25.04.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

JUICIO ASESINATO

Testimonios de los médicos clave en el juicio por la asesinato del joven cántabro apuñalado en León

En el marco del juicio contra Jorge C. por el asesinato de Mario Fuentes., joven originario de Colindres, Cantabria, durante un botellón en León, profesionales médicos testifican haber empleado todos los medios posibles para salvar su vida, frente a alegaciones de negligencia médica por parte de la defensa.
El joven estudiante de Derecho de la Universidad de León (ULe) se enfrenta a 22 años de cárcel como acusado de la muerte violenta, en mayo de 2021, de otro alumno de esa institución académica, natural de Colindres (Cantabria), unos hechos que serán juzgados desde este lunes en la Audiencia de León por el sistema del tribunal del jurado con la declaración a lo largo de cinco jornadas de más de una treintena de testigos y cinco pruebas periciales. EFE/J.Casares
El joven estudiante de Derecho de la Universidad de León (ULe) se enfrenta a 22 años de cárcel como acusado de la muerte violenta, en mayo de 2021, de otro alumno de esa institución académica, natural de Colindres (Cantabria). EFE/J.Casares
Testimonios de los médicos clave en el juicio por la asesinato del joven cántabro apuñalado en León

Los médicos que asistieron el joven de Colindres, Cantabria, Mario F., que falleció a los 18 años el 16 de mayo de 2021 tras ser apuñalado cuando participaba en un 'botellón' en el barrio leonés de La Palomera, han asegurado que se hizo todo lo posible por salvar su vida y que en todo momento se siguieron los protocolos establecidos.

Así lo han declarado este miércoles en el juicio que se sigue en la Audiencia de León contra el acusado de su muerte, Jorge C., de 24 años, quien el pasado lunes, en la primera sesión de la vista, sostuvo que fue previamente agredido por la víctima y que perdió la cabeza, lo que llevó a sacar una navaja que llevaba "por casualidad" y utilizarla "únicamente con ánimo de defensa".

El acusado, que cursaba el grado de Derecho en la Universidad de León cuando sucedieron los hechos, se enfrenta a una pena 22 años de cárcel por la muerte violenta de Mario F., también estudiante de la Universidad de León, natural de la localidad cántabra de Colindres, unos hechos que la Fiscalía considera que constituyen un delito de asesinato.

El testimonio de los facultativos puede resultar clave en la resolución del caso ya que la defensa del acusado afirma que hubo negligencia médica en la atención prestada a la víctima, lo que pudo ocasionar su muerte.

Frente a la estrategia de la defensa, la médico del servicio de Urgencias del Hospital de León que atendió a la víctima ha afirmado que se le estaba esperando en la puerta del centro sanitario porque habían sido alertados de la gravedad del caso.

Ha explicado que tras su ingreso se le realizó una radiografía y se comprobó que tenía un pulmón velado, una señal inequívoca de que había perdido mucha sangre y era muy difícil de reanimar.

También ha precisado que el paciente respondió a un primer intento de reanimación pero volvió a entrar en parada cardiorrespiratoria y ha recalcado que no se pudieron intentar otros tratamientos porque "nunca estuvo lo suficientemente estable para ello".

"Estoy completamente segura de que se hizo todo lo que se podía por salvar su vida", ha apostillado la facultativa.

También ha declarado este miércoles el médico de la ambulancia que le atendió en primera instancia y que le trasladó del lugar donde sucedieron los hechos hasta el centro sanitario, quien ha calificado de actuación del equipo de emergencias de "impecable".

Ha explicado que la víctima entró por su propio pie a la ambulancia, ha relatado que se le atendió de forma rápida y correcta y ha destacado que incluso durante el viaje al hospital se le llegó a coger una vía.

"Es algo que no se debería hacer, porque el personal sanitario debe ir sentado y con el cinturón de seguridad puesto, pero la gravedad del caso lo exigía", ha puntualizado este médico, que considera que "eso fue lo único incorrecto" que se hizo.

A preguntas de la defensa sobre si consideraba que la herida era mortal, ha puntualizado que ha visto a otras personas "salir adelante" en circunstancias parecidas, pero ha insistido en que no se pueden hacer afirmaciones categóricas en ese sentido porque "cada paciente en un mundo".

También ha incidido en que en un plazo de treinta minutos habían prestado la primera asistencia al herido y transferido al centro sanitario.

La jornada ha comenzado con el testimonio de una amiga del acusado, una mujer adulta cuya hija fue a clase con él, que fue la primera persona a la que llamó la madrugada de los hechos y le relató que había apuñalado a un joven porque previamente le habían agredido.

"Te juro que creí que me mataban", ha dicho la mujer que le comentó el acusado, y ha explicado que no le recomendó ir a la Policía porque en un primer momento no creyó que los hechos tuvieran tanta gravedad.

Ayer declararon los amigos de la víctima que coincidieron en destacar que el supuesto asesino y el grupo que le acompañaba llegaron en actitud chulesca y prepotente al lugar en el que se encontraban y que empezaron a agredirles.

Ademas, varios de ellos aseguraron que vieron cómo el acusado perseguía a la víctima, que recibió la puñalada en el costado en el momento de volverse para comprobar si le estaban siguiendo.

La Fiscalía sostiene que sobre las 3.50 horas del 16 de mayo de 2021, el acusado, que tenía 21 años cuando sucedieron los hechos, se encontraba en las inmediaciones de un descampado ubicado en la calle El Tejo de León junto a unos amigos y en un momento determinado se inició una discusión con otro grupo de jóvenes allí congregados, entre los que se encontraba la víctima.

Añade que el joven que resultó muerto, que estudiaba el primer curso de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad de León, trató de huir del lugar y fue perseguido por el acusado quien, durante la carrera y "con ánimo de acabar con su vida", le clavó en el costado izquierdo una navaja con una hoja de unos 16 centímetros de longitud.

Según el parte médico aportado por la Fiscalía, el joven sufrió una herida penetrante inciso punzante en hemitórax derecho que penetró en el mismo, seccionando músculos y que atravesó el pulmón derecho y alcanzó la arteria pulmonar derecha, provocando una hemorragia masiva que dio lugar a un shock hemorrágico.

Testimonios de los médicos clave en el juicio por la asesinato del joven cántabro apuñalado en León
Comentarios