07.05.2021 |
El tiempo
viernes. 07.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los Carpinteros de Casar construyeron los retablos de la iglesia de San Martín

Iglesia de San Martín en Cigüenza, Alfoz de Lloredo. / saja
Iglesia de San Martín en Cigüenza, Alfoz de Lloredo. / saja
Los Carpinteros de Casar construyeron los retablos de la iglesia de San Martín

La iglesia de San Martín de Tours, de Cigüenza (Alfoz de Lloredo), construida a mediados del siglo XVIII, cuenta con tres retablos, que fueron construidos por artesanos de Casar de Periedo (Cabezón de la Sal). Aunque no hemos encontrado documentos que testifiquen la autoría, la tradición popular ubica a sus artífices en Casar de Periedo, localidad que gozó de justa fama por la habilidad de sus ebanistas. Eran fabricantes de muebles que estaban agrupaos en la ‘Congregación de Maestros Artesanos’ durante la Edad Media. Durante una reciente visita al templo, el guía encargado de mostrarle apuntó la creencia de que fueron los de Casar de Periedo quienes hicieron los retablos.

De la misma opinión es José Luis González Conchas, que fue alcalde pedáneo del lugar durante 25 años. Aunque esta profesión de trabajar la madera ha desaparecido, los lugareños mayores han mantenido por tradición oral, que los autores eran del pueblo ribereño con el río Saja.

El Catastro del Marques de la Ensenada detalla que en 1753 los carpinteros estaban agrupados en una escuela de alta calidad. Y el padrón de Periedo (entonces se denominaba así al concejo) reseña la existencia de 7 carpinteros, 5 escultores, 1 decorador y 1 aprendiz de decorador. Tenían los carpinteros bien ganada fama por las ‘arcas de Casar’ muebles artísticamente trabajados. Uno de ellos se expone en el Museo Etnográfico de Muriedas. La iglesia de una sola nave con planta en cruz latina.

Tiene cúpula sobre pechinas en el crucero y dos sacristías o capillas que forman la cabecera tripartita. Las bóvedas son de crucería con terceletes y combados. Posee dos torres prismáticas en el hastial, de varios cuerpos en disminución, rematadas por una baranda de balaustres y por pináculos.

Tiene dos fachadas con pórticos casi idénticos, el principal situado en el hastial, está flanqueado por las torres; el otro se encuentra en el muro Sur. Las portadas tienen vanos de entrada en arcos de medio punto, frontón partido y dos óculos circulares, todo ello cobijado en un gran arco de medio punto. En el interior conserva tres extraordinarios retablos del barroco decorativo, de finales del siglo XVIII, que han permanecido sin policromar, y el retrato sobre lienzo del fundador de la iglesia. Los retablos sin policromar son únicos en Cantabria y, posiblemente, en España.

Fue mandada construir por Juan Antonio Tagle Bracho Pascua, nacido en Cigüenza y que emigró muy joven a Lima, en donde llegó a ser Prior del Consulado de Lima, Caballero de Calatrava y primer Conde de la Casa Tagle de Trasierra. Este indiano remitió desde Perú fondos a su hermano Francisco, párroco de Toñanes, para que se construyera un gran templo en su localidad natal. La construcción es obra del maestro de cantería Francisco Rubín de Colombres.

La obra se inició en el año 1743. Juan Antonio Tagle falleció en Lima en 1750, sin poder haber vuelto a su pueblo natal a ver culminada la edificación, que fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1992. Su construcción duró 20 años y al acabarse el dinero para los últimos remates tuvo que ser su hermana quien hiciera las aportaciones necesarias. La dirección de los trabajos corrió a cargo de Francisco Rubín de Colombres, al que se cree autor del diseño, en el que introdujo modificaciones sobre los planos enviados desde Lima. Era el arquitecto más reputado de la zona occidental de Cantabria. José Sordo Molleda fue el maestro cantero.

Los Carpinteros de Casar construyeron los retablos de la iglesia de San Martín
Comentarios