27.11.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

EL CANTAUTOR SANTANDERINO

Ángel Stanich: "Supe que podía cantar gracias a Dylan"

El cantautor santanderino Ángel Stanich, juglar del siglo XXI y azote "con retranca" de la crónica social, revisa los discos que marcaron su vida en "Polvo de Batiatto", un álbum incardinado en el sonido del año en que nació, 1987, y en referentes como el citado músico italiano o Bob Dylan, durante una charla con Efe en la misma semana en la que presentará su tercer LP de estudio en la sala La Riviera de Madrid. EFE
El cantautor santanderino Ángel Stanich, juglar del siglo XXI y azote "con retranca" de la crónica social, revisa los discos que marcaron su vida en "Polvo de Batiatto", un álbum incardinado en el sonido del año en que nació, 1987, y en referentes como el citado músico italiano o Bob Dylan, durante una charla con Efe en la misma semana en la que presentará su tercer LP de estudio en la sala La Riviera de Madrid. EFE
Ángel Stanich: "Supe que podía cantar gracias a Dylan"
El cantautor santanderino Ángel Stanich, juglar del siglo XXI y azote "con retranca" de la crónica social, revisa los discos que marcaron su vida en "Polvo de Batiatto", un álbum incardinado en el sonido del año en que nació, 1987, y en referentes como el citado músico italiano o Bob Dylan.

"Yo supe que podía cantar gracias a Dylan, porque imitaba mucho sus desvaríos tonales, que me encantaban", reconoce en una charla con Efe en la misma semana en la que presentará su tercer LP de estudio en la sala La Riviera de Madrid.

A principios de año ya había publicado el EP "Una visión global bastante aproximada". "Y aún quedan 6 canciones por publicar", avisa, antes de explicar que tanto su mayor producción como el componente nostálgico que pueda rodear su último disco tienen su origen en el "recogimiento forzoso" de la pandemia.

"Profundicé en cosas que me gustaban, discos que no oía desde hacía mucho tiempo, por lo que fue como una vuelta a casa por dentro", cuenta, antes de enumerar esos trabajos: "Tango in the Night" de Fleetwood Mac, "Tunnel of love" de Bruce Springssten, "La canción de Juan Perro" de Radio Futura y "Nómadas" de Franco Battiato.

Eso, añade, le devolvió "a los sonidos e historias con un punto naif, pero a la vez muy irónicas, con retranca". "A historias y melodías familiares, con un punto infantil, que es algo que pasa en la música de Battiato", apunta.

"Me gusta pensar que soy un retratista, aunque a veces me pinto a mí mismo", afirma sobre un trabajo en el que combina el papel de juglar del siglo XXI que hace crónica social "entre la acidez y el absurdo", con temas "más personales que miran para dentro" y le afectan "de una manera descarnada, pero siempre con humor".

Mientras en "La historia es fácil", el corte que lo abre, lucha contra la "desmemoria" para no repetir errores del pasado y recuerda como un mantra que "la historia es fácil de olvidar por ti", en "Rey idiota" ironiza sobre la fama vacua que venden los medios y redes sociales y que muchos ansían pese a sus inconvenientes.

"La fama la veo como un agobio. Me gustaría que fuese respeto y admiración, pero tengo la sensación de que lo que nos enseñan de ella es más bien el morbo y la vida personal", comenta un músico al que ya le costó abrirse una página en Instagram y que tiende a rehuir a los medios.

Otro tema destacado es "La valla", en el que tanto arremete contra el alcalde de Madrid como contra los negacionistas de la covid-19. "Todos somos libres de opinar, pero tampoco ha de subirse a un pedestal la opinión de quien tiene el mismo valor que cualquier otro espectador", afirma al respecto.

"En Greta Thumberg me inspiro / Buscando un estribillo pegadizo / Que nos salvé de morir", canta en esa canción, unos versos que provocan su risa durante la entrevista. "Si algo no consigo dejar tranquilo es un estribillo. Les doy mil vueltas hasta que los cambio enteros", reconoce Ángel Estanislao Sánchez Durán, nacido en Santander en 1987.

La calma del confinamiento llevó esa obsesión por las letras a su máximo exponente. "He escrito más estrofas que nunca", admite ante varios temas de más de 5 minutos, dos de ellos de más de 6. "Y uno que hice de más de 8 que no llegó al corte final", revela.

En cuanto al sonido, sigue evolucionando poco a poco en cada disco. "Es lo que me gusta, explorar y ver a dónde me lleva el momento. Yo tengo ahora una etapa más sintética en cuanto a arreglos, influida por los años 80, pero sin dejar de ser un disco orgánico de banda", puntualiza.

Ocupado ya en su nueva gira, Stanich presentará "Polvo de Battiato" este viernes en la sala La Riviera de Madrid. El 25 de diciembre viajará a Burgos (Andén 56), el 27 de ese mes a su Santander natal (Palacio de Festivales) y el 30 a Valladolid (LAVA Sala Blanca).

Ángel Stanich: "Supe que podía cantar gracias a Dylan"
Comentarios