16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Sinvergüenza, caradura y populista»

Estas fueron alguna de las palabras que los manifestastes hosteleros dijeron al presidente de Cantabria Miguel Angel Revilla tras el nuevo cierre de la hostelería
Revilla habla con uno de los hosteleros cuando iba a vacunarse en medio de insultos y gritos. / david laguillo
Revilla habla con uno de los hosteleros cuando iba a vacunarse en medio de insultos y gritos. / David Laguillo
«Sinvergüenza, caradura y populista»

Varios hosteleros han increpado este martes al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a su llegada y salida del centro de salud de El Astillero en el que estaba citado a las 12 horas para vacunarse contra el coronavirus.

El presidente ha sido recibido por este grupo de hosteleros con abucheos y gritos de «fuera» un día después de que la Consejería de Sanidad decidiera volver a cerrar el interior de la hostelería por el aumento de la incidencia del Covid y la ocupación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Los hosteleros han increpado al presidente a su llegada al centro de salud, que ha realizado unos metros a pie desde donde ha dejado aparcado su vehículo.

Así, han chillado frases como «Nos vas a mandar a la ruina», «¿Dónde están las ayudas?», «Demuestra que la hostelería es la culpable» y «Viva Ayuso».

Del mismo modo, a su salida del centro, después de recibir la vacuna, Revilla ha saludado y ha hablado con algunos vecinos que también estaban citados para vacunarse.

Sin embargo, a la hora de realizar las declaraciones a la prensa, los hosteleros han vuelto a increpar al presidente a gritos y con insultos como «sinvergüenza», «impresentable», «caradura» y «populista».

Revilla les ha pedido diez minutos para que la prensa pudiese «hacer su trabajo» y les ha propuesto hablar con ellos después de las declaraciones, pero sin éxito, ya que han continuado gritando, con acusaciones como «Vais a pasar a la historia como el Gobierno que destrozó a la hostelería», ante lo que el presidente ha respondido «No creo», y reclamaciones como «¿Dónde está la vacuna de los hosteleros?» y «Revilla dimisión».

«15 personas no pueden estropear un acto», ha lamentado Revilla, que, sin embargo, y ante la imposibilidad de poder hacerse escuchar por la prensa debido a los gritos de los hosteleros, ha tenido que cancelarse y la convocatoria se ha pospuesto a las 13 horas en el Gobierno.

Revilla, finalmente, se ha dirigido a su vehículo, seguido por los hosteleros, que han sido interceptados por agentes de la Guardia Civil que les han advertido de la imposibilidad de entrar en una propiedad privada.

«Sinvergüenza, caradura y populista»
Comentarios