14.04.2021 |
El tiempo
miércoles. 14.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ REVUELTA ‘GALLU’

«En Cantabria es preocupante la sequía actual de corredores profesionales»

El cántabro inicia su tercera temporada en el Gios-Kiwi Atlántico con la ilusión de que la pandemia de la Covid-19 le permita disputar más carreras que el año pasado. Tras muchas visicitudes ya no se obsesiona con el salto al Wold Tour, porque «ahora mismo soy feliz, vivo del ciclismo por lo que soy un afortunado y sigo teniendo ilusión»

JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ REVUELTA ‘GALLU’ / Ciclista
JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ REVUELTA ‘GALLU’ / Ciclista
«En Cantabria es preocupante la sequía actual de corredores profesionales»

«No todos los que pasan a profesionales son merecedores de ello». Ésta era la rotunda opinión de un director deportivo en estas páginas hace un par de semanas, de un hombre con muchos callos en las manos, un millón de kilómetros a sus espaldas y de vuelta de todo en el mundo del ciclismo.

No pudo comenzar mejor la temporada pasada, se había machacado hasta los huesos se había conjurado para dar el salto y no quería desperdiciar más momentos. Se estrenaba en la Challenge de Mallorca y en la etapa reina estuvo a la altura de ciclistas como Alejandro Valverde, Rafat Majka y Emanuel Buchmann. Ciclistas consagrados de la máxima categoría del ciclismo mundial con los que estuvo hasta el final y regresó de las Islas Baleares contento con sus sensaciones.

Estaban dando sus frutos los duros entrenamientos, su docena de escaladas semanales al Collado de Carmona y sus cuidados especiales con la alimentación y el descanso. Todo iba sobre ruedas y nunca mejor explicado, pero... de nuevo la suerte que siempre tuvo por aliada le jugó una mala pasada. La Covid-19 se hizo presente en nuestras vidas y se derrumbaron como un castillo de naipes sus ilusiones. Tan solo pudo correr cuatro carreras en la temporada, se fueron suspendiendo una tras otra todas las pruebas donde su equipo iba a participar.

Sin embargo, ‘Gallu’ no se rinde aún, cómo iba a hacerlo un ciclista que tuvo los arrestos suficientes para hacer la maleta rumbo a países exóticos a la búsqueda de la gloria. Hacia un ciclismo desconocido, de menor entidad, pero en clara progresión año tras año, en un deporte cada día más globalizado.

Hoy ALERTA conversa con José Manuel Gutiérrez Revuelta (Santander, 4 de mayo de 1988) tras uno de los entrenamientos de cinco horas sorteando varios puertos de nuestra región. Tocaban 140 kilómetros en compañía de la niebla, del frío y de la lluvia, los peores enemigos del corredor. Duro que es este deporte, sin duda, solo reservado para superdotados físicamente.

PREGUNTA: Todo parecía indicar que de nuevo se suspendían todas las carreras y al menos has podido debutar en Valencia, ¿qué sensaciones has tenido?

RESPUESTA: Buenas, sin duda. Pasé muy bien el col de Rates, me veía fuerte adelante, y la pena es que me pilló un abanico a poco de meta y tuve que llegar en el segundo grupo. Tampoco me preocupaba para nada porque se iba a llegar al sprint y no es mi especialidad. Pero estoy muy contento porque siempre tienes cierto temor a la primera carrera. Tuve buenas vibraciones.

P: Una pena la Covid-19 la temporada pasada. Empezaste en la Challenge de Mallorca dando un recital de ciclismo en compañía de grandes ciclistas como Valverde, Majka y Buchmann. Era la etapa reina además, y sorprendiste muy agradablemente a los aficionados.

R: Estaba fino y aquella jornada resultó ser memorable por como corrí. Me había exprimido a tope en mis entrenamientos y estaba decidido a darme a conocer a los equipos de élite, pero la mala suerte que me persigue hace años una vez más dio al traste con mis ilusiones. Tan sólo pude correr tres carreras más, Getxo, Ordizia y el Campeonato de España.

P: Tus comienzos siempre estuvieron ligados al Club Ciclista Besaya, donde permaneces desde alevines hasta juveniles ¿unos cuantos años?

R: Cierto. Fueron muchos años en una estructura que siempre consideré como una familia, gané muchas carreras y me trataron fenomenal. En la etapa de infantiles, cadetes y juniors obtuve un total de 30 puestos ‘Top 10’.

P: Trasmiera-Fuji, tu primer equipo amateur.

R: Eso es. Estuve dos años y en mi último año sub-23 conseguí cinco triunfos y muchos buenos puestos entre los diez primeros. Empezaba a sentirme muy fuerte y capaz de ganar cualquier carrera.

P: Siguiente capítulo, tu paso por Camargo-Ferroatlántica.

R: Fueron dos años bonitos donde también logré buenos triunfos como en Lugo y Cos,  además de quedar quinto en la Copa de España que no estaba nada mal con el nivel que había.

P: Pero no quedas muy satisfecho de tu paso por Telco,m.

R: La verdad es que no, pero sin embargo tengo un gran recuerdo por quedar segundo en la carrera más prestigiosa de España, el Memorial Valenciaga. Es aquella que todo ciclista quiere ganar, porque tienes un puesto en el profesionalismo seguro, incluso siendo segundo o tercero. En mi caso por supuesto que no fue así, tuve grandes esperanzas por aquellos días, pero de nuevo  me cerraron las puertas una vez más.

P: Regresas a Cantabria, corres dos carreras con Gomur y llega el momento de correr en profesionales con el Tusnad, equipo rumano. ¿Empezabas a ver un poco de luz?

R: Exacto. Tenía que salir de casa visto que aquí no me daban oportunidades. Marché a Rumanía para conocer otro ciclismo y la verdad es que no pude comenzar mejor. En mi primera carrera que era el Tour de Hungría gané la montaña, todo iba sobre ruedas, pero en mayo corriendo en Polonia sufrí una rotura de escafoides y tuve que correr el resto de la temporada con esa fractura que me privó de estar con los mejores, porque los dolores eran enormes al frenar y hacer esfuerzos. Te puedes imaginar lo que puede ser correr con un hueso roto todo el calendario del Este de Europa.

P: Ni corto ni perezoso pones rumbo nada más y nada menos que a Kuwait.

R: Había tomado la decisión de correr como profesional donde fuese, porque confiaba en mi, y además esperaba que algún día finalizase mi mala suerte. Era mi primera experiencia en Asia, hice cosas bonitas como un quinto puesto en la general de la Vuelta a Catar y un segundo en la montaña en Dubai. Ha sido una experiencia muy bonita sin duda correr en esos países y conocer unos lugares grandiosos, que de no ser por el ciclismo posiblemente no hubiera conocido jamás.

P: Ya estamos en España e inicias tu tercera temporada en el Gios-Kiwi Atlántico.

R: Efectivamente y espero que se pueda correr más que 2020. Vamos a correr el calendario español, francés y portugués, y como el patrocinador principal es asiático, correremos unas cuantas carreras en Asia. Además el equipo se va consolidando, ya piensan en la próxima temporada para dar el salto de categoría y eso nos permitirá correr mejores carreras. Espero y deseo que se cumplan todos esos proyectos que tiene el equipo y si cuentan conmigo, como espero, mejor que mejor.

P: Con la llegada de Cañellas que ya sabe lo que es ganar en el campo profesional, más Belandria, Bueno, Figueroa, Sor y Bruzual, el equipo se refuerza, ¿no?

R: Indudablemente. Cañellas viene de correr dos temporadas en el Caja Rural-Seguros RGA y tiene mucha experiencia corriendo carreras importantes y el resto son también buenos corredores, por lo que la campaña la esperamos con ilusión.

P: Albacete te trae muy buenos recuerdos, evidentemente.

R: Uff, ya lo creo. Allí gané el Campeonato de España junior contra el crono, hacía un calor sofocante y me salió una carrera extraordinaria con rivales muy buenos, por cierto, algunos de los cuales hoy en día son profesionales.

P: Obviamente tu aspiración es poder escalar un peldaño más y ascender a la categoría Pro Continental, porque al World Tour es muy complicado llegar ¿no?

R: Ya no me obsesiono con ello. En mi época de sub-23 sí que lo estuve porque merecía dar el salto en España a un equipo profesional por resultados. Ahora mismo me siento afortunado por poder dedicarme a lo que me gusta y además vivir de ello. Si llega bien, no me voy a frustrar por no conseguirlo ni mucho menos.

P: Alejandro González, director del Gomur en estas mismas páginas manifestó que no todos los mejores aficionados españoles pasan al profesionalismo ¿qué opinas?

R: Que tiene toda la razón del mundo. Hace falta tener además de buenos resultados alguien que dé la cara por ti, que te apadrine por decirlo así. Hay muchos profesionales hoy en día con la mitad de méritos que otros que ni siquiera llegaron a conocer la categoría y acabaron hartos de las injusticias.

P: Hablamos del ciclismo cántabro. Se ha ido Fran Ventoso, único corredor que teníamos en la máxima categoría, y el futuro que nos espera no es para tirar cohetes.

R: Muy cierto. Estamos pasando un mal momento, ahora mismo sólo quedamos seis ciclistas profesionales cuando hemos llegado a tener hasta catorce. Nunca hemos estado tan bajos en nuestra tierra y sí que es preocupante la sequía que padecemos. Es fundamental que haya carreras, no hay otra forma de intentar que salgan corredores. Tienes que buscarte un equipo que corra el calendario vasco como mínimo si quieres ser ciclista, de lo contrario olvídate de salir adelante.

P: ¿Ves ahora mismo algún corredor con visos de futuro a corto plazo?

R: Iván Cobo viene fuerte y ha corrido ya una carrera con los profesionales donde además ganó la montaña en liza con grandes ciclistas. Si continúa en esa senda puede llegar arriba, pero el paso es muy difícil, se necesita tener suerte, y obviamente demostrar que estás capacitado. Luego tenemos a Álvaro García que esta temporada correrá con el Eolo Kometa, un salto de calidad importante en un equipo bajo la supervisión nada menos que Alberto Contador e Iván Basso.

P: Me dicen que llevas vida de ermitaño. Háblame de como es un día normal para ‘Gallu’.

R: (Ríe) La verdad es que no difiere mucho. Me levanto y desayuno con mi novia Laura, es mi comida preferida del día, y en dos horas arranco a entrenar. Cuando regreso almuerzo en Santibáñez con mi madre y descanso un par de horas como mínimo, paseo un poco por la tarde si hace buen tiempo y a casa. Y pronto a la cama, el ciclista tiene que recuperar fuerzas en el día. Como ves llevo vida de monje, pero no me cuesta ningún sacrificio.

P: A lo largo de esta entrevista hablo de la Collada de Carmona ¿es cierto que algunos días la escalas hasta en seis ocasiones?

R: Muy cierto. Me considero escalador y es el lugar idóneo para hacer series y arrancadas. Me gusta mucho Carmona. Lo tengo cerca de casa y como te puedes imaginar es mi sitio preferido para entrenar.

P: Una de las cosas por las que ha merecido la pena ser ciclista es conocer muchos países, otras culturas, idiomas y un montón de cosas más.

R: Seguro que sí. Con el equipo rumano corrí todas las carreras de la Europa del Este y luego con los equipos asiáticos he conocido a fondo toda la zona. Sus culturas me han impresionado mucho, y si a ello le añades los idiomas, ni te cuento. Gracias a los años que corrí con el Kuwait domino casi a la perfección el inglés y me defiendo con el italiano y el francés, pero no por la estancia, sino porque tienes compañeros de estas nacionalidades y aprendes de ellos poco a poco.

P: Hablando de idiomas, en una carrera en Dubai, el director deportivo te puso un apodo raro.

R: Calla, calla. Estaba corriendo una carrera con 40 grados a la sombra, y me entró una ‘pájara’ de campeonato por no comer. Pasaba el director y le pedía una banana en castellano, pero no me entendía. Por fin supo a que me refería haciéndole señas y a partir de ese día comenzó a llamarme el ‘Gallu banana’. Anécdotas como ésta me sucedían casi cada día.

P: Una tarde de Santiago ganas en solitario en Cos y Alejandro González te rebasó a mil por hora buscando la cabeza de carrera, sin saber que el escapado eras tú.

R: Muy gorda esa. Me había escapado como dices en solitario, había coronado Ozalba camino de meta, cuando veo que el coche que conducía Alejandro me rebasa y no me espera. Me sorprendí muchísimo la verdad. Siguió hasta que llegó a las motos que abren carrera, esperó y entonces se dio cuenta de la situación real de la carrera. Lo que había ocurrido es que no le funcionaba el pinganillo y no estaba enterado de nada. Por supuesto que se alegró mucho por el triunfo y lo celebramos bien.

P: ¿Te das un margen de tiempo para continuar el camino emprendido si no llega la oportunidad soñada de escalar un peldaño más en tu larga trayectoria?

R: Ni lo pienso por el momento. Ahora mismo soy feliz con lo que hago y vivo del ciclismo por lo que se puede decir que soy afortunado. Ni me lo he planteado, veremos a ver qué pasa, la ilusión la tengo por ahora. En el momento que la pierda diremos adiós.

P: La última. ¿Podrás correr más y mejores carreras que el año pasado?

R: Tengo grandes esperanzas y por ello sigo entrenando a tope para estar preparado. Estos días son alentadores porque escucho que está bajando el nivel de contagios en toda España y si a ello le añades la llegada de las vacunas, creo que podamos correr no con total normalidad, pero sí mucho más que la temporada pasada.

P: A ‘vuela pluma’. Santibáñez.

R: Mi pueblo

P: Club Ciclista Besaya.

R: Familia.

P: Club Ciclista Trasmiera.

R: Aprendizaje

P: Camargo-Ferroatlántica

R: Disfrute.

P: Telco,m.

R: Transición.

P: Gomur Cantabria Infinita.

R: Trampolín.

P: Alejandro González.

R: Motivador.

P: Kuwait.

R: Oportunidad.

P: Dubai.

R: Ostentación.

P: Gios-Kiwi Atlántico.

R: Considerado.

P: Ciclismo.

R: Mi vida.

«En Cantabria es preocupante la sequía actual de corredores profesionales»
Comentarios