13.12.2019 |
El tiempo
viernes. 13.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Altamira reivindica el papel de la mujer en el inicio de la Historia

Desde el cortometraje, dirigido por Néstor del Castillo y Marisa Lafuente, se

propone una reflexión sobre las narrativas de género en los museos arqueológicos

Presentación del corto ‘Anónimo’ en el Museo Altamira. / Hoyos
Presentación del corto ‘Anónimo’ en el Museo Altamira. / Hoyos
Altamira reivindica el papel de la mujer en el inicio de la Historia

EL Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira, en Santillana del Mar, celebró ayer el Día Internacional del Patrimonio Mundial desde una perspectiva de género con el objeto de visibilizar el papel de la mujer en el inicio de la Historia, algo a lo que se sumó también el Gobierno de Cantabria con la participación en las actividades programadas del museo de tres de sus directoras generales. A través de la proyección del documental ‘Anónimo’, rodado íntegramente en la neocueva, y de una charla posterior se puso de relieve en Altamira el papel de la mujer en el inicio de la Historia.

«Consideramos imprescindible, desde el rigor científico, presentar un relato del inicio de la Historia con todos sus protagonistas», explicó la directora de Altamira, Pilar Fatás, durante la presentación del cortometraje ‘Anónimo’. Y es que este cortometraje, dirigido por Néstor del Castillo y Marisa Lafuente, finalistas en los premios Goya 2019 con el documental ‘El Tesoro’, se propone una reflexión sobre las narrativas de género en los museos arqueológicos.

En la jornada de ayer, los directores de ‘Anónimo’ explicaron que lo que les llevó a rodar este cortometraje es «romper con la mirada hegemónica» que, en su opinión, «impide visibilizar el papel de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, no sólo el doméstico y familiar, también el profesional, el cultural, el artístico». Esta argumentación fue compartida por la catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid Lourdes Prados, protagonista de la charla ‘Reinventando los museos de arqueología y antropología. La visibilización de los grupos marginados por la historia’. Prados destacó la importancia que tiene en este objetivo el discurso expositivo de los museos arqueológicos y aclaró que «no se trata de que las mujeres y los hombres aparezcan realizando las mismas labores, sino que se demuestre que tanto unas actividades como otros son indispensables para el desarrollo de la comunidad».

«No hay que idealizar el pasado a través del discurso expositivo, ni se trata de inventarnos relatos para que aparezcan mujeres. Se trata de dotar de contenido aquellos ámbitos donde la investigación arqueológica nos indica que ellas (las mujeres) desarrollaron sus actividades y que, obviamente, varían según las épocas y culturas», ha defendido.

En este sentido, Fatás señaló que Altamira lleva trabajando en ello desde su inauguración, intentando presentar, en el sector de la evolución humana, a las especies en su «diformismo», hombres y mujeres, y en su «diversidad», niños, niñas, jóvenes, adultos y ancianos. «Hoy seguimos trabajando en esta misma línea desde toda la actividad museal, visitas guiadas, talleres o exposiciones temporales», ha añadido. Además, siguiendo esta línea de abordar el Día del Patrimonio en Altamira desde una perspectiva de género, asistieron a la jornada tres de las directoras generales del Gobierno de Cantabria: la de Patrimonio, Zoraida Hijosa; la de Igualdad y Mujer, Consuelo Gutiérrez, y la de Turismo, Eva Bartolomé.

Reivindicación. Las tres se han sumado a la línea festiva y reivindicativa de la jornada propuesta por Altamira incitando a los participantes a seguir luchando para conseguir una «igualdad efectiva», ha explicado en un comunicado el Museo Altamira.

En la jornada, Marisa Lafuente, directora y guionista de ‘Anónimo’, señaló que el objetivo de este trabajo era «narrar ese instante en el que comienza la vida, contar la historia desde sus inicios incluyendo a todos sus agentes, en el que la mujer pudo participar en cualquiera de las actividades organizadas por el grupo sin necesidad de tener una posición de sumisión».

Por su parte, Néstor del Castillo, coartífice del cortometraje, señaló que con ‘Anónimo’ se ha querido «lanzar un dardo para que la gente reflexione, sembrar la duda, remover al espectador». Para sus directores, las sensaciones durante el rodaje fueron «mágicas». «La Neocueva es una reproducción maravillosa hecha con una veracidad tal que te transporta realmente a la Altamira paleolítica creando un clima en el que todos los miembros del equipo nos vimos implicados», indicó.

Recordaron algunas de las anécdotas del rodaje, como fue, por ejemplo, que la protagonista es artista, mujer y embarazada y durante el rodaje el director de fotografía se convirtió en padre. ‘Anónimo’ se presentará a la edición de los premios Goya del año próximo, con la experiencia de la productora De Cabo a Rabo que ya fue candidata el pasado año.

Mujer e infancia. Por su parte, la catedrática de Arqueología Lourdes Prados, denunció durante su ponencia la «invisibilización» de algunos grupos «tradicionalmente olvidados para la investigación arqueológica» entre los que, apuntó, «se encuentra la mujer o la infancia».

Prados ha reivindicado la igualdad de género como «herramienta fundamental de democratización y transformación de la ciudadanía y premisa necesaria para construir una sociedad más justa». Y en ese marco, opinó que «los museos, como institución cultural y educativa que custodia la memoria colectiva se convierten en uno de los instrumentos de mayor influencia social en nuestros días, por ello su discurso expositivo debe ser un relato inclusivo en el que todos y todas, de cualquier género, edad o identidad sexual tengan cabida».

La catedrática invitó a los asistentes a reflexionar «para romper con dogmas establecidos». «¿Por qué no plantearnos la posibilidad de que esas pinturas pudieran haber sido realizadas por mujeres?. Antes hubiera sido impensable llegar ni siquiera a plantearlo, hoy ya existe la duda», señaló.

Protección del patrimonio. El 16 de noviembre de 1972 se firmó en París la ‘Convención Patrimonio Mundial Cultural y Natural’, que sentaba las bases para desarrollar la protección que el patrimonio requería.

Ahora, en 2019, 47 años después, el Museo de Altamira ha querido celebrar esta efeméride con una iniciativa inédita tratando cuestiones de igualdad y género, en el marco de una de las líneas de trabajo de UNESCO, el papel de la cultura para la promoción del desarrollo social inclusivo y, en particular, la cuestión de género.

«Educar en igualdad y visibilizar el papel de la mujer desde nuestros inicios también es un valor fundamental de nuestro patrimonio que podemos y debemos proteger desde todos los ámbitos de la sociedad. Los Museos, como agentes de transformación social, tienen la obligación de transmitir estos valores más allá del 8 de marzo», defendió Pilar Fatás.

loading...
Comentarios