03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Seguimiento de los municipios más grandes y los alcaldes prevenidos

puente del pilar. Varias personas caminan con mascarilla por Santander en el día de ayer.  / Hardy
puente del pilar. Varias personas caminan con mascarilla por Santander en el día de ayer. / Hardy
Seguimiento de los municipios más grandes y los alcaldes prevenidos

La Consejería de Sanidad está siguiendo con especial intensidad la evolución de la COVID en Torrelavega, Castro, Camargo, Astillero y Santa Cruz de Bezana, y en general en los municipios de más de 10.000 habitantes, mientras muchos alcaldes no dejan de hacer llamamientos a sus vecinos para no bajar la guardia.

El presidente de la Federación de Municipios de Cantabria (FMC) y alcalde de Reocín, Pablo Diestro, asegura a Efe que la colaboración con la Consejería de Sanidad es «excelente» y que hay un contacto directo para seguir la evolución del virus con los ayuntamientos.

Cada quince días hay reuniones entre Sanidad y la FMC para ver la tendencia y si hay municipios con peor situación o riesgo de tener que adoptar medidas.

«Si hay algo reseñable la Consejería informa», señala Diestro, que indica que la próxima reunión de la FMC y Sanidad está prevista el martes. Además, con la web y la ‘app’ de la Administración sanitaria es «muy fácil» ver la evolución de los casos por cada municipio. Con todo, varios regidores han aprovechado las redes sociales y han sacado bandos para pedir a sus vecinos, en un tono más o menos alarmista, que no se relajen en las medidas de seguridad frente al coronavirus. Y lo cierto es que en sus comparecencias públicas no dejan de apelar a la responsabilidad individual y recordar las medidas de mascarilla, distancia social y lavado de manos.

Diestro lo ve bien. A su modo de ver, no se trata más que de recordar las medidas sanitarias y prevenir males mayores. El alcalde de Cartes, Agustín Molleda, fue uno de los primeros en dar la voz de alarma, pero los mensajes de regidores apelando a la prudencia se repiten, los últimos en Ramales o Villaescusa, por ejemplo. Los alcaldes de Santoña y de Torrelavega, Sergio Abascal y Javier López Estrada, también han tenido que alzar la voz tras las medidas adoptadas en sus municipios y no se han cansado de pedir prudencia y responsabilidad.

Las medidas que se pusieron en uno y otro lado han dado resultado. Si Santoña se confinó el 3 de septiembre con una incidencia de más de 700 casos por 100.000 habitantes, la tasa se redujo bastante rápido con esa decisión y empezó a mostrar valores por debajo de los de Cantabria a partir del día 18 de septiembre. De hecho, hoy por hoy la tasa de Santoña está por debajo de la de Cantabria.

La Inmobiliaria de Torrelavega, por su parte, se cerró el 11 de septiembre, el máximo de incidencia llegó una semana después y a partir del día 18 la curva empezó a bajar para llegar a niveles dentro del umbral regional. En cuanto a Santander, la Consejería explica a Efe que se está estudiando de cerca cada una de las zonas básicas de salud de la ciudad por si la evolución del parámetro de incidencia acumulada a 14 días «o la aparición de algún evento muy llamativo indicaran la necesidad de tomar medidas».

Fuentes municipales explican, por su parte, que el seguimiento de la evolución de la COVID se hace con llamadas periódicas de la alcaldesa, Gema Igual, al consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, y su equipo.

Además, diariamente se lleva a cabo la interpretación de los datos de Santander desde la Concejalía de Salud y se mantienen reuniones periódicas con Sanidad para ir estudiando la evolución de la pandemia y evaluar medidas si corresponde.

Villacarriedo y los municipios aledaños con aún más vigilancia

Mención aparte merecen Villacarriedo y sus municipios aledaños por la aparición de un brote que, según Sanidad, implica a distintas familias, establecimientos hosteleros y actividades cinegéticas.

El brote, según explicó la Consejería, se originó en un bar de Villacarriedo y ha llevado a poner en marcha un dispositivo de toma de muestras en el polideportivo de Selaya. Con datos de el pasado viernes, solo 5 de los 619 vecinos que se hicieron la PCR en ese punto dieron positivo, un 0,8 %.

Además, se sigue con más intensidad la evolución de Astillero, Castro Urdiales, Santa Cruz de Bezana y Camargo, principalmente, así como de los demás municipios que están por encima de los diez mil habitantes.

En Astillero la situación ha preocupado. A finales de septiembre el alcalde, Javier Fernández Soberón, pidió la colaboración vecinal dado el aumento de casos.

«Por encima de cualquier campaña, medida restrictiva o incluso multa, la mejor forma de rebajar las cifras está en manos de cada uno de nosotros. Nos estamos jugando nuestro futuro y no podemos permitirnos un fallo», dijo entonces el alcalde a los vecinos, a la vez que alertaba de que la mitad de los nuevos contagios detectados eran niños.

Pero el consejero de Sanidad ya ha confirmado que la semana pasada se mejoraron «espectacularmente» los datos de Astillero. «Se ha mejorado mucho», aseguró el consejero, que añadió que «no hay más de qué preocuparse». Con todo, en este municipio se han tomado medidas para prevenir los contagios: se han suspendido las fiestas del Pilar de Guarnizo y se han aplazado talleres y actividades municipales que pueden implicar concentraciones de personas, especialmente de las que pueden ser más vulnerables.

Distinto es el caso de Camargo, que «en ningún momento ha tenido una situación preocupante». El consejero ha aclarado que en este municipio no ha habido riesgo de confinamiento y ha avisado de ‘fake news’ en este sentido.

Seguimiento de los municipios más grandes y los alcaldes prevenidos
Comentarios