15.09.2019 |
El tiempo
domingo. 15.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

‘Los arenales’ abre una exposición sobre Pío Muriedas en el centenario de su primer recital

La exposición, que ha sido comisariada por su hijo, Manuel Fernández Gochi, exhibe una selección de su vasta obra y, además, aporta testimonios notables de algunos de sus coetáneos, como los pintores Ibarrola, Enrique Gran y Antonio Sedano

Manuel Fernández Gochi, hijo de Pío Muriedas, junto a Eva Ranea en la presentación de la exposición.
Manuel Fernández Gochi, hijo de Pío Muriedas, junto a Eva Ranea en la presentación de la exposición.
‘Los arenales’ abre una exposición sobre Pío Muriedas en el centenario de su primer recital

El espacio cultural ‘Los arenales’ abrió ayer en su sala ‘Piti Cantalapiedra’, una exposición sobre el actor y recitador cántabro Pío Fernández Muriedas, más conocido como Pío Muriedas, para conmemorar su primer recital poético, celebrado en el teatro de Maliaño en 1919.

La exposición, que ha sido comisariada por su hijo, Manuel Fernández Gochi, exhibe una selección de su vasta obra y, además, aporta testimonios notables de algunos de sus coetáneos, como los pintores Ibarrola, Enrique Gran, Antonio Sedano, o Fernando G. Valdeón, o escritores de la relevancia de Vicente Aleixandre, Miguel Ángel Asturias y Camilo José Cela, galardonados todos ellos con el Premio Nobel.

A ellos se añaden textos firmados por personalidades tan relevantes como Federico García Lorca, Dámaso Alonso, y Gerardo Diego, entre otros, todos ellos vinculados a la polifacética trayectoria de Muriedas.

Destaca también una colección de retratos de este artista realizados por autores como Antonio Quirós, Pancho Cossio, Pedro Sobrado, Jorge Oteiza y Antonio Sedano, entre otros. En la presentación de la muestra en rueda de prensa, la directora general de Cultura, Eva Ranea, ha resaltado que uno de los objetivos de esta convocatoria es acercar la figura de Pío Muriedas, considerado el «principal recitador» de poesía clásica que ha tenido España en el siglo XX, a los más jóvenes. Ranea ha destacado que estamos ante un «hombre polifacético» que fue fundamental en el panorama cultural de esta región, y esta muestra propone al visitante un recorrido por su «singular» vida y obra, «y nos ofrece un dibujo de la dimensión creativa de Pío Muriedas».  Por su parte, el comisario ha agradecido la disposición de la Consejería de Cultura para organizar esta exposición y ha destacado la «estrecha relación» de Muriedas con la intelectualidad de la época, tal y como se refleja en las piezas que se exhiben en la muestra, que se inaugurará esta tarde, a las 19 horas, y permanecerá abierta hasta el 27 de junio.

BIOGRAFÍA DE PIO MURIEDAS. El acto y recitador Pío Fernández Muriedas (Santander, 1903-Santander, 1992) ofreció su primera actuación en el Teatro Calderón de Valladolid con ‘La noche del sábado’, de Jacinto Benavente en 1921. Su carrera se interrumpió con el comienzo de la guerra civil, en 1936, y a partir de entonces se incorporó al grupo de artistas e intelectuales que colaboraron con el ejército republicano para llevar la poesía revolucionaria a los frentes, recitando poemas de García Lorca, Alberti, Miguel Hernández, León Felipe y José Bergamín, entre otros. Con este cometido intervino en los frentes de Reinosa, Lemona, Zaragoza y Barcelona. Presidió la Unión de Escritores y Artistas Revolucionarios al servicio de la República. Exiliado a Francia, donde fue confinado en un campo de concentración, a su regreso a España fue condenado a muerte, posteriormente conmutada por pena de prisión. En 1942 conoció en Bilbao a la que sería su mujer, María Luisa Gochi. Entre 1946 y 1958 dio comienzo a más de 700 recitales de poesía, contribuyendo a divulgar diferentes generaciones y escuelas poéticas.

Escribió ‘Versos a mi amor’ (1976), ‘Poemas a María Luisa Gochi’ (1980), ‘Aquí queda esto’ (1981), y ‘Recuerdos de mis Pasos perdidos’ (varias entregas en Alerta en 1986). El 30 de enero de 1982 el Ayuntamiento de Santander le dedicó una de las farolas con base de piedra en la Plaza de Numancia, donde se inscribió la frase: «Oh voz de las voces sobre el haz de España».

Comentarios