25.02.2021 |
El tiempo
jueves. 25.02.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«En el mundo del cine las mujeres llevamos demasiada desventaja»

Su pasión en la vida ha sido contar historias, pero más aún: soñar. La escritora, dramaturga y cineasta Sandra García Nieto sigue volcada en el mundo audiovisual atreviéndose con la novela y el teatro. Donde ha llevado a escena obras como ‘Cuestión de altura’ (Teatro Español) y ‘Nerón’, estrenada en Mérida.

La cineasta y escritora Sandra García Nieto. / ALERTA
La cineasta y escritora Sandra García Nieto. / ALERTA
«En el mundo del cine las mujeres llevamos demasiada desventaja»

A los 16 años, la cántabra Sandra Garcia Nieto presentó un relato titulado ‘A través del cristal’. Pero, al ser menor, se lo devolvieron con una nota que la felicitaba por el escrito y que la instaba a seguir escribiendo. Y lo hizo. Ahora García Nieto está volcada en el mundo del cine, la televisión y el teatro, contando historias.

La autora de ‘La casa del caracol’ atiende al diario ALERTA para contarnos los misterios y logros de su novela, las costumbres infantiles que dan sentido a cada capítulo, y sus futuros proyectos. Una obra que se prepara para el cine de la mano de Macarena Astorga y con Paz Vega y Javier Rey como protagonistas.

En la obra, ‘La casa de caracol’, el escritor Antonio Prieto decide pasar el verano en la serranía malagueña, donde planea unas vacaciones para encontrar inspiración para su próxima novela. Antonio comienza a descubrir una mundo inquietante, repleto de personajes turbadores donde nada es lo que parece.

PREGUNTA. – Antes de nada, me encantó su obra es muy fácil ver y sentir lo que ve cada personaje, ¿cómo surge la idea de la historia?

RESPUESTA. – Una noche tuve un sueño. Era una especie de espiral. Al principio parecía algo caótico, incluso pude sentir miedo. Pero poco a poco esa espiral tomó una forma preciosa, con colores brillantes. Incluso parecía algo mágico. Estuve días dándole vueltas a ese sueño… Me inspiró abiertamente hacia la figura del caracol y finalmente surgió la novela.

P. – ¿Cree que aquí en Cantabria también encontraríamos este tipo de leyendas?

R. – Creo que incluso da mucho más juego para este tipo de historias, por el clima, por las costumbres, por el entorno. Y fue mi primera idea. Pero tras darle vueltas, Cantabria está llena de seres mitológicos maravillosos y leyendas que ya están escritas. Necesitaba un ser mitológico que no existiera.

 

P. – La obra se ambienta en una pueblo ficticio de Andalucía, ¿por alguna razón en especial?

R. – Cuando tuve el sueño, precisamente estaba allí. Y realmente pude comprobar que la Sierra de Andalucía también daba mucho juego para abarcar una historia  tan especial y a la vez tan rural, tan intimista. Fue como una especie de intuición.

P. – He de confesar que cuando leía su novela, hubo partes que me asustaron...

R. – He de confesar que en cierta manera yo también me asusté con algunas descripciones. Aunque es cierto que esta historia es más de terror psicológico que otra cosa. Pero aún así, la gente que me conoce no daba crédito de que pudiese escribir algo así, porque soy de las personas que no pueden acabar las películas de miedo. Incluso alguna noche he tenido que dejar de escribir.

P. – Usted es también guionista de cine ¿cómo ha sido a adaptación de la obra?

R. – Yo ya estoy acostumbrada a escribir guiones de cine. De hecho, es lo que más he escrito. Esta es mi primera novela. Pero llevarla al cine ha sido todo un reto porque los formatos y las pausas de ambos géneros son muy diferentes. Cuando escribes una novela, puedes explayarte en descripciones, en detalles, en colores. Tu imaginación vuela para que así el lector pueda introducirse en tu mente y en tu historia. Cuando escribes un guion, no es necesario detallar absolutamente todo, porque quizás lo que tú tienes en tu mente, es imposible llevarlo exactamente a la pantalla por problemas técnicos. Los guiones son evidentemente más diálogos que descripciones. Y sabes que no vas a trabajar sola.

P. – ¿Cómo ha sido el rodaje con el covid acechando por ahí?

R. – El rodaje en plena pandemia ha sido muy complicado. Había que guardar todas las normas de seguridad. Se hacían test a todo el equipo cada diez días y teníamos un equipo médico permanente por lo que pudiera pasar. Si alguno del equipo daba positivo, el rodaje se paralizaba de inmediato. Y parar un rodaje es excesivamente caro. Afortunadamente, se cumplieron las seis semanas sin ningún tipo de problema

P. – En la producción de la película están a cargo muchas mujeres, ¿cree que poco a poco se van abriendo camino en este mundo?

R. – Desde luego. Y eso es muy importante. En este mundo como en muchos otros las mujeres llevamos demasiada desventaja. Pero parece que poco a poco estamos consiguiendo cosas importantes. Ya solamente en este rodaje, hay una productora que es mujer, y la directora es mujer. Eso es dar un gran paso adelante.

P. – El año 2021 recién ha empezado, ¿qué proyectos tiene?

R. – Ahora mismo estoy escribiendo otra novela, que en nada tiene que ver con ‘La Casa del Caracol’. Es una novela histórica en el siglo XVIII en la que prima el amor. No descarto una segunda parte del libro. Incluso la productora está interesada en ello para llevarla al cine y hacer una trilogía. Si así fuera, quisiera trasladar la historia evidentemente a Cantabria, mi tierra. Siempre soñé con escribir e intentar impregnar a la gente de sueños.

«En el mundo del cine las mujeres llevamos demasiada desventaja»
Comentarios