24.06.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

NATURALEZA

Descubrimiento revolucionario: un orangután utiliza una planta medicinal para curarse

Un Orangután de Sumatra ha sorprendido a la comunidad científica al utilizar una planta conocida por sus propiedades medicinales para tratar una herida abierta en su rostro, marcando la primera observación de un animal tratando sus lesiones de manera similar a los humanos.

 

Rakus, un orangután de Sumatra, masticó una planta de liana conocida por sus propiedades medicinales y la aplicó en una desagradable herida abierta en su cara. Esta imagen fue tomada dos días antes de que aplicara la pasta.
Rakus, un orangután de Sumatra, masticó una planta de liana conocida por sus propiedades medicinales y la aplicó en una desagradable herida abierta en su cara. Esta imagen fue tomada dos días antes de que aplicara la pasta.
Descubrimiento revolucionario: un orangután utiliza una planta medicinal para curarse

En una demostración sorprendente de la sofisticación conductual de la fauna silvestre, Rakus, un orangután de Sumatra, ha sido observado aplicando métodos de medicina natural para tratar una lesión facial significativa. Este comportamiento, meticulosamente documentado por investigadores en el Parque Nacional Gunung Leuser en Indonesia, no solo redefine nuestras nociones previas sobre la inteligencia no humana sino que también ilumina la compleja simbiosis entre fauna y flora en ecosistemas tropicales.

El protagonista de este descubrimiento, Rakus, fue visto extrayendo y manipulando la planta Fibraurea tinctoria, conocida localmente como akar kuning. Esta planta es apreciada por los habitantes de la región por sus robustas propiedades curativas, empleada en la medicina tradicional para el tratamiento de heridas y una diversidad de patologías como disentería, diabetes y malaria.

El incidente fue presenciado por un equipo dirigido por Isabelle Laumer, quien observó cómo Rakus masticaba con deliberación el tallo y las hojas de la planta antes de aplicar la mezcla resultante sobre una herida abierta en su mejilla. Este proceso, que Rakus llevó a cabo durante aproximadamente siete minutos, fue seguido atentamente por los investigadores, quienes notaron que la aplicación no solo era intencionada sino realizada con sorprendente precisión.

La celeridad con la que la herida de Rakus se sanó testimonia la efectividad de su tratamiento autogestionado. En tan solo cinco días, la lesión había cerrado significativamente, y un mes después, había cicatrizado completamente, sin indicios de infección o complicaciones secundarias. Este resultado no solo demuestra las propiedades terapéuticas de la akar kuning sino también la capacidad de Rakus para auto-medicarse de manera efectiva.

Este comportamiento abre interrogantes cautivadoras sobre cómo los orangutanes, y posiblemente otros animales, adquieren y transmiten conocimientos sobre el uso medicinal de las plantas. Aunque es conocido que algunos primates utilizan vegetales para mitigar malestares digestivos, la aplicación directa sobre heridas abiertas insinúa un nivel de conocimiento medicinal considerablemente más sofisticado.

Los científicos aún están tratando de determinar si este comportamiento es adquirido mediante la observación de otros orangutanes o si es parte de un conocimiento instintivo más arraigado. Además, la singularidad del evento registrado enfatiza la necesidad de mantener una vigilancia continua para comprender mejor estas prácticas y su prevalencia.

La implicación conservacionista de estos descubrimientos es profunda. Subraya la urgencia de proteger los hábitats naturales de los orangutanes, que están constantemente bajo amenaza por la deforestación y la explotación agrícola. Cada pérdida de bosque no solo representa una amenaza para la supervivencia de estos primates, sino también para el acervo de conocimiento ecológico y medicinal que poseen.

Este hallazgo nos recuerda que aún tenemos mucho que aprender del mundo natural y que los animales, en muchos aspectos, podrían no ser tan diferentes de nosotros en su búsqueda de salud y bienestar. A medida que profundizamos nuestra comprensión de la inteligencia animal y sus diversas manifestaciones, sucesos como el tratamiento medicinal autónomo de Rakus nos ofrecen un recordatorio humilde de la complejidad de la vida en nuestro planeta y de la necesidad de abordar la conservación con una mente abierta y respetuosa. 

Descubrimiento revolucionario: un orangután utiliza una planta medicinal para curarse
Comentarios