29.02.2020 |
El tiempo
sábado. 29.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
ALERTA El Diario de Cantabria

Tres preguntas básicas que querrás hacerte antes de pedir un préstamo

Tres preguntas básicas que querrás hacerte antes de pedir un préstamo
Tres preguntas básicas que querrás hacerte antes de pedir un préstamo
Tres preguntas básicas que querrás hacerte antes de pedir un préstamo

Pedir un préstamo es firmar un contrato vinculante para obtener financiación a devolver en uno o más plazos: es un movimiento importante que se debe tomar como tal y llegar a una decisión. Aunque sean preguntas incómodas, es bueno pensar en ellas antes de lanzarse a por uno de los préstamos online que se encuentran en la web de Matchbanker.

Con los préstamos online es más fácil que nunca

Aunque sea más fácil que nunca pedir un préstamo online sin papeleos, desde la comodidad de tu hogar, no por ello se nos debe olvidar que hay que meditar esta decisión. ¿En qué deberías pensar antes de dar este paso?

¿Es necesario? O, dicho de otro modo, ¿lo necesitas ahora mismo? Es una pregunta clave. La respuesta debería ser un sí rotundo. Normalmente es mejor comprar algo en efectivo, de golpe, que financiarlo a plazos, ya que no es fácil librarse de los intereses. Si el gasto no necesita ser ahora mismo, puedes ahorrar cada mes y realizar esa compra cuando tengas el dinero exacto. Hay gastos y gastos: no es lo mismo comprar una lavadora que se utiliza cada día que reformar una habitación para crear una sala de juegos.

La segunda pregunta clave viene relacionada contigo: ¿te has informado lo suficiente? ¿Has comparado el mercado en busca de opciones y ofertas? Ya sabes eso que dicen de que nunca es bueno lanzarse con la primera opción que encuentras. En páginas como Matchbanker hay decenas de entidades que comparar en tu búsqueda de préstamos online.

El préstamo no es una solución perfecta, pero casi

Es cierto que los préstamos pueden servir de mucha ayuda en determinados casos, en especial si se contratan de forma responsable. Pedir un préstamo es una buena ocasión para evaluar ingresos y gastos del hogar, establecer un plan de ahorro y ver en qué gastos se puede recortar un poco para acomodar esa nueva cuota mensual, o bien ahorrar y adelantar una parte de esa futura compra para que el préstamo sea de importe inferior.

La tercera y última pregunta clave tiene que ver con tu capacidad económica: ¿vas a poder hacer frente al pago de las cuotas? En ese sentido, tener estabilidad laboral o ingresos regulares de cualquier clase permiten calcular rápidamente. Es mejor ser prevenido y buscar una cuota asumible para evitar impagos, puesto que acarrean nuevos costes y penalizaciones.

Finalmente, como recomendación, es importante leer las condiciones de cada préstamo, la “letra pequeña" para conocer las posibles comisiones, gastos adicionales y resolver dudas con el servicio de atención al cliente, que están para ayudarte.

Si la respuesta a las tres preguntas clave es sí, estás preparado para pedir un crédito sin asumir riesgos innecesarios. Es el momento de comparar entidades, leer valoraciones de usuarios y enviar tu formulario de solicitud a la que mejor te convenga.

Comentarios