18.09.2020 |
El tiempo
viernes. 18.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

SANTOÑA

La figura de José San Martín, ‘Pepín’, protagonista mañana en Santoña

Los bajos de la Cofradía de pescadores acogen a las 12.30 horas la presentación de sendos libros de los periodistas Gonzalo Romero de la Villa y Alfonso Ruiz sobre el popular radiotelefonista

‘Pepín’, el popular radiotelefonista de la Cofradía de Santoña. / ALERTA
‘Pepín’, el popular radiotelefonista de la Cofradía de Santoña. / ALERTA
La figura de José San Martín, ‘Pepín’, protagonista mañana en Santoña

Los bajos de la Cofradía de pescadores ‘Virgen del Puerto’ de Santoña acogerán mañana, a partir de las 12.30 horas la presentación de dos libros que giran en torno a la figura de José San Martín, ‘Pepín’, el responsable de la emisora pesquera, que se convirtió en faro y guía de la marinería en todo el Cantábrico. Los periodistas Gonzalo Romero y Alfonso Ruiz son los autores de los textos de los dos ejemplares que llevan por título ‘Pepín: Ojos de bruma I’ y ‘Santoña, la pasión por la mar II’.

En el preámbulo de la primera de las publicaciones, los autores recuerdan que este libro nace en el año 2019 en el seno de los órganos rectores de la Cofradía de Santoña, bajo la presidencia del patrón mayor, Miguel Fernández. Con esta iniciativa se pretende, por una parte, reconocer públicamente el trabajo desempeñado durante más de veinticinco años por José San Martín, ‘Pepín’, en la emisora del Cabildo constituyéndose en una figura clave para la flota de bajura de todo el Cantábrico y Noroeste.

A la vez se pretende proteger un recurso documental único y garantizar la perdurabilidad para futuras generaciones, como es el conjunto de diarios en los que el radiotelefonista anotaba todas las incidencias que se iban produciendo en alta mar. También se ha pretendido con la publicación de estos libros, la aportación de una visión distinta, más real y humana, sobre el trabajo que desarrollan los hombres y mujeres de la mar, un oficio abnegado y, en ocasiones, poco reconocido, que ha permitido a Santoña ser lo que hoy es: una referencia, no sólo en la cornisa Cantábrica, sino también en toda España. En definitiva, un brillante pasado que se ha ganado con creces una garantía de futuro.

La segunda de las publicaciones, que complementa al titulado ‘Pepín, ojos de bruma’ pretende ser también una unidad independiente con relato propio. En los textos de esta publicación se incluye, no solamente un resumen del diario de Pepín sino también las especies que son objeto de capturas por parte de la flota de bajura; una relación de los barcos que hoy amarran en Santoña, una breve agenda con los principales datos de interés que afectan a las gentes de la mar, datos de las pesquerías por especies y años e, incluso, distintas opiniones sobre la figura irrepetible del mejor y más querido radiotelefonista, que ha existido en toda la Cornisa. En este sentido, se recoge una tribuna de opinión en el que dos científicas ponderan el trabajo de Pepín a la hora de coadyuvar a la construcción de un mejor futuro para las gentes de la mar.

Una de las hijas de ‘Pepín’, Sonia San Martín Enguita, ha hablado, en declaraciones a este medio, de los diarios de su padre, donde anotaba todas las incidencias del día, como partes meteorológicos, llamadas a las embarcaciones y otros. La familia expresa su satisfacción por la publicación de estos dos libros que

vienen a reconocer, en gran medida, la labor que hizo ‘Pepín’ durante muchos años. Dejó la actividad en la mar, como consecuencia de un accidente laboral, entrando a desarrollar las funciones de radiotelefonistas en 1982, según recuerda Sonia. Primero estuvo junto a Carlos Loza, para luego continuar esta labor en solitario, y que no se interrumpió ni siquiera con motivo de las obras de la nueva Cofradía, -comenzó en la venta vieja-, dado que se improvisó un módulo, desde donde realizaba sus labores de radiotelefonista.

En la emisora hasta 15 días antes de su muerte. A pesar de su enfermedad, ‘Pepín’, con un tremendo amor por su trabajo, siguió acudiendo puntualmente a la Cofradía hasta quince días antes de su muerte. No fue hombre de homenajes, con una modestia que le caracterizaba siempre y siempre aquella coletilla de que «hay personas que lo merecen más que yo» o cuando en Asturias dedicó el reconocimiento a sus compañeros pescadores. Recibió la medalla al Mérito en el Trabajo: El ‘pescador en tierra’, le definió el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales de entonces, Jesús Caldera, durante el acto de entrega de esta distinción.

También recibió en 2008 la ‘Amuravela de oro’ que entrega la Asociación de Amigos de Cudillero y la ‘Llámpara natural’ de la Cofradía Buena Mesa de la Mar, aparte de la medalla al Mérito de Protección Civil por su colaboración en temas de seguridad marítima, y otros muchos galardones cosechados en toda la Cornisa por su altruismo y el apoyo prestado a la comunidad pesquera, que era su razón de ser. Su familia le recuerda hoy con orgullo y también su pueblo de Santoña, con unas vivencias, las de Pepín, que nos refresca con vigor la lectura de las dos publicaciones que se presentan mañana.

La figura de José San Martín, ‘Pepín’, protagonista mañana en Santoña
Comentarios