31.05.2020 |
El tiempo
domingo. 31.05.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Sin ningún riesgo» y pocos visitantes

  • Los museos de Cantabria han vuelto a abrir sus puertas  
  • Los responsables de las instalaciones invitan al público a reencontrarse con su patrimonio
beba260353c441084b5f0bb4104cb7f75e40effdw
beba260353c441084b5f0bb4104cb7f75e40effdw
«Sin ningún riesgo» y pocos visitantes

Los museos de Cantabria reabrieron ayer sus puertas al público y lo han hecho «sin ningún riesgo» y hasta en algunas ocasiones «pecando por exceso» de precaución, pero sin apenas visitantes, a los que los responsables de las instalaciones animan a reencontrarse con su patrimonio.

Solo un par de personas se habían animado a entrar por la mañana al Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Mupac) cuando su director, Roberto Ontañón, ha atendido a ‘Efe’, al igual que ha ocurrido en el Museo Marítimo del Cantábrico (MMC), según su responsable, Gerardo García-Castrillo.

Los dos coinciden en que la vuelta de los museos se produce en condiciones de seguridad.

Ontañón llama al público a que vuelva al Mupac para disfrutar de sus exposiciones y del conocimiento arqueológico de Cantabria sin «ningún riesgo de contagio».

Entre otras medidas adoptadas para evitar contagios, el Mupac ha limitado a seis el número de personas por grupo, que se formará con las que vengan juntas sin incluir a otros visitantes, y que entrarán escalonados cada diez minutos para no coincidir en las salas.

Al contrario del Museo Marítimo del Cantábrico, el Mupac no ha cerrado ninguna de sus salas, aunque no ofrece servicio de tienda ni folletos y ha tenido que desactivar los aparatos interactivos.

«Es una lástima. Nuestro museo invita a tocar, pero en estos casos hay que anularlo en su totalidad», afirma Ontañón.

De esta forma, reconoce que la visita es «un poco limitada» desde el punto de vista de la información, pero para eso están los guías, que atenderán todas las preguntas que pueda surgir al visitante, así como los textos y audiovisuales que componen el recorrido.

El objetivo de reabrir, según explica, es «normalizar la vida» y que, «tras dos meses tan complicados, la gente pueda volver a disfrutar en directo de la cultura y de su patrimonio cultural».

Así, según el director del Mupac, se vuelve «a socializar la cultura» al tiempo que se ofrece la posibilidad de «conectar con el pasado con el doble objetivo de aportar conocimiento y ayudar a entender el presente».

«En el museo hay informaciones relativas a la evolución de los modos de vida, y, pese a que no hay un tratamiento muy específico de enfermedades, los guías tratan algunos temas como las pestes de la Edad Antigua y de la Edad Media y cómo esas grandes pandemias contribuyeron a cambios importantes en la sociedad», subraya.

De hecho, el eslogan del Mupac es ‘Un museo sobre el pasado comprometido con el presente’ que sirva para responder a preguntas sobre nosotros mismos y como un elemento de dinamización cultural.

Por otro lado, tampoco ha acudido mucha gente a la reapertura del MMC, y «casi que mejor», señala su responsable, ya que cuanto «más espaciada venga la gente y controlada sea la visita», sobre todo al principio, más cómoda será la experiencia y la organización interna del museo.

Las visitas se realizarán con cita previa, sobre todo para controlar la zona de los acuarios, que es donde según cree García-Castrillo «más tapón puede haber».

El director del Museo Marítimo del Cantábrico destaca que quienes visitan esta instalación repiten de media tres o cuatro veces cada año. «Esta reapertura supone reencontrarte con tu museo, tu patrimonio y las historias que el museo cuenta», incide.

En su vuelta, el Museo ha tratado de facilitar al público la «reintegración social» dentro de una serie de normas que a juicio de García-Castrillo «van a venir muy bien a todos para erradicar la enfermedad».

«Hemos preferido pecar por exceso de medidas de seguridad y control para luego ir abriendo salas, mientras vemos la respuesta del público y su demanda», reconoce.

Así, explica que se está «contratacando para buscar una nueva normalidad a la que hay que aclimatarse» y, por ello, a medida que vayan pasando los días y lleguen las distintas fases de la desescalada, se irán abriendo más salas, ya que varias permanecen cerradas, y se volverán a celebrar tertulias y conferencias.

Tanto en el caso del Mupac como del MMC, las actividades virtuales sobrevenidas por la pandemia «han venido para quedarse» y, según Ontañón, el Museo de Prehistoria prevé diseñar contenidos «directamente online» y combinar la actividad presencial con las redes sociales.

«Bienvenida sea otra forma de comunicarse con el público, así puedes llegar a más gente, hasta de fuera de España», enfatiza el director del Museo Marítimo.

«Sin ningún riesgo» y pocos visitantes
Comentarios