13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOTÍN PICASSO

El fiscal pide 4 años de cárcel a Jaime Botín por contrabando de un Picasso

El Picasso declarado inexportable por el Gobierno y que le fue incautado en 2015 en su barco en Córcega (Francia).
El Picasso declarado inexportable por el Gobierno y que le fue incautado en 2015 en su barco en Córcega (Francia).
El fiscal pide 4 años de cárcel a Jaime Botín por contrabando de un Picasso

El fiscal ha mantenido en el juicio su petición de cuatro años de prisión y multa de cien millones de euros para el expresidente de Bankinter Jaime Botín por un delito de contrabando de un Picasso declarado inexportable por el Gobierno y que le fue incautado en 2015 en su barco en Córcega (Francia).

Botín intentó vender el cuadro "Cabeza de mujer joven", que Pablo Picasso pintó en 1906, en una subasta en Londres en 2013, pero no pudo porque en 2012 fue declarada inexportable por el Ministerio de Cultura, y en julio de 2015 fue intervenido en un control aduanero en su velero en el puerto de Calvi de Córcega cuando estaba preparado para ser llevado en avión a Suiza.

El Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid ha dejado este viernes visto para sentencia el juicio con la última palabra de Jaime Botín, que se ha limitado a decir: "Me considero libre de culpa pues nunca pensé que pudiera tener la calificación de delito" la actuación realizada con el cuadro.

En sus conclusiones definitivas el fiscal ha solicitado también que la obra, que está depositada en el Museo Nacional Reina Sofía, sea adscrita al dominio público español en aplicación de la Ley de patrimonio histórico.

La abogada del Estado se ha sumado a la acusación por un delito de contrabando de bienes culturales y además ha reclamado el decomiso del barco velero de Jaime Botín al considerarlo el medio de transporte utilizado del bien objeto del delito.

Durante su informe el fiscal ha señalado que Jaime Botín sacó de España una obra que integra el patrimonio histórico español, cuya exportación había sido prohibida en diciembre de 2012 por el Ministerio de Cultura.

Ha añadido que, como han declarado los expertos, el cuadro es obra de uno de los pintores con mayor importancia en la historia del arte español y tiene gran relevancia en cuanto a su interés cultural, ya que pertenece al denominado periodo Gósol de Picasso (1906), que sirvió de transición al cubismo.

El fiscal ha añadido que el lienzo se encontraba en España cuando la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico informó en contra de la petición realizada por la casa de subastas Christie's, a instancias de Jaime Botín, del permiso para exportar la obra a efectos de su venta en la subasta de Londres con un valor tasado en 26.200.000 euros.

Ha añadido que de hecho el 14 de diciembre de 2012 el cuadro fue llevado desde la casa de Jaime Botín en la urbanización de Somosaguas de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón hasta la sede de Christie's en Madrid, donde le realizaron unas fotografías.

El fiscal ha relatado que después de que fuera denegada la exportación el cuadro fue trasladado al barco de Botín, que estaba en el puerto de Valencia, y el acusado ordenó al capitán que fuera discreto respecto a la presencia de la obra en la embarcación, hasta que fue incautada en el puerro de Calvi de Córcega en julio de 2015.

La abogada del Estado ha precisado que, aunque el barco de Jaime Botín tenía bandera británica cuando se encontraba en el puerto de Valencia, era de aplicación la legislación española y por tanto había que considerar que el cuadro estaba en territorio español.

También ha rebatido la tesis de la defensa de que el cuadro estuvo en todo momento en el barco durante unos treinta años y ha señalado que tal como han manifestado la mayoría de peritos si fuera así no estaría tan bien conservado.

Por su parte, el abogado defensor, Javier Gómez Bermúdez, ha pedido la absolución de Jaime Botín y ha alegado que la cuestión de si el cuadro es patrimonio histórico español está pendiente de decisión del Tribunal Supremo, que tiene que resolver el recurso contra la decisión del Ministerio.

En todo caso ha mantenido que Jaime Botín no cometió delito de contrabando pues tuvo siempre el cuadro en su barco de bandera británica y nunca con la intención de ocultarlo. Ha indicado que solo lo sacó esporádicamente, no de forma definitiva, tres veces del barco y durante escasos días.

Ha explicado que anuló el vuelo que había contratado desde Córcega a Ginebra, ya que, aunque inicialmente quería llevar la obra al puerto franco de Suiza, finalmente desistió voluntariamente cuando le comunicaron que iban a tramitar su paso por la aduana como una exportación, y no como un mero tránsito como él pensaba.

El primer día del juicio Jaime Botín aseguró que quería llevar el cuadro al puerto franco de Suiza, al ser un lugar seguro, para evitar un posible robo después de que se hubieran publicado noticias relativas a que en su embarcación se encontraba un Picasso de gran valor.

Comentarios