25.09.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

El belga Remco Evenepoel gana su segunda Clásica San Sebastián

El ciclista belga Remco Evenepoel, celebra su victoria en la 41 edición de la Clásica de San Sebastián. EFE/Juan Herrero.
El ciclista belga Remco Evenepoel, celebra su victoria en la 41 edición de la Clásica de San Sebastián. EFE/Juan Herrero.
El belga Remco Evenepoel gana su segunda Clásica San Sebastián

El corredor belga del Quick-Step Remco Evenepoel se adjudicó este sábado la Clásica San Sebastián por segunda vez, la anterior en 2019, y lo hizo "a lo campeón", con un ataque en el penúltimo puerto, Erlaitz, a casi 50 kilómetros de meta para exhibir su rodar en solitario hasta llegar a la capital guipuzcoana.

Cayeron corredores importantes de la lista de convocados para esta prueba UCI World Tour, como Alaphilippe, Vingegaard, Mikel Landa o Van Aert, pero la presencia de primeras espadas como Tadej Pogacar, el mismo Evenepoel o el español Alejandro Valverde era más que suficiente reclamo para concentrar a miles de seguidores en las cunetas del recorrido.

La prueba donostiarra tiene un guión que se repite casi en cada edición y que comienza con una escapada más o menos consentida por el pelotón, que en este caso reunió a nueve corredores, la mayoría de escuadras humildes como Azurmendi (Euskaltel), Cabedo (Burgos BH), Barrenetxea (Caja Rural) o Jousseaume (TotalEnergies).

Este grupo hizo buena parte de los 225 kilómetros de la Clásica con ventajas que promediaron los 2 minutos, diferencias controlables para los equipos que venían a pelear por la victoria y que dejaron hacer hasta la llegada del primer coloso de montaña, un monte Jaizkibel menos determinante que antaño, por la distancia a meta, pero que siempre hace una primera criba

Los escapados quedaron en cuatro al inicio de este puerto de segunda categoría, fueron neutralizados a mitad de subida, con 70 kilómetros por delante, y ahí comenzó una nueva carrera que esta vez iba a ser la decisiva.

Tadej Pogacar pagó los esfuerzos del Tour casi al final del puerto y llegó rezagado a la cima, aunque el resto de favoritos aguantaron bien y se lanzaron a por la siguiente cota, la de Erlaitz, de primera categoría, que iba a ser la catapulta de Evenepoel.

El ciclista belga atacó en sus rampas y solo Simon Yates, que venía de ganar en Castilla-León, pudo seguirle, hasta que Evenepoel decidió que no quería ninguna vigilancia y, en un segundo hachazo, se deshizo del británico para acometer en solitario los últimos 44 kilómetros.

Evenepoel repetía la misma estrategia tres años después de su victoria anterior en esta prueba, como hizo este año en la Lieja-Bastoña-Lieja, y se quedaba sin adversarios, descolgaba a Yates y alejaba en casi un minuto arriba de Erlaitz a otro pequeño grupo que comandaba Carlos Rodríguez, la gran esperanza de futuro del ciclismo español.

El minuto largo que tenía para gestionar los últimos kilómetros fue suficiente para el excelente corredor del Quick-Step, que todavía aumentó al superar con suficiencia el último puerto del día, Murgil, para disfrutar su victoria en la última parte del recorrido, más favorable ante una multitud de aficionados. EFE

1010566

cr/is/jl

El belga Remco Evenepoel gana su segunda Clásica San Sebastián
Comentarios