12.04.2024 |
El tiempo
viernes. 12.04.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

FLAMENCO - LEYENDAS

Diez años sin Paco de Lucía: El legado inmortal de un genio del Flamenco

Una década ha transcurrido desde que el flamenco perdiera a uno de sus pilares más innovadores, Paco de Lucía, quien falleció en un trágico incidente mientras disfrutaba de un momento familiar. Su muerte no solo marcó el fin de una era en la música flamenca sino también el comienzo de un legado que sigue influenciando a generacione
Paco de Lucía. EFE
Paco de Lucía. EFE
Diez años sin Paco de Lucía: El legado inmortal de un genio del Flamenco

Una década ha transcurrido desde que el mundo del flamenco perdiera a uno de sus más brillantes exponentes, Paco de Lucía, quien falleció el 25 de febrero en México, dejando tras de sí un legado de innovación y maestría. Mientras jugaba con sus hijos, el genio del flamenco encontró un final inesperado, pero su música sigue resonando, imperecedera, en los corazones de quienes lo admiraron.

Paco de Lucía, conocido inicialmente como Paco de Algeciras, marcó una era junto a Camarón de la Isla, con quien compartió diez años y nueve discos de una fructífera colaboración. Ambos, con sueños invertidos de ser cantaor y guitarrista, respectivamente, se encontraron en la encrucijada de sus destinos para escribir juntos páginas doradas de la historia del flamenco, desafiando sus preferencias iniciales.

Desde sus inicios, Paco de Lucía demostró ser un prodigio. A los 17 años grabó su primer disco en solitario, y pronto, su dominio de la guitarra lo distinguió de otros grandes de su época. Su capacidad para innovar y trascender los límites del flamenco quedó patente con el éxito de "Entre dos aguas", una rumba que catapultó su fama más allá de los círculos flamencos, demostrando su genialidad y versatilidad.

La relación entre Paco de Lucía y Camarón fue emblemática, un vínculo fortalecido por el arte que, a pesar de las diferencias y distancias, encontró su reconciliación en el respeto mutuo y la amistad. Paco siempre se consideró un guitarrista que se escondía detrás de su instrumento por timidez, pero su habilidad lo elevó al estatus de leyenda, llevando el flamenco a escenarios internacionales y fusionándolo con otros géneros en una búsqueda incansable de la perfección.

A diez años de su partida, Paco de Lucía sigue siendo un faro de inspiración, un artista que con una mano se aferraba a la tradición y con la otra exploraba nuevos horizontes. Su música permanece como un testimonio vibrante de su genialidad, recordándonos que, aunque la figura del maestro haya desaparecido, su espíritu y su arte siguen muy vivos.

Diez años sin Paco de Lucía: El legado inmortal de un genio del Flamenco
Comentarios