14.07.2020 |
El tiempo
martes. 14.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

DANZA TEATRO

El silencio en movimiento de Babirusa Danza despide 2019 en el Centro Botín

La compañía madrileña Babirusa Danza.
La compañía madrileña Babirusa Danza.
El silencio en movimiento de Babirusa Danza despide 2019 en el Centro Botín

La compañía madrileña Babirusa Danza se inspiró en el silencio para crear su última obra, una propuesta que, después de un año de trabajo de creación y otro de crecimiento en los escenarios, despide su gira de 2019 en el Centro Botín, a la búsqueda de nuevo de un público activo y dispuesto a sentir.

Es lo que piden a los espectadores de "La naturaleza del silencio" los directores y fundadores de Babirusa Danza, Beatriz Palenzuela y Rafael de la Lastra, que en esta obra, mucho más conceptual que narrativa, comparten escenario con otros dos bailarines, Marcos García Casanova y María Redondo Zahonero.

"Lo que sugerimos a la audiencia es que venga receptiva, que no quiera entenderlo todo, que en la vida no tenemos por qué entender todo", dice, en un encuentro con periodistas Beatriz Palenzuela.

Y es que, apunta Rafael de La Lastra, en la danza contemporánea no se trata de buscar "una explicación literal de lo que estás viendo. Es lo que estás sintiendo y te está motivando por dentro".

Por eso invita al público a relajarse, "sin miedo y con mucha libertad".

Sostiene además que el público "está preparado para todo", lo que ocurre es que "hay mucho prejuicio", y defiende que cuanto más abierta sea la programación en danza y en todas las disciplinas, mejor, más posibilidades habrá de elegir.

Según Beatriz Palenzuela, quienes se dedican a la danza contemporánea lo tienen a veces difícil para poner en escena sus propuestas. "No todo el mundo toma el riesgo de programar disciplinas de este tipo y eso para nosotros es también una pequeña tristeza", lamenta, aunque hay espacios dispuestos a arriesgar como el Centro Botín y de hecho, han conseguido vivir de la danza.

Babirusa es una compañía subvencionada por la Comunidad de Madrid y cuenta también con el respaldo del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música para su gira, que antes de recalar en Santander ha pasado por Italia.

El espectáculo nació cuando la compañía venía trabajando en otros proyectos y estaba a la búsqueda "de algo más bello y conceptual".

El silencio, según su directora, fue el elemento inspirador para sus creadores, que no están interesados en un discurso narrativo, sino en lanzar sugerencias para que el espectador participe.

"Todos estamos impregnados de una historia y de unos acontecimientos y tenemos una memoria. Nos interesa que no haya una lectura tan literal. Es un significado abierto aunque si que es verdad que nos basamos en muchas cosas. Nos gusta el cine, la pintura, la escultura..., estamos impregnados de todo eso y de nuestros bagajes como personas", explica.

Una vez que llega la idea para un nuevo proyecto, los dos directores de la compañía comienzan una primera fase de documentación en libros, películas, arte, música, para después "empezar a probar y buscar herramientas".

Culminado ese proceso en "La naturaleza del silencio", convocaron una audición para seleccionar a los otros dos bailarines y a partir de ahí, seguir trabajando con ellos. En esa fase entra también "la capa sonora", que a veces, apunta, "es un eco de lo que nos ocurre, en otra es como un acto mágico, en otra un ritual".

El proyecto se ha seguido transformando y creciendo en la gira, de la que los dos creadores se han traído la semilla de lo que podría ser una nueva propuesta. Aún es pronto, aseguran, pero en Italia les ha empezado a rondar la palabra memoria.

El silencio en movimiento de Babirusa Danza despide 2019 en el Centro Botín
Comentarios