19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Miss Caffeina: "Hay que caminar ligero de complejos, ataduras y gente que no te hace bien"

El grupo visitará Santander durante su gira, que arranca el 28 de marzo

El grupo musical Miss Caffeina. / ALERTA
El grupo musical Miss Caffeina. / ALERTA
Miss Caffeina: "Hay que caminar ligero de complejos, ataduras y gente que no te hace bien"

Tres años justos después de su anterior entrega, Miss Caffeina regresan este viernes con Oh Long Johnson (Warner Music, 2018), un cuarto álbum en el viran decididamente y del todo hacia el pop más bailable que ya apuntaban en Detroit (Warner Music, 2016), con las guitarras perdiendo todo su protagonismo en el camino.

"Pero Miss Caffeina no es un estilo, es cambio y canciones", resalta a Europa Press el teclista y guitarrista Sergio Sastre, quien aún argumenta: "Esa es identidad, marca de la casa, evolución constante. Se trata de no aburrirnos de nosotros mismos, explorar, estar atentos a lo que está pasando en el mundo".

Asiente el bajista Antonio Poza, quien resume que este Oh Long Johnson es "pop en su máxima expresión". Y tercia Sergio de nuevo para apuntar: "En la banda componemos varios. No ha sido algo premeditado lo de no coger una guitarra. Es por nuestra propia evolución y porque en casa es más sencillo hacer maquetas con elementos electrónicos, consiguiendo un feedback muy inmediato".

El resultado de este álbum, integrado por once canciones, es "muy variado", como destacan ambos, con Sergio señalando que en el tema titular, que es "la puerta de todo lo anterior" desde donde vienen "hasta llegar aquí, están precisamente las únicas guitarras con el rol de guitarrista clásico". "En este disco, guitarras hay las justas", apostilla entre risas.

CANTAUTORES POP

Sobre esa base electrónica, el grupo lanza reflexiones acerca de cuestiones vitales y universales como el amor, la muerte, el miedo, la autoaceptación o incluso el bullying. "No somos pioneros de nada, pero nos gusta ese contraste de poder contar cosas que sean mínimamente relevantes dentro de una canción de pop bailable o directamente dance", plantea Sergio.

Y aún añade a este respecto: "En las letras procuramos no hacer acertijos imposibles ni dárnoslas de nada, simplemente escribir sobre temas que sí que es cierto que tienen varias capas de profundidad y cada cual puede escoger donde quedarse. Creo que una cosa guay de nuestras letras es que vas a encontrar frases llamativas o ganchos que llamen la atención".

La idea central podría ser, de hecho, "quitarse cosas de encima", tal y como resume Sergio, quien argumenta que a medida que pasan los años te vas dando cuenta de que "hay que caminar ligero de complejos, de ataduras y de gente que no te hace bien". "A esta edad empiezas ya con la filosofía de quitarte esas relaciones que te lastran. Conseguir eso es una liberación", reflexiona con humor.

Ante esta decidida intención de componer canciones con mensaje, bromea Sergio al aceptar que pueden tener algo de 'cantautores pop'. "En la definición estricta, somos cantautores haciendo música pop", apunta con humor para luego lanzar una afirmación: "El concepto de cantautor ha cambiado bastante. El cantautor moderno sería el trapero, que se hace su base y te cuenta su historia. El trapero es el nuevo cantautor. Hay mucho trapero que dice cosas interesantes, pero también se escuchan muchas tonterías, como en el pop".

Oh Long Johnson tiene, además, un regusto noventero en las influencias más bailables. "No es que vuelvan los noventa, es que nunca se han ido", sentencia Antonio entre risas, para que luego Sergio defienda que esa fue la década en la que crecieron los cuatro integrantes del grupo.

"Por eso, para nosotros esto no es engancharnos a un carro, es que nos supura la adolescencia y la niñez por los poros", señala divertido, para dejar de nuevo la palabra a Antonio: "Hay un crossover entre los ochenta y noventa que nos atrae mucho. En casa sigo haciendo cosas ochenteras con los sintes porque me vuelve loco, pero es cierto que este tira más hacia los noventa junto a influencias actuales como pueden ser Dua Lipa o Charlie Puth".

GIRA DE PRESENTACIÓN

La gira de presentación arrancará el 28 de marzo en Bilbao (Sala Sonora) y recorrerá después media España con paradas en Guadalajara, Almendralejo, Santiago de Compostela, Oviedo, Vitoria, Córdoda, Sevilla, Benicássim (Sansan Festival), León, Vilalba (FIZ Festival), Santander, Cuenca, Murcia (Warm Up Festival) y Madrid (9 de mayo, La Riviera).

Tienen ya después confirmada otra veintena de fechas, aunque habrá muchas más. "Por ahora hemos anunciado la mitad", avanza Sergio, mientras Antonio anticipa que están preparando "una gira divertida y una escenografía potente para que todo sea una fiesta". "O una rave, mejor", lanza divertido tras un instante mínimo de reflexión.

"Tenemos ganas de ver cual es la reacción de la gente porque intentamos en la medida de lo posible dirigir las emociones hacia focos concretos. Y el punto fiestero está a huevo esta vez", indica Sergio, mientras Antonio espera que esos conciertos sean especiales a tenor de la "increíble" respuesta que está ya teniendo Oh Long Johnson.

Con más de diez años de canciones a sus espaldas, disfrutan Miss Caffeina de un presente lustroso y un futuro inmediato envidiable. Y echando la vista atrás hacia sus inicios más rockeros, confiesa Sergio que les cuesta reconocerse a sí mismos en lo que hacían allá por 2007.

"De aquello quedan estructuras de pop y estribillos. No nos reconocemos mucho musicalmente, pero tampoco renegamos. Si tiras del hilo encuentras la trayectoria de cómo hemos llegado hasta aquí, pero si lo cortas es complicado. Necesitas un poco recurrir al hilo que te conecta con el pasado para volver a ese yo del pasado", reflexiona.

Añade el teclista y guitarrista "sin el contexto de la trayectoria" es complicado reconocerse en una "intención mucho más rock". Eso sí, asegura que "la forma de componer y la intención pop de las canciones siempre ha estado ahí, porque por ejemplo Ley de gravitación universal -uno de sus primeros éxitos, de 2010- podría estar perfectamente en este disco, aunque con otro enfoque".

Y termina Antonio uniendo ese pasado necesario con el presente que les abre las puertas del futuro: "De aquellos Miss Caffeina queda la forma de componer. Y la voz más tímida de Alberto, que con los años se va a haciendo más potente y grande. Y seguimos teniendo muchas ganas de divertirnos con la música y de tener una carrera larga".

Comentarios