22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Gobierno destina 76,4 millones para defender a todo el sector cultural

El ministro José Manuel Rodríguez Uribes ha señalado que se trata de un «decreto muy pensado y justo, pero no solo desde punto de vista industrial»

El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.
El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.
El Gobierno destina 76,4 millones para defender a todo el sector cultural

«Medido, pensado, justo y justificado», así es según el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, el Real Decreto aprobado ayer por el Gobierno y que destina 76,4 millones de euros para «defender» a un sector que es «la ética pública que debemos proteger».

Llega más de 50 días después de que el Gobierno decretara el estado de alarma y de que el sector cultural empezara a reclamar ayudas específicas para superar la crisis en la que se encuentra debido al coronavirus, pero para Uribes éste Real Decreto llega en el «momento oportuno», según lo ha expresado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Entre las medidas que regula el Real Decreto Ley se habilita un acceso extraordinario a la prestación por desempleo para los trabajadores de la Cultura, que por su intermitencia no habían quedado amparados por los mecanismos de cobertura establecidos hasta la fecha.

Una reclamación «histórica» del sector, ha reconocido Uribes, por la que a partir de ahora los artistas podrán acceder de manera extraordinaria a la prestación de desempleo por un periodo de hasta 180 días, según el periodo de ocupación cotizada en el año anterior.

Otra de las medidas que afectará a todos los trabajadores de este sector es la inyección de 20 millones de euros en la sociedad de garantía recíproca CREA SGR. Una parte de dicha cantidad, 3.750.000 euros, sufragará el coste de la comisión de apertura de los avales de los préstamos a empresas del sector cultural; el resto, 16.250.000 euros, se destina al fondo de provisiones técnicas.

Este importe supone movilizar realmente 780 millones de euros en créditos garantizados para el sector cultural. Cada ámbito -libro, bellas artes, artes escénicas, música, cinematografía y audiovisual- accederá a un mínimo de 40 millones de euros, lo que les dará liquidez inmediata.

En materia de subvenciones y ayudas públicas para actividades y proyectos culturales, se posibilita el abono de los gastos subvencionables realizados, cuando los proyectos o actividades no hayan podido llevarse a cabo, total o parcialmente, a causa de la COVID19.

A su vez, los profesionales del sector artístico van a poder percibir anticipos e indemnizaciones en caso de aplazamiento o cancelación de las actuaciones contratadas con el sector público, siempre que los contratos no excedan de los 50.000 euros.

Cada uno de los ámbitos del sector cultural (libro, bellas artes, artes escénicas, música, cinematografía y audiovisual) accederá a un mínimo de 40 millones de euros, pudiendo obtener liquidez inmediata y específica.

ARTES ESCÉNICAS Y LA MÚSICA. Las ayudas tradicionales del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) no son aplicables en el contexto actual, dado que la actividad y la movilidad van a ser muy limitadas. Por ello se destinan 38,2 millones de euros para al sector de las artes escénicas y la música, que se convocarán en ayudas extraordinarias con carácter excepcional que tienen en cuenta esta nueva situación.

Gestionadas por el Ministerio de Cultura a través del INAEM, estas ayudas se concederán una sola vez, a través de dos líneas: ayudas al sostenimiento de las estructuras culturales de toda índole y ayudas a las actividades escénica.

También se ha dispuesto el abono de una parte de los contratos de espectáculos adquiridos con entidades del sector público que se hayan visto afectados por la pandemia y cuya cuantía no fuese superior a los 50.000 euros.

En el caso de que dicho espectáculo se hubiese visto modificado o suspendido, habrá derecho al pago de hasta un 30 por ciento de la misma «como anticipo a cuenta de dicho precio». Si la situación actual hubiese llevado a la resolución del contrato, se podrá acordar una indemnización que no podrá ser inferior al 3 por ciento ni superior al 6 por ciento del precio del contrato.

CINE. Se crea un fondo con 13.252.000 euros para sufragar los gastos de las salas de cine, cerradas desde la declaración del estado de alarma, relativos a la adopción de los nuevos protocolos de seguridad e higiene por la COVID-19 y a las campañas promocionales para fomentar el regreso del público a las mismas. Las medidas de apoyo a la cinematografía y a las artes audiovisuales recogidas en este RD aportan además cambios en las ayudas del cine ya que se amplían distintos plazos previstos en los trámites para la concesión de las ayudas generales y selectivas a la producción de largometrajes que tenían que cumplirse en 2020.

También para las ayudas de 2020 se reducen exigencias de inversión en publicidad y, hasta el 31 de agosto de 2020, se admite el estreno en plataformas audiovisuales o canales de televisión, en lugar de salas de cine.

Y las empresas a las que ya se les habían aprobado ayudas generales a la producción, recibirán, previa solicitud, un adelanto de hasta el 50 por ciento de las mismas sin necesidad de haber comunicado el inicio de rodaje y se permitirá que entre los gastos subvencionables se incluyan aquellos directamente vinculados con el impacto de la crisis.

Se amplían las deducciones fiscales a la producción de cine y series. Serán del 30 por ciento sobre el primer millón de euros invertido y del 25 por ciento a partir de esa cantidad, con un límite de 10 millones de euros, tanto para las producciones españolas como para las extranjeras. Hasta ahora los porcentajes eran del 25 por ciento para el primer millón y 20 el resto para las españolas y del 20 por ciento para los rodajes extranjeros, mientras que el límite de deducción estaba en 3 millones en ambos casos. Y se han ampliado los porcentajes actuales de máximos de ayudas para cubrir las necesidades de las películas de realizadores y realizadoras noveles, de documentales y de películas de animación de bajo presupuesto y consideradas de interés cultural.

Por último, también habrá beneficios fiscales para el Plan Berlanga para conmemorar el centenario del nacimiento de este cineasta.

LIBRO. En lo que se refiere al sector del libro, el decreto establece un crédito extraordinario de 4 millones de euros para estas ayudas que podrán solicitar las librerías independientes, es decir, aquellos negocios que cuenten con uno o dos establecimientos, con independencia del número de empleados y cifras de facturación. Será la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura la que dicte las resoluciones precisas para la convocatoria, concesión y pago de ayudas a las librerías.

BELLAS ARTES. El arte es el que sector menos beneficiado por las ayudas anunciadas por el sector ya que éste Real Decreto contempla un  millón de euros para la promoción del arte contemporáneo, y en concreto para el desarrollo de proyectos de innovación digital que fomenten la difusión de las artes visuales, la creación artística, la comunicación, la difusión internacional y la adquisición de arte contemporáneo español.

MECENAZGO Y EVENTOS ESPECIALES. Para estimular la participación privada en la cultura el RD se han incrementado un 5 por ciento los incentivos fiscales al mecenazgo en todos los sectores culturales. Así se podrá deducir el 80 por ciento de los 150 primeros euros invertidos en un proyecto, y el 35 por ciento de la cantidad restante. Este último porcentaje de deducción se eleva al 40 por ciento, si en los dos ejercicios inmediatamente anteriores se hubieran efectuado donaciones por el mismo importe o superior a favor de la misma entidad.

Igualmente, se han ampliado los plazos para inversiones privadas con beneficios fiscales en grandes eventos considerados Acontecimientos de Excepcional Interés Público: el Xacobeo 2021 y el V Centenario de la primera circunnavegación de Magallanes y Elcano.

ENTIDADES DE GESTIÓN COLECTIVA. Se permite a las entidades de gestión colectiva de derechos de autor que incrementen el porcentaje que destinan a acción asistencial para sus socios más necesitados.

Entre la satisfacción y la decepción. Las ayudas urgentes para el sector de la Cultura aprobadas ayer por el Gobierno han provocado una enorme diversidad de reacciones, que van desde la satisfacción del cine a la decepción de la industria musical y del arte, pasando por el teatro, «moderadamente» de acuerdo con las medidas.

Representantes de los sectores afectados, consultados por ‘Efe’, han reaccionado con alegría, tibieza o enfado a la aprobación por el Consejo de Ministros de un Real Decreto que destina 76,4 millones de euros para «defender» la Cultura; que da acceso extraordinario a la prestación por desempleo para los trabajadores del sector y que aporta 20 millones de euros a la sociedad de garantía recíproca CREA SGR para habilitar líneas de crédito de hasta 780 millones. Pero que no incluye muchas de las medidas propuestas en reuniones previas por sectores como los de la música y las artes visuales, los más críticos con el texto aprobado ayer.

Desde la Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo se han mostrado «totalmente decepcionados» por lo anunciado ayer por el Ministerio de Cultura, a la espera de ver el texto definitivo del BOE.

«Esperábamos mucho más porque nos escucharon en las reuniones mantenidas con Hacienda y Cultura. Cada una de las asociaciones que forman la mesa preparó un informe y ahora volvemos a ser una vez más el sector olvidado», explicó a Efe María José Magaña Clemente, representante de Mujeres en las Artes Visuales.

Con un millón de euros, que son las ayudas directas aprobadas para el sector del arte y que son para «la promoción del arte contemporáneo», no se llega a los artistas, galeristas, críticos, a la digitalización o a la creación.

Hay que tener en cuenta que el sector de las artes visuales tiene una mayor precariedad que otros ámbitos culturales y que no hay grandes empresas que se puedan beneficiar de las líneas de crédito.

«¿Qué artista va a poder pedir un crédito», se ha preguntado Magaña, que ha reiterado la necesidad de ayudas directas y de una renta básica para los artistas como se han aprobado en otros países europeos.

La Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo, integrada fundamentalmente por autónomos y empresarios, había solicitado suspensión de cuotas de autónomos, bonificaciones para trabajadores asalariados; acceso a ayudas a fondo perdido y créditos blandos o ayudas para arrancar exposiciones congeladas por las crisis.

Otro de los sectores críticos pero menos ha sido el del teatro, que, en palabras del presidente de la Federación de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda), Jesús Cimarro, está «moderadamente» satisfecho. Aún así, Cimarro ha confesado que tiene «la esperanza» de que se puedan implementar pronto otras medidas «fundamentales» para superar la crisis y ha puntualizado que su sector necesita más recursos y que, por ejemplo, se prolonguen los ERTE.

La satisfacción sube de nivel en el sector del cine y desde la Unión de Actores, su secretario general, Iñaki Guevara, ha considerado muy positivo el hecho de que por primera vez se tenga en cuenta la «intermitencia» que rige los contratos de los trabajadores artísticos y se les permita acceder a las prestaciones por desempleo.

Eso sí, ha lamentado que no se haya incluido su petición de crear una ventanilla única en el Servicio Público de Empleo para los artistas, con funcionarios especializados para agilizar el cobro de las prestaciones y que no se demoren meses.

Por su parte, Borja de Benito, portavoz de la federación de exhibidores de cine (FECE), también ha valorado las ayudas directas que este subsector recibirá por un importe de 13,25 millones de euros para financiar la puesta en marcha de los nuevos protocolos de seguridad e higiene en las salas por la COVID-19 y las campañas promocionales para fomentar el regreso del público a las mismas.

«Es la primera vez que los exhibidores reciben algún tipo de ayuda directa del Gobierno», ha destacado a la vez que ha pedido también la complicidad y el apoyo de comunidades autónomas y ayuntamientos de cara a la reapertura.

De Benito ha recordado que aún hay mucha incertidumbre con respecto a cuándo van a poder reabrir las salas, algo previsto en la fase 2 del plan desescalada del Gobierno, que como pronto sería a partir del 25 de mayo.

Y los productores de cine agrupados en PIAF (Productoras Independientes Audiovisuales Federadas) ven las medidas «muy correctas y muy en la línea de lo que nos conviene como punto de partida», en palabras de su presidenta, Puy Oria.

Con optimismo está también el sector del libro, que ha considerado que las medidas aprobadas son positivas pero insuficientes para afrontar la caída de los ingresos.

El Gobierno destina 76,4 millones para defender a todo el sector cultural
Comentarios