12.11.2019 |
El tiempo
martes. 12.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Quinn Simmons da un recital y logra el oro en la categoría júnior en el Mundial

Quinn Simmons emocionado en el podio. / EFE
Quinn Simmons emocionado en el podio. / EFE
Quinn Simmons da un recital y logra el oro en la categoría júnior en el Mundial

El estadounidense Quinn Simmons dio un recital en la prueba en línea júnior masculina de los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Ruta que se disputan en Yorkshire (Reino Unido), y ganó en solitario sobre un recorrido de 148 km con un tiempo de 3 horas, 38 minutos y 3 segundos, y se colgó la medalla de oro. Simmons recordó al corredor al que sucede en el palmarés, el gran belga Remco Evenepoel, ganador el año pasado en la crono y en línea, con su tremendo dominio y arrasando en solitario ya desde muy lejos de la meta.

El norteamericano, cuarto el lunes en la crono, lideró el movimiento táctico que determinó la carrera a 60 km de meta, cuando se quedó por delante un corte de cuatro corredores al que se sumó rápido el español Carlos Rodríguez Cano; y después se marchó solo cuando el pelotón acortaba distancias, aún a 33 kms. de meta. Acompañaron al vencedor en el podio el italiano Alessio Martinelli, que llegó a 56 segundos tras saltar del grupo perseguidor a por la medalla de plata a 19 km de meta. En la pelea por el bronce, el también estadounidense Magnus Sheffield se impuso en un ajustado esprint de cuatro unidades al holandés Enzo Leijnse, el italiano Gianmarco Garofoli y el noruego Vegard Stock. Todos a 1.33 de Simmons. No hizo mala carrera la selección española, pero al granadino Carlos Rodríguez Cano le faltaron fuerzas en el momento decisivo tras entrar en el corte bueno que provocó Simmons.

Y al madrileño Juan Ayuso, muy activo en toda la prueba, le arruinó una caída a 9 km de la llegada sus posibilidades de acabar en una destacada posición, aunque quizás ya no de medalla. Ayuso acabó vigésimo tercero, a 4.55 del vencedor, y Rodríguez Cano un puesto por detrás, vigésimo cuarto, a 7.02.

La carrera estuvo marcada desde el principio por el piso mojado y las numerosas caídas que se fueron produciendo entre los continuos ataques y escapadas propios de una categoría más marcada por la intensidad y cierto caos que por el orden de los profesionales. Los corredores parecían tener claro que los más duro estaba en los primeros 100 km, justo antes de entrar en el circuito final al que había que dar tres vueltas, y no paraban los intentos de romper la unidad del pelotón. En esa dinámica, los estadounidenses se dieron cuenta de que el gran grupo sufría con el ritmo y a 60 km de meta montaron un corte con Simmons y Sheffield. Aguantaron ese primer envite el británico Lewis Askey y el checo Pavel Bittner y se les unió en unos metros, no sin poco esfuerzo, Rodríguez Cano.

El quinteto llegó a contar con casi medio minuto de ventaja, pero el pelotón no les dejaba mucho margen y Simmons, cuarto el lunes en CRI y el más fuerte, apretó en una subida y se fue solo por delante hacia un oro incontestable para el resto, entre los que Martinelli y Sheffield fueron plata y bronce.

Comentarios