13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

FRAN VENTOSO / EXCICLISTA PROFESIONAL

«Ni en el mejor de mis sueños pensé estar tantos años en la élite del ciclismo mundial»

Fran Ventoso cerró su etapa como ciclista profesional en las filas del CCC Team.
Fran Ventoso cerró su etapa como ciclista profesional en las filas del CCC Team.
«Ni en el mejor de mis sueños pensé estar tantos años en la élite del ciclismo mundial»

Sus piernas le delatan. Este año no va a regresar de tierras australianas bronceado como las últimas temporadas, no tocaba soportar 45 grados a la sombra compitiendo en el Tour Dow Under, y así evitar el frío de la sierra madrileña o el de su Reinosa natal. Así como desde hace seis temporadas tenía asumido su nuevo rol en los diferentes equipos por donde discurrió su vida deportiva, lo mismo ha sucedido a la hora de decir adiós a 17 temporadas como profesional, más tres de amateur.

Cantabria se queda de esta manera sin su referente en la máxima categoría del ciclismo, lejos de los tiempos donde llegamos a contar con más de una docena de ciclistas profesionales. Un bache demasiado profundo, más bien socavón, que vivimos con mucha preocupación por el momento.

Sus equipos han sido: Saunier Duval (2004-2007), Andalucía (2008), Carmiooro (2009-2010), Movistar Team (2011-2016), BMC Racing Team (2017-2018) y CCC Team (2019-2020). Una trayectoria en la que ha disputado 17 grandes vueltas, 12 ediciones de la Milán-San Remo, 11 del Tour de Flandes, 10 de la París-Roubaix… En su palmarés de 31 victorias, destacan dos etapas del Giro de Italia, una de la Vuelta a España o un Campeonato de España y fue olímpico en los Juegos de Londres 2012. Su último triunfo se remonta a 2012; desde entonces supo reconvertirse en un corredor de equipo apreciado por sus líderes.

Hoy charlamos con Francisco José Ventoso Alberdi (Reinosa, 6 de mayo de 1982 ) que atiende a ALERTA amablemente desde Madrid, en un día ventoso y frío, propio del invierno actual.

PREGUNTA: 31 años han pasado ya desde que aquel chavalín diera sus primeros pasos en el Club Ciclista Campurriano.

R: Ya, y parece que fue ayer cuando empecé. Cómo pasa el tiempo de rápido, pero bueno, ha sido, sin duda, mucho lo que he vivido en todo este tiempo.

P: ¿Cómo te encuentras en pleno periodo de asimilación de tu retirada?

R: Muy bien. La verdad es que hace meses lo tenía decidido. Algún día tenía que llegar y ha llegado. Estoy bien, muy tranquilo, haciendo cosas que antes nunca pude. No he parado en todo este tiempo, hasta me ha pillado en plena mudanza, por lo que te puedes imaginar que estoy ocupadísimo, y sin tiempo para pensar. Más adelante, ya veremos.

P: Un sueño cumplido evidentemente estar en la élite del ciclismo 17 años consecutivos.

R: Ya lo creo que sí. Estoy muy orgulloso de mi trayectoria profesional. Tras mis tres años en aficionados, cuando en el año 2004 comienzo mi etapa profesional ni en el mejor de mis sueños pensaba estar tantos años consecutivamente en la primera división del ciclismo mundial, y en los mejores equipos. Ha sido una etapa maravillosa de mi vida y ahora comienza otra, que espero sea igual de maravillosa y que comienzo con toda la ilusión del mundo.

P: Lo que son las cosas, 31 años encima de la ‘burra’ y 31 victorias como profesional.

R: Pues sí, que casualidad. La verdad es que he obtenido triunfos muy importantes y valiosos, que me han hecho sentirme muy valorado en el ciclismo profesional, y muy respetado dentro del pelotón mundial. Te repito, que estoy muy orgulloso de mi trayectoria.

P: Te despides con un «hasta pronto» ¿quiere ello decir que piensas seguir ligado al ciclismo?

R: Nada de eso. Ahora mismo tengo unos cuantos proyectos, pero ninguno relacionado con el ciclismo. Me refería a toda esa gente tan importante de este deporte como son los mecánicos y masajistas. Además me refiero a que dejo muchas amistades, muchos amigos y muchos compañeros a los que voy a echar de menos. Siempre me he sentido muy querido en todos los equipos en donde he corrido.

P: Seguro que el correr pocas carreras en 2020 te ha perjudicado mucho.

R: Claro que sí. Cuando tienes una determinada edad necesitas muchas carreras para coger la forma, tienes que entrenar más lógicamente, eso significa mucho más esfuerzo y dedicación. En pleno confinamiento sabía que iba a tener un problema añadido.

P: Comunicas al equipo que no estás como para correr la Vuelta y aún así tomas la salida.

R: Eso es, pero me contestan que no tienen corredores suficientes y me veo obligado a tomar la salida, aún sabiendo que va a ser muy difícil terminarla. Me avisaron dos días antes de ponerme en viaje hacia la salida. Sabía que no estaba en forma, sufrí lo indecible hasta que no pude más, porque estaba vacío. Además estaba con ganas de que esto acabase pronto, cada día pensaba que podía ser el último.

P: En ese momento, dices adiós definitivamente.

R: Sí, muy claramente además, había llegado el final, lo tenía muy asumido, por eso no sufrí en absoluto. Estaba preparado para ese momento desde hacía 10 meses por lo menos. No tenía ya el nivel que se requiere para afrontar una ‘grande’ como la Vuelta, además de lo dura que era eran en unos meses extraños para mí. En esas fechas cuesta mucho más esfuerzo y sacrificio.

P: Ya no tienes que ocuparte de la predicción meteorológica.

R: (Ríe) Eso es. Siempre tenía que estar mirando como iba a hacer al día siguiente, con vistas al entrenamiento, las horas en que podía llover o nevar en algún caso. Ahora no hago caso de nada.

P: Ocho Giro de Italia, siete Vuelta a España y tres Tour de Francia, sin duda la carrera transalpina te fascina ¿no?

R: Ya lo creo que sí. Además, en el Giro gané dos etapas y sin duda la primera que conseguí en el año 2011 en Fiuggi Terme ganando al sprint a ciclistas de la talla de Alesandro Petacchi y Danilo di Luca, no la voy a olvidar jamás. Por nivel de ciclistas participantes, sin duda, la mejor victoria. Un año más tarde volví a ganar otra etapa.

P: Sin embargo, la victoria que siempre has valorado más, ha sido en Catar.

R: Por supuesto que sí, porque era la primera victoria en profesionales y en mi primer año en el Saunier Duval. No la olvido claro porque era mi segunda carrera nada más y nada menos. Luego tengo alguna más como el Campeonato de España que consigo en Salamanca y la etapa de la Vuelta a España en Almendralejo. Todos los triunfos conseguidos han sido momentos muy importantes, sin duda, porque cuesta mucho ganar.

P: Hemos hablado de momentos muy buenos, sin embargo, en tu último año en Movistar lo pasaste muy mal.

R: Bueno, en su momento sí que es cierto que me fastidió muchísimo porque no corrí ninguna de las tres ‘grandes’. Me dijeron que iba a correr el Giro y no me llevaron; más tarde que iba al Tour y tampoco. Y cuando siempre pensaba que correría la Vuelta tuve que enterarme por las redes sociales que no iba. Te puedes imaginar que supuso una gran decepción.

P: Evidentemente saliste de Movistar disgustado.

R: Disgustado no, pero desencantado sí por muchas cosas. Pienso que tenía que haber tenido mejores oportunidades que las que tuve, a pesar de ello pasé unas cuantas temporadas muy buenas.

P: Hablas en tu despedida de lo duro que es estar dependiendo del teléfono, porque nadie te llama, esos días, semanas, y a veces meses, se pasa muy mal. Pongo por ejemplo el año 2016.

R: Te lo puedes imaginar. Pensaba que era mi final, pero afortunadamente llegó el BMC, más tarde CCC, y he podido finalizar en unas estructuras que no tienen nada que ver con Movistar.

P: Y nada más y nada menos que fichas por la estructura americana porque te reclama una figura como Greg Van Avermaet.

R: Es algo de lo que me siento muy orgulloso, Greg es un grandísimo ciclista y que solicite que estés a su lado ha sido para mi una fuente de energía y de ilusión enorme. Cuando llegué al CCC rápidamente entendí lo que necesitaban de mí y, desde entonces, siempre he estado listo para ayudar en cualquier situación. He tratado de dar lo mejor en cada circunstancia, tanto dentro y fuera de las carreras, y me he sentido bien haciendo este tipo de trabajo.

P: Unos años antes había cambiado tu rol en el ciclismo y has disfrutado de los éxitos de compañeros como si fuesen tuyos.

R: Muy cierto. Dejas a un lado tus ambiciones personales para dedicarte a un líder durante toda la carrera. En el 2014 estuve de lugarteniente de Nairo Quintana en el Giro que ganó y me sentí partícipe de su triunfo. Ser gregario es estar pendiente de tu líder hasta en las neutralizadas, protegerle del viento, llevarle bien colocado antes del puerto, y mil cosas más que puede ser que los aficionados no valoren lo suficiente. Lo que sí puedo afirmar es que he sentido los triunfos del equipo como míos en aquellos casos en los que se consiguió con la ayuda de mi trabajo. En ese aspecto he disfrutado mucho con mi nueva misión.

P: Lo que ha cambiado el ciclismo desde hace unos años para  acá. Ahora los corredores llegan a las primeras carreras de enero, con unos cuantos miles de kilómetros en las piernas. ¿Hace diez años eso no sucedía?

R: El ciclismo ha evolucionado muchísimo efectivamente en todo. Como bien dices, para la primera carrera del año, que siempre era el Tour Dow Under, o Mallorca, cualquier ciclista tiene acumulados 5.000 kilómetros en sus piernas. Antes íbamos allí a preparar la temporada, a entrenar sin más objetivos. Yo he comenzado a entrenar muchas veces a primeros de año, hoy en día cualquier ciclista cuando finaliza la temporada, se toma quince días de vacaciones, y en noviembre ya está entrenando, por tanto, cuando llega fin de año tienen una preparación enorme. Además, los equipos planifican casi todos una concentración de diez días y allí tienes que llegar con un nivel alto.

P: Más cambios, cuando Fran Ventoso esprintaba en una carrera para intentar ganar tenía un sólo lanzador, ahora vemos equipos enteros a disposición del velocista.

R: Sí. Ahora vemos como el sprinter tiene a su vera a cuatro o cinco corredores hasta el final, a veces todo el equipo, como podéis ver por la tele. Nada que ver, por supuesto, y además cada día es más peligroso meterte en un sprint, sobre todo el año pasado, que hubo pocas carreras y tenía muchísima más importancia ganar una prueba determinada.

P: Hemos hablado de las 18 ‘grandes’ que has corrido, pero en cuanto a ‘monumentos’ del ciclismo, tampoco te has quedado atrás.

R: Uff! muchos, sí. No llevo la cuenta, pero muchísimos. Como dices son auténticos ‘monumentos’ del ciclismo y correr esas pruebas es una satisfacción enorme para un ciclista, un orgullo poder estar allí y poder vivir ese ambiente tan bonito.

P: Muchos corredores me han dicho: no eres ciclista si no corres el Tour de Flandes. ¿Cuál es tu opinión?

R: Para mí no es así exactamente, porque correr la Milán-San Remo y la París-Roubaix es fantástico, aunque no dejo de reconocer que el Tour de Flandes puede ser la carrera más especial y con más sabor ciclista de todas.

P: Lo que sí es evidente es que el ciclismo hoy en día es muchísimo más limpio que cuando Fran Ventoso comenzó en profesionales allá por el año 2004.

R: Por supuesto que sí. No tiene nada que ver. Desde el 2007 con la implantación del pasaporte biológico se han ido dando pasos de gigante para el control del doping, y hoy en día podemos ver un ciclismo mucho más limpio y controlado. Sin duda que el doping en su día perjudicó mucho a este deporte, afortunadamente las casas comerciales vuelven a apostar por un deporte creíble.

P: Y la última. Tienes a tu disposición las páginas de ALERTA a tu disposición para despedirte de los aficionados al ciclismo.

R: Les diría muchas cosas, pero lo más importante es que estaré eternamente agradecido del apoyo que me mostraron en los momentos malos, que los hubo; y les doy millones de gracias por seguirme durante tantos años. Estoy especialmente agradecido a los aficionados de mi tierra. Nos veremos a partir de ahora por las carreteras pero... como cicloturista.

«Ni en el mejor de mis sueños pensé estar tantos años en la élite del ciclismo mundial»
Comentarios