15.09.2019 |
El tiempo
domingo. 15.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES HOMICIDIO

El Tribunal acuerda seguir con la causa por el crimen del anciano de 80 años que apareció muerto y maniatado en su garaje

El Tribunal acuerda seguir con la causa por el crimen del anciano de 80 años que apareció muerto y maniatado en su garaje

El juez instructor ha acordado seguir por el procedimiento de Tribunal del Jurado la causa por el crimen del anciano de 80 años que apareció muerto y maniatado en su garaje en la calle Beato de Liébana de Santander, ya que a los tres investigados les atribuye el delito de asesinato, además de robo y detención ilegal.

En un auto al que ha tenido acceso Efe, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Santander ha desestimado la petición de sobreseimiento que plantearon los tres investigados, dos hermanos del País Vasco y un santanderino.

La víctima, un hombre de 81 años, murió tras sufrir un asalto en el que fue maniatado y amordazado.

Los hechos ocurrieron en febrero de 2017 en un local de Santander al que acudía todas las mañanas esta persona para cuidar sus pájaros.

Tras varias gestiones, la Policía comprobó que el móvil de los hechos fue el robo y que el objetivo de los autores era el dinero y las joyas que la víctima guardaba en una caja fuerte.

Según explicó en su momento la Policía, los autores de los hechos se desplazaron hasta el domicilio del anciano que se encontraba en las inmediaciones del local en el que apareció su cadáver.

Allí estaba la pareja sentimental del fallecido, a la que también maniataron antes de hacerse con las joyas que se encontraban en el interior de la caja fuerte.

En septiembre de 2018, la Policía Nacional difundió una llamada anónima a la Cruz Roja de Madrid que había dado datos sobre el crimen y solicitó la colaboración ciudadana para identificar a su autor, lo que fue posible días después.

Según informó entonces la Policía a través de Twitter, la identificación se hizo gracias a las pistas aportadas por los ciudadanos sobre la voz de la llamada que los investigadores habían decidido difundir.

La llamada se hizo un día después del crimen desde una cabina situada en Vitoria a la Cruz Roja de Madrid.

El hombre que la hizo fue detenido en Getxo (Bizkaia) por la Ertzaintza, pero no por este caso, y los resultados de ADN confirmaron su presencia en la vivienda asaltada.

En el auto de transformación del procedimiento para la celebración de un juicio por un Jurado, el magistrado atribuye a los tres investigados los mismos delitos, de asesinato, robo con violencia y detención ilegal.

El juez subraya en este auto, contra el que cabe recurso, que las pruebas periciales concluyeron que la voz de la llamada realizada desde la cabina de Vitoria es de uno de los investigados.

Añade que ese mismo hombre fue identificado por su ex pareja, que además de reconocer la voz, también declaró que era suya una prenda de vestir con la que se veía a uno de los sospechosos en una grabación de una cámara de seguridad.

Y subraya que esa prenda fue hallada en un registro en un trastero que utilizó el acusado, donde también encontraron guantes negros y un gorro del mismo color.

El juez concluye con esos datos que el hombre hizo la llamada en la que se daban detalles de los hechos y que, además, estuvo en el lugar donde se desarrollaron el día en que sucedió todo.

El instructor también rechaza la petición de sobreseimiento del hermano de este acusado, que aducía que solo fue detenido por ese parentesco.

El juez lo niega y apunta que se ha probado que en el momento de los hechos también estaba en Santander y que acompañó a su hermano.

Al tercer investigado, un santanderino, se le considera coautor y se le atribuyen los mismos hechos.

El juez entiende que llevó a los otros dos investigados a hacer las vigilancias, después al lugar del crimen y por último a su propia casa. "Presuponer que no tenía ni idea de cuál era el plan de los otros dos coautores del hecho es poco menos que inimaginable", dice el magistrado.

Una de las partes personadas ha solicitado al Juzgado que se practiquen nuevas diligencias y queda que se practiquen antes de que termine la instrucción. 

Comentarios