18.01.2021 |
El tiempo
lunes. 18.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

TOUR DE FRANCIA

Lutsenko conquista Mont Aigoual

Aleksander Lutsenko (Astana) en el podio. / efe
Aleksander Lutsenko (Astana) en el podio. / efe
Lutsenko conquista Mont Aigoual

Aleksander Lutsenko (Astana), campeón de Kazajistán, conquistó en solitario la inédita cima del Monte Aigoual, meta de la sexta etapa del Tour de Francia, en la que fue segundo el español Jesús Herrada (Cofidis) y el británico Adam Yates (Mitchelton) retuvo el maillot amarillo. Lutsenko impidió el sueño de Herrada, impotente ante un ritmo implacable del ciclista del Astana, quien se presentó en meta con tiempo para ajustarse el maillot y celebrar a su antojo su primera victoria en el Tour. El vencedor cruzó la meta con un tiempo de 4h.32.34, en jornada rápida que se cerró a 42 por hora. Por detrás, exhausto, entró Herrada a 55 segundos, «apenado por haber visto opciones de ganar».

El belga Van Avermaet y el americano Powlees (EF) a 2.15 minutos y los favoritos con Alaphilippe 1 segundo por delante a 2.52. Otra jornada sin pelea entre los favoritos, tal vez empeñados en reservar fuerzas para las última semana. Día sin apuros para Adam Yates, que lució por primera vez el maillot amarillo. En la general le siguen los eslovenos Roglic y Pogacar a 3 y 7 segundos respectivamente y el resto de favoritos, con Bernal, Mikel Landa, Dumolin y Quintana a 13.

Esta vez sí hubo fuga, y además triunfó. Fue propiciada de inicio por Jesús Herrada (Cofidis), quien se incrustó en un potente grupo de 8 que asumió la aventura por las carreteras del Macizo Central. Mucha calidad en la avanzadilla: Nicolas Roche (Sunweb), Neilson Powless, el nativo americano de la tribu Oneida que cumplía 24 años, Boasson Hagen (NTT), Daniel Oss, Cavagna (Deceuninck), Alexey Lutsenko (Astana) y el belga campeón olímpico Greg Van Avermaet (CCC), el mejor clasificado a 3.17, líder virtual en buena parte de la etapa.

Juntos y con buena armonía pasaron la primera de las 4 dificultades concentradas en los últimos 35 kilómetros, el Cap de Coste (3ª), donde el Jumbo Visma tiró del pelotón para reducir diferencias. En el descenso caída de Enric Mas, sin consecuencias. Avermaet ya no era líder virtual en la cima del Col de Mouzéres (3a), víctima del impulso de Ineos tirando a bloque en la subida. Bernal movió a sus tropas, que coronaron a 2.37 de la fuga.

El punto caliente del recorrido era el Col de la Lusette, un primera inédito de 11,7 kms de carretera estrecha, bacheada, con tramos de grava y porcentaje medio del 7,6 por ciento y tramos del 10. En las primeras rampas atacó primero Powlees para eliminar algunas unidades, pero la respuesta de Lutsenko fue contundente. Despegó en solitario y poco a poco fue abriendo una diferencia inalcanzable. Coronó el puerto con Herrada a medio minuto sobre un resucitado Herrada y 3 sobre un pelotón que dirigía el Ineos con Castroviejo de locomotora.

Lutsenko, buen contrarrelojista, desafió los últimos 10 kilómetros que iban a desembocar en la meta inédita del Mont Aigoual (1.560 metros), no puntuable, poco exigente y de enorme belleza, ya que desde su cima que alberga la última estación meteorológica de montaña de Francia en funcionamiento, se divida una cuarta parte del país: el Mediterráneo, los Alpes, los Pirineos... A ese singular paraje llegó Lutsenko con honores, lanzando besos, gestos de ponerse el chupete y la alegría de alcanzar a sus 27 años la victoria más importante de su carrera, y la primera de la temporada. En la Vuelta se dio a conocer en 2017 ganando en Alcossebre.

El gozo en un pozo para Herrada: «Ha sido una pena porque lo vi cerca y lejos,,,las victorias en el Tour son caras, lo di todo al final pero me faltó fuerza», admitió el ciclista conquense.

En el grupo de favoritos aún se preocupó el Mitchelton de Yates en echar una mano en la última subida, con Mikel Nieve. Nadie se animó a alterar el orden. Solo Alaphilippe en los últimos metros arranco por el botín de 1 segundos. Bandera blanca entre los hombres de la general. Hoy viernes nueva oportunidad para los esprinters con la séptima etapa que se disputará entre Millau y Lavaur, de 188 kilómetros.

ALEJANDRO VALVERDE. El jefe de filas del Movistar Team Alejandro Valverde justificó la falta de ataques en la presente edición del Tour y afirmó que «la vida es rara» debido a la pandemia de la COVID-19, tras la sexta etapa de la ronda francesa que se adjudicó el kazajo Alexey Lutsenko (Astana) en la cumbre del Mont Aigoual.

«Una etapa rápida, nerviosa y con un ritmo al final muy, muy fuerte. Seguimos estando cerca en la general, vamos día a día. ¿Que por qué un Tour tan raro, sin ataques? ... Bueno, la vida es rara. Míranos aquí, todos con mascarilla, eso ya es raro. Lo más importante es que estamos aquí», dijo en declaraciones al servicio de prensa del Movistar Team. A juicio del corredor murciano queda «mucho Tour», y las opciones de poder subir al podio de París siguen intactas. «Los últimos días son muy, muy exigentes y los equipos van pensando que, cuanto menos se gaste en estos primeros días, mucho mejor», argumentó el ex campeón del mundo en ruta.

ADAM YATES. El británico Adam Yates, líder del Tour de Francia, justificó que la sexta etapa se saldara sin ataques entre los favoritos porque había que guardar fuerzas para lo que resta. «Había un grupo delante, buenos ciclistas, pero ninguno peligroso para la general. Hemos controlado la carrera, pero como no había opciones de ganar la etapa, no hemos atacado», dijo el corredor del Mitchelton.

«En el final había una subida muy dura, difícil intentar una gran ofensiva y la última montaña no era suficientemente dura. Atacar hubiera sido un gran esfuerzo para poco resultado, he preferido ahorrar fuerzas para los próximos días», agregó.

Yates confesó que correr con el maillot amarillo, que se enfundó la víspera tras una sanción impuesta al francés Julian Alaphilippe, «es una experiencia hermosa», pero consideró que «la palabra sueño es demasiado fuerte». «Voy a intentar mantenerlo algunos días más, aunque mi objetivo en este Tour no es la general, es ganar etapas», reiteró.

El ciclista indicó que intentará sumar alguna victoria el próximo fin de semana en las etapas pirenaicas, donde ya se impuso su hermano gemelo Simon. «¿Por qué no?. Cuando llegue la alta montaña trataré de hacer algo. Por eso preferí hoy ahorrar energías. Pero cuando llegue la alta montaña lo voy a intentar», indicó.

Lutsenko conquista Mont Aigoual
Comentarios