente que forman Enzo, Cejudo y el propio extremo derecho recién lesionado es la que está manteniendo al Racing en la faceta goleadora y ahora corre serio peligro.

Está por ver qué decide hacer Cristóbal para suplir una supuesta baja de Yoda. El cambio natural sería apostar por Nico Hidalgo, que ya jugó unos minutos a las órdenes del nuevo entrenador pero, curiosamente, para jugar por banda izquierda. Quizá ahora podría enseñar sus virtudes por el único puesto que el motrileño ha dejado claro que puede ocupar. Lo malo es que el equipo tampoco aprovecharía una hipotética baja del máximo goleador para sumar mayor consistencia y trabajo defensivo, ya que el andaluz tampoco resulta un plus en ese sentido.

Con todo, hay ganas de ver a Nico Hidalgo en acción para comprobar si es capaz de igualar el nivel que enseñó en los primeros meses de este año que está a punto de terminar. Entonces, se convirtió en un jugador muy difícil de parar durante el tiempo en el que le duraba la gasolina, que tampoco era demasiado. El equipo estaba en Segunda B pero no le han dejado demostrar nada en Segunda. El único día que ha sido titular hasta la fecha, fue para jugar como lateral. Y ahí no carbura.

De todos modos, el entrenador tiene más alternativas más allá de la de poner a Nico Hidalgo en el sitio de Yoda. También puede cambiar de dibujo y, por ejemplo, salir con un 4-1-4-1 enviando a Cejudo a una banda. Lo que sucede es que, en ese caso, tendría que actuar Nkaka de partida porque hay dos medio centros que causan baja: Kitoko por lesión y Mario Ortiz por sanción después de la cartulina roja que vio el pasado viernes. Así, sólo quedarían disponibles Sergio, Dani Toribio y el propio jugador cedido por el Anderlecht. Y lo cierto es que éste sigue sin enseñar absolutamente nada desde que llegara a Santander

La lesión de Kitoko es la enésima que sufre como jugador del Racing. Desde que llegó a Santander hace año y medio, apenas ha podido disfrutar de un mes de continuidad. Ha sufrido todo tipo de percances porque ni siquiera es una misma lesión que se repite, sino que cada vez le toca a un músculo. Es todo un contratiempo para un equipo que nunca ha podido disfrutar del jugador en plenitud porque éste no ha podido enlazar más de tres partidos consecutivos. En esta ocasión, deberá estar parado algo más de un mes.

Queda claro que ha terminado la alegría en el Racing en cuanto a la enfermería se refiere. Cristóbal va a tener que seguir introduciendo cambios porque, además, en el centro de la defensa le tocará a Jordi Figueras quedarse en la grada después de que tuviera que hacer lo propio Alexis el viernes pasado. Hace dos semanas, estaban los tres centrales con cuatro amarillas y primero vio la quinta el malagueño y después el catalán. Queda Olaortua, que repetirá como titular, en capilla. Mientras, Óscar Gil tendrá que volver a la convocatoria. Contra el Fuenlabrada disputó los primeros minutos de la temporada y lo cierto es que la afición le recibió con unos aplausos que fueron todo un mensaje de cariño.

Al Racing se le cae Yoda
Comentarios