10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

UC

Pedro Saura se convierte en "colega" de los pintores de las cavernas al fotografiar el arte prehistórico

Pedro Saura participa en un curso de verano de la UC. / ALERTA
Pedro Saura participa en un curso de verano de la UC. / ALERTA
Pedro Saura se convierte en "colega" de los pintores de las cavernas al fotografiar el arte prehistórico


El fotógrafo, pintor y catedrático de Bellas Artes Pedro Saura, coautor de la réplica de la cueva cántabra de Altamira, se convierte en "colega" de los pintores de las cavernas al fotografiar el arte prehistórico.

Así lo ha expresado el también cineasta en la conferencia 'La fotografía del arte prehistórico: investigación y conservación', que pronunció con motivo de su participación en los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) en la sede de Ramales de la Victoria, en la que detalló su trayectoria como investigador de este arte y expuso su modo de trabajar.

Vinculado desde hace 50 años a la fotografía arqueológica, Saura señaló que su técnica pasa por convertirse en "colega" de los pintores de las cavernas, para obtener el punto de vista del propio artista, según indicó e la charla, en la Fundación Orense de la localidad cántabra.

"Aún no sabemos por qué elegían un determinado lugar y eludían otros, por eso en mi trabajo lo que hago es una fotografía general del ámbito donde están las pinturas y luego me voy acercando para ver los detalles, utilizando distintas luces y técnicas; una sola foto no es suficiente".

Este catedrático de Bellas Artes de la Universidad Complutense, "fotógrafo de campo" como se define, siempre ha estado vinculado a la fotografía y la prehistoria, pero también al arte.

Precisamente así fue como llegó a Altamira: "Mi mujer, que era compañera de la Universidad, hizo la tesis doctoral sobre Altamira desde el punto de vista de los ejecutores del arte porque en esta cueva se dan las cuatro artes clásicas: la escultura, el dibujo, la pintura y el grabado".

A través de este estudio, que cambió la visión del arte rupestre al dar un punto de vista artístico a lo que hasta ese momento había sido estudiado por prehistoriadores, se logró identificar a los distintos autores que pasaron por la cueva cántabra ya que, como reconoce, toda obra de arte presenta distintos signos que hacen reconocible al artista: por el procedimiento empleado, el sentido del trazo, etc.

En 1992, Saura y Múzquiz realizaron una réplica de Altamira para el parque España en Shima (Japón) y posteriormente ganaron el concurso para realizar la neocueva en Santillana del Mar, en 2001. El éxito de la misma radica en que los artistas emplearon las mismas técnicas que los autores originales, tanto los soportes, las texturas, como los materiales y los procedimientos.

Además de la conferencia, Pedro Saura participa como docente en el curso 'La fotografía en las cavernas: arte rupestre y paisajes subterráneos", que finaliza este jueves en Ramales.

loading...
Comentarios