30.06.2022 |
El tiempo

HUELGA METAL

Los sindicatos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias, habrá movilizaciones

Los huelguistas durante las concentraciones de hoy. / CCOO
Los huelguistas durante las concentraciones de hoy. / CCOO
Los sindicatos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias, habrá movilizaciones

Los sindicatos CCOO, UGT y USO se movilizarán mañana, miércoles, en el decimocuarto día de la huelga general indefinida del metal en Cantabria, que comenzó el pasado 2 de junio para exigir a la patronal "un convenio digno" para los 20.000 trabajadores del sector y pedir eleve su propuesta salarial.

La jornada comenzará en el Parque de Las Llamas, de Santander, con una asamblea informativa en la que las direcciones de estos sindicatos analizarán la situación del conflicto, el estado de la negociación y consensuarán con los trabajadores las acciones a llevar a cabo.

 


Después de la asamblea, que comenzará a las 9:30 horas, las organizaciones que han convocado la huelga se concentrarán a mediodía frente a la sede de la Consejería de Industria de Cantabria.

En la Consejería, situada en el Parque Científico y Tecnológico de Santander, CCOO, UGT y USO protestarán contra los servicios mínimos que ha fijado ese departamento para algunas empresas.

La jornada de movilizaciones se cerrará con una manifestación por las calles de Santander a las 18:00 horas, que tendrá el mismo recorrido que la celebrada el primer día de huelga general, el pasado 2 de junio.

En la manifestación, que irá desde la calle Burgos en su confluencia con la calle Jesús de Monasterio al templete de los Jardines de Pereda, los trabajadores pedirán a la patronal que negocie un "convenio digno".

Durante los catorce días de huelga, el seguimiento por parte de los trabajadores del sector ha sido mayoritario y ha ido "en aumento", según han ido informando los sindicatos día a día.

Los piquetes se han concentrado durante estos días en los principales polígonos industriales de la región y en algunas grandes empresas como Astander, Solvay o GSW, donde ha habido momentos de tensión pero no grandes incidentes.



SIN VISOS DE ACUERDO

Sin embargo, tras cinco días jornadas de mediación impulsada por el Gobierno de Cantabria, las negociaciones entre la patronal Pymetal y los sindicatos para aprobar un nuevo convenio colectivo están paralizadas desde el domingo, aunque las partes están manteniendo contactos informales.

De momento, no hay ninguna reunión programada en el organismo extrajudicial de resolución de conflictos (Orecla) para desbloquear la huelga y desde la mediación se está esperando a que haya un "punto de encuentro" para sentarse en la mesa.

El aumento de los salarios, donde las posturas están "muy alejadas", está siendo el principal punto de debate entre las partes, aunque los sindicatos reivindican también que el nuevo convenio mantenga derechos como el plus de distancia o el contrato relevo.

Los sindicatos acusan a Pymetal de "dar un paso adelante y dos para atrás" en las negociaciones, mientras que la patronal defiende que las pretensiones de CCOO, UGT y USO son "inasumibles" para las empresas del sector, que dicen, "perderían competitividad" con esos salarios.



EFECTOS EN LA INDUSTRIA

Durante estas dos semanas de huelga, se ha paralizado la actividad total o parcialmente en empresas como talleres del metal o grandes factorías, que a pesar de tener sus convenios propios están sufriendo falta de suministros por la huelga de las contratas.

La dirección de SEG Automotive, una de las grandes empresas de la región y que cuenta con unos 690 trabajadores, anunció este lunes un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para toda su plantilla debido a la "falta de suministros" por la huelga del metal.

SEG Automotive ha pedido el "máximo de los esfuerzos" para que la huelga del metal en Cantabria termine "lo antes posible" debido a las consecuencias negativas para el sector.

También están paralizadas desde hace una semana y media las acerías de Reinosa F&G, cuya plantilla lleva en Erte desde abril, y la de GSW, perteneciente al grupo Celsa.

Ante esta situación, los sindicatos han asegurado que muchas empresas están negociando con sus plantillas subidas salariales para esquivar la huelga.

También el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), y el vicepresidente, Pablo Zuloaga (PSOE), así como varios consejeros, se ha mostrado en estos días ante los medios "muy preocupados" porque "está en juego la credibilidad en Cantabria de un sector muy importante".

Los sindicatos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias, habrá movilizaciones
Comentarios