20.06.2019 |
El tiempo
Jueves. 20.06.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

FIS

La Orquesta Filarmónica de Rotterdam con el pianista Yefim Bronfman, este jueves en concierto

El Festival Internacional de Santander (FIS) incluye en su intensa programación sinfónica de esta semana el concierto de Rotterdams Phiharmonisch Orkest con su director titular Yannick Nézet-Séguin al frente. La formación, que celebra este año su centenario, será la protagonista este jueves, 23 de agosto, con un concierto en el que estará acompañada por el pianista ruso Yefim Bronfman.

Orquesta Filarmónica de Rotterdam.
Orquesta Filarmónica de Rotterdam.
La Orquesta Filarmónica de Rotterdam con el pianista Yefim Bronfman, este jueves en concierto

Nézet-Séguin, el director franco-canadiense, ha desarrollado un interesante trabajo como titular de la orquesta, de la que se despide este año para afrontar la dirección musical del Metropolitan Opera House, cargo que compatibilizará con la Orquesta de Filadelfia.

Su personalidad y energía le han convertido en un director puntero, que ofrecerá su interesante lectura de la Sinfonía Romántica de Bruckner. El concierto comenzará a las 20.30 horas en la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria.

En la primera parte, el gran pianista Yefim Bronfman estará acompañado por la Orquesta de Rotterdam para interpretar el Concierto de Piano n. 2 de Franz Liszt. Reconocido como uno de los pianistas más aclamados y admirados del momento, el músico ruso se encuentra entre un puñado de artistas regularmente solicitados por festivales, orquestas, directores y ciclos de conciertos. Su dominio técnico, poder y excepcionales dotes líricas son destacadas continuamente por la prensa y el público.

Tanto la Sinfonía N. 4 de Anton Bruckner (1824-1896) como el Concierto N. 2 de Franz Liszt (1811-1886) son obras fruto de largos procesos de revisión de sus respectivos autores. En 1847, cuando Bruckner contaba con 23 años, Liszt decidió retirarse del circuito de conciertos, donde tantos éxitos había cosechado, para concentrarse en la composición. Se instaló en Weimar y allí dio forma definitiva al Segundo Concierto para piano, cuya primera versión -sin orquesta-, había escrito en 1839. Liszt explota el virtuosismo del piano, pero también lo integra en la textura orquestal, haciéndolo dialogar con el resto de instrumentos.

Esta descripción puede aplicarse también a la cuarta sinfonía de Bruckner, de 1888. Se considera una de las más populares del autor, por tener un carácter más ligero. Según el propio compositor, el primer movimiento evocaría la llegada del día tras una larga noche en una ciudad medieval; el segundo, una canción que se convierte en plegaria; el tercero aludiría a las canciones de los cazadores en el bosque; el cuarto no parece tener programa determinado.

Como todas las sinfonías de Bruckner, la obra comienza de la nada; de este misterioso pianísimo inicial surge el tema de la trompa que se abre camino. El autor toma como modelo las sinfonías de Beethoven, aunque con muchos más medios instrumentales. Esto le permite buscar colores diferentes, con gran importancia de la sección de metales.

 Imprimir

Anterior:

CANTABRIA.-UIMP.- Experto defiende el valor de la transformación genética en la agricultura para hacerla sostenible

Siguiente:

CANTABRIA.-Renfe reforzará las frecuencias de cercanías entre Santander y Orejo el día 25 por los Encuentros Astur-Cántabros

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Comentarios