20.10.2019 |
El tiempo
domingo. 20.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Arranca un Tour de Francia para escaladores y sin un favorito claro

  • Las bajas de Froome y Dumoulin abren la pugna por el ‘amarillo’ a Quintana, Geraint Thomas y a los jóvenes Bernal o Landa  
  • Habrá hasta cuatro finales por encima de los 2.000 metros
Los jugadores del equipo Movistar, durante el entrenamiento de ayer. / EFE
Los jugadores del equipo Movistar, durante el entrenamiento de ayer. / EFE
Arranca un Tour de Francia para escaladores y sin un favorito claro

Las bajas del británico Chris Froome y del holandés Tom Dumoulin han abierto más que nunca el pronóstico en el Tour de Francia, cuya 106 edición se lanza hoy en Bruselas, si bien el Ineos, antiguo Sky, presenta dos claros candidatos con el galés y defensor del título Geraint Thomas y la perla colombiana Egan Bernal.

06dep34mapa

En la ciudad sede de la Unión Europa, y con homenaje al gran Eddy Merckx por el 50 aniversario del primero de sus 5 rondas francesas, el Tour mira a un chico espigado de 22 años que puede hacer historia para Colombia si cumple las expectativas, como apuntan, entre otros, voces ilustres como las de Pedro Delgado y Alberto Contador.

El dorsal número 1 será para Thomas, el heredero de Froome, de 33 años, merecedor del respeto debido al actual campeón. Rodeado de un equipo muy potente, el británico plantea dudas por su reciente caída en Suiza, aunque asegura encontrarse en plenas condiciones.

Un Tour con poca crono y con mucha montaña que incluye 5 finales en alto, propicio para escaladores y clave para muchos otros candidatos. Unos, los más veteranos, porque ven opciones de saldar cuentas pendientes, otros porque deben confirmarse como realidades entre la elite del ciclismo.

Entre los primeros se alistan tres hombres del Movistar, que cumple su presencia 37 en el Tour. Otro colombiano, Nairo Quintana, dos veces segundo y una tercero, y dos españoles, Mikel Landa y el campeón del Mundo Alejandro Valverde, tienen en la cabeza terminar de dar el salto al número uno, acaparado por el Sky y el imperio de ciclistas británicos con 6 victorias en las últimas 7 ediciones.

Movistar apuesta por la bicefalia Quintana-Landa, pero con prioridad al boyacense por su historial, ganador además de Giro y Vuelta. De ayudante de lujo todo un Valverde, que buscará etapas y servirá a los intereses generales. La escuadra se completa con la promesa Marc Soler, Andrey Amador, Carlos Verona, Imanol Erviti y Nelson Oliveira.

El abanico de favoritos se abre al ilustre ‘Tiburón’ siciliano Vincenzo Nibali, de 34 años, uno de los 7 ganadores de las tres grandes, alistado tras el Giro por las bajas de Froome y Dumoulin.

Su ambición y su talante ofensivo darán que hablar en un Tour para escaladores.

Los franceses esperan altas prestaciones de Romain Bardet, con dos podios en su haber, y de Thibaut Pinot, corredor que cotiza al alza a medida que adquiere experiencia. Ambos deben merodear por los puestos del podio, a los que aspiran también el danés Jakob Fuglsang, ganador del Dauphiné, el británico Adam Yates, el colombiano Rigoberto Urán, el ruso Ilnur Zakarin, el australiano Richie Porte y el irlandés Dan Martin.

Para el ciclismo español será atractivo ver el debut del mallorquín Enric Mas, señalado por Contador como su sucesor y segundo en la Vuelta 2018. En las filas del Deceuninck no tendrá un equipo a su disposición, pero debe presentar credenciales en la universidad del Tour. Su objetivo es el ‘top ten’.

Entre los inscritos no faltan clasicómanos como el francés Alaphilippe, último rey de la montaña, y los belgas Van Avermaet, Wellens o Benoot, y esprinters de lujo como el triple campeón mundial eslovaco Peter Sagan, los italianos Viviani y Trentin y el noruego Kristoff. Se echará en falta a Cavendish, un hombre con 30 victorias, a 4 de igualar a Merckx, así como al colombiano Fernando Gaviria.

El recorrido consta de 21 etapas, un total de 3.482 kilómetros, con 7 etapas llanas, 5 onduladas, 7 de montaña, entre ellas 5 con llegada en alto, una contrarreloj individual de 27,2 kms. y otra por equipos de la misma distancia.

La montaña será protagonista, sobre todo en la última y decisiva semana en los Alpes, con la penúltima etapa en Val Thorens, puerto de categoría Especial a 2.365 metros de altitud y ascenso de 33 kilómetros. También habrá otra llegada en puerto Especial en los Pirineos con el mítico Tourmalet de protagonista. En total 7 puertos del Tour 2019 superan los 2.000 metros de altitud.

En Bruselas se lanza el Tour con una etapa llana para esprinters y la crono por equipos antes de pisar suelo francés, donde llegará la montaña de Los Vosgos en la sexta jornada, con final en La Planche des Belles Filles (1ª).

Por el Macizo Central habrá movimiento en la octava etapa con 7 cotas camino de Saint Etienne, antes del descanso en Albi. De ahí a los Pirineos. En la decimotercera espera en Pau la crono individual, que dará paso a dos finales en alto consecutivos, el del Tourmalet precedido por el Soulor (1ª), y el de Prat d’Albis (1ª).

Tras el segundo descanso en Nimes el día 22 el Tour entra en los Alpes para vivir tres etapas durísimas. El último jueves camino de Valloire toca ascender el Vars (1ª), el Izoard y el Galibier, ambos de categoría especial.

El viernes, a dos días de entrar en la capital francesa, turno para el Iseran (Especial) y final en Tignes (1ª). El sábado remate con enormes altitudes como el Cormet de Roselend (1ª), Longefoy (2ª) y el interminable Val Thorens. De la cima de la estación invernal más alta de Europa al paseo triunfal de París. 

Comentarios