11.08.2020 |
El tiempo
martes. 11.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

'El grito silencioso' de Millares llega al Centro Botín con un centenar de obras sobre papel

'El grito silencioso' de Millares llega al Centro Botín con un centenar de obras sobre papel

El Centro Botín inaugura este viernes la exposición de Manolo Millares 'El grito silencioso', con un centenar de obras de pinturas y dibujos sobre papel, 82 de ellas aportadas por la familia y muchas inéditas, realizadas por el artista canario entre 1945 y 1971, año anterior a su muerte.

La muestra es la primera que se dedica íntegramente y de manera cronológica a los trabajos sobre papel de Millares (Las Palmas de Gran Canaria, 1926- Madrid, 1972), y en ella se refleja al "hombre íntegro" y al "guerrillero" que fue "entre las paredes de su estudio", de ahí su título.

Así lo ha definido su hija Coro, que ha presentado la exposición, que permanecerá abierta hasta el 15 de septiembre, en una rueda de prensa junto con la comisaria María José Salazar y la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez, y a la que también ha asistido su madre y viuda del artista, 'Elvireta'.

Coro Millares ha destacado que esta muestra, que comenzó a prepararse hace cinco años, supone para la familia "un descubrimiento", ya que a pesar de que "llevaban toda la vida" viendo las obras de su padre en casa, les ha permitido "redescubrir" su figura.

De hecho, ha explicado que la propuesta les llegó justo en el momento en que acababan de inventariar todos los fondos, incluyendo pequeños dibujos y papeles perdidos por cajones y otros lugares cotidianos. De hecho, de las 82 obras cedidas por la familia, más de la mitad se muestran por primera vez, al igual que otras pertenecientes a instituciones y particulares.

También ha destacado que nunca se había expuesto la obra de su padre por orden cronológico, comenzando por dibujos hechos a los 7 años y otros de su infancia y adolescencia.

"Es una exposición que habla claramente de lo que era mi padre", desde sus inicios hasta su última etapa de madurez; una "madurez que es relativa, porque su vida se vio truncada a los 46 años", cuando estaba "en un momento creativo muy intenso", ha señalado.

Además, considera que la muestra "reivindica" al Millares poeta a través de algunas de sus poesías. "Era un gran poeta y escritor", ha asegurado su hija.

CUATRO ESPACIOS La comisaria María José Salazar, por su parte, ha señalado que Millares es el artista que "expresa mejor que nadie" el nuevo camino del dibujo sobre papel en la segunda mitad del siglo XX, algo que queda patente en esta exposición en Santander organizada en cuatro espacios.

El primero, en el que "busca su lenguaje" desde el aislamiento de su isla natal, abarca desde 1945 a 1954, y contiene 24 obras, entre ellas retratos de su padre, de 'Elvireta' y otros, y autorretratos, en los que ya se vislumbra su facilidad para el dibujo y su enorme personalidad.

Dentro de esta etapa, el año 1953 es "crucial" para el artista, según Salazar, y además está ligado a Santander, donde fue invitado a un curso de arte abstracto y donde presentó uno de sus cuadros.

El segundo espacio, con 12 trabajos realizados entre 1955, año en que se instala definitivamente en Madrid, a 1963, refleja ya su madurez artística, comenzando por un periodo de "gran fuerza creadora" que denota "su ruptura y su nuevo camino".

En esta fase, en la que se enclava la creación del grupo 'El Paso', del que Millares fue cofundador junto a artistas como Antonio Saura, Manuel Rivera o Rafael Canogar, sus trabajos en papel disminuyen y va depurando formas en lo que ya se pueden considerar "pinturas sobre papel".

Un tercer espacio, de "plenitud", abarca 31 dibujos fechados entre 1964 y 1968. Es en esta época según Salazar, cuando Millares emprende "un camino personal y libre" a través de tinta china y acuarelas. "Deja atrás las apariencias", es "un hombre luchador e íntegro", un "referente ético", que refleja en sus obras su "protesta" contra la sociedad del momento".

La muestra concluye con 33 dibujos realizados entre 1969 y 1971, obras "más luminosas, más poéticas, pero igualmente enérgicas", inspiradas en un "viaje trascendental" al Sáhara, junto con su mujer y un grupo de amigos, que le pone en contacto con la luz del desierto, los paisajes abiertos y los restos arqueológicos, otra de sus pasiones.

A partir de ese momento, surge "una obra nueva" en la que "el blanco domina su vida", sin dejar por ello de "denunciar y protestar", en los que es "una constante de su vida", según la comisaria.

Salazar ha precisado que la obra en papel de Millares es paralela al trabajo en las arpilleras característico del artista canario, "uno de los creadores más personales del siglo XX".

Por su parte, Fátima Sánchez ha recordado que la Fundación Botín inició en 2006 una nueva línea de investigación sobre el dibujo de losgrandes maestros españoles, dentro de la que se encuadra esta exposición de Manolo Millares.

'El grito silencioso' de Millares llega al Centro Botín con un centenar de obras sobre papel
Comentarios