17.01.2021 |
El tiempo
domingo. 17.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Socialistas y autoridades despiden a Jaime Blanco, histórico del PSOE

Rosa Inés García recibe las muestras de apoyo de María José Sáenz de Buruaga. / Hardy
Rosa Inés García recibe las muestras de apoyo de María José Sáenz de Buruaga. / Hardy
Socialistas y autoridades despiden a Jaime Blanco, histórico del PSOE

El patio del Parlamento de Cantabria volvió a albergar este jueves una capilla ardiente, la del ex presidente regional e histórico dirigente del PSOE, Jaime Blanco, que ha sido despedido por compañeros y militantes socialistas, autoridades políticas y representantes de otras fuerzas políticas.

Blanco, que padecía desde hace tiempo una enfermedad, ha fallecido a los 76 años, lo que ha motivado un día de luto oficial y banderas a media asta en Cantabria, comunidad de la que fue presidente con el Gobierno de gestión entre diciembre de 1990 y julio de 1991.

El féretro con sus restos mortales ha presidido el espacio del patio de la Cámara, bajo una imagen suya flanqueada por dos reposteros de honor con el escudo de Cantabria.

Las banderas de Cantabria, de España y de Europa con lazos negros y coronas y centros de flores han completado esta capilla ardiente, que se ha habilitado por segunda vez en la Cámara regional, después de que hace más de un año se despidiera en esta institución al regionalista Rafael de la Sierra.

Esta vez, eso sí, ha tenido que ser cumpliendo con las medidas de seguridad por la COVID-19, con circuitos diferenciados de entrada y salida y límite de aforo.

Desde algo antes de las cuatro de la tarde compañeros socialistas y de la política, representantes de instituciones y entidades, pero también algunos ciudadanos particulares han pasado por la sede de la Cámara para expresar su respeto a Jaime Blanco y dar el pésame a su familia.

Entre otros, han acudido a despedirle el ex presidente regional José Antonio Rodríguez, la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, el ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria Javier Sánchez Pego, o el líder de UGT, Mariano Carmona, y otros sindicalistas.

A última hora de la parte han estado en la capilla ardiente el presidente regional y líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, y los ex jefes del Gobierno autonómico José Joaquín Martínez Sieso e Ignacio Diego, que además estuvieron al frente del PP en etapas sucesivas.

Antes había estado la presidenta de los populares, María José Sáenz de Buruaga, además de diputados del PP y de otros grupos y consejeros del Gobierno.

familia. La mujer de Jaime Blanco, Rosa Inés García, otra destacada figura en el PSOE de Cantabria, y sus hijos, han recibido las condolencias y también ha estado su primera esposa, María Ángeles Ruiz Tagle. Han sido muchos los que han ido mostrando su respeto a Jaime Blanco, fundador del PSOE de Cantabria, impulsor del Estatuto de Autonomía, y diputado regional y nacional, además de senador.

El líder del PSC-PSOE y vicepresidente regional, Pablo Zuloaga, ha estado toda la tarde en esta capilla ardiente, junto a la portavoz parlamentaria y número 2 de los socialistas cántabros, Noelia Cobo, y el presidente de la Cámara, Joaquín Gómez. Zuloaga ha subrayado que Blanco fue «quien encendió la lampará del PSOE de Cantabria después del oscuro tiempo de la dictadura».

«Sin duda es un golpe», ha señalado sobre su muerte, antes de recordar los 16 diputados de 35 que logró como candidato Jaime Blanco en 1991, el mejor resultado socialista en las elecciones cántabras, aunque no pudo gobernar por el pacto PP-UPCA que devolvió la Presidencia regional a Juan Hormaechea.

«Cabe preguntarse cómo estaría hoy Cantabria si después de esa victoria, Jaime Blanco hubiera desarrollado esas políticas de progreso a las que aspiraba el PSOE para la comunidad autónoma», ha añadido el líder socialista.

Zuloaga ha recalcado que es «un orgullo» haber conocido y compartir los ideales «de los que siempre hizo gala Jaime Blanco». «Gracias, Jaime. Seguimos. Seguiremos la senda que iniciaste. Seguiremos tus principios y valores socialistas», ha subrayado.

Dolores Gorostiaga, que fue el brazo derecho de Blanco en el partido y le sucedió en la Secretaría General que ocupó 25 años, ha dicho que «es un día muy triste», no solo para quienes conocían a Blanco sino también «para la democracia».

«Ha sido un hombre durante toda su vida muy leal a sus principios, todo su trabajo se ha centrado en transformar la sociedad y en igualar en libertades y derechos a las personas», ha destacado muy emocionada.

La ex vicepresidenta y secretaria general del PSOE, Eva Díaz Tezanos, ha resaltado la «pérdida personal y política» que ha supuesto la muerte de Blanco. «Sin duda era un referente político en Cantabria, pero también fuera de las fronteras de nuestra comunidad», ha apuntado.

Díaz Tezanos ha añadido que Blanco ha sido «un referente del socialismo cántabro» y fue «el que sembró las raíces del socialismo en democracia a lo largo y ancho la región». Miguel Ángel Palacio, que fue presidente del Parlamento y portavoz en la Cámara, entre otras responsabilidades, ha manifestado que Blanco «fue promotor y constructor de todos los instrumentos de bienestar».

Socialistas y autoridades despiden a Jaime Blanco, histórico del PSOE
Comentarios