10.07.2020 |
El tiempo
viernes. 10.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

SANIDAD

El SCS siguen haciendo acopio de material sanitario

El jefe de Compras del Servicio Cántabro de Salud, José Antonio Ruiz, señala que «nadie nos dijo nunca no compréis esto que es muy caro o mirad otra cosa más barata. No hubo nunca esa presión»

La compra de material sanitario durante el inicio de la pandemia fue muy difícil. / alerta
La compra de material sanitario durante el inicio de la pandemia fue muy difícil. / alerta
El SCS siguen haciendo acopio de material sanitario

La pandemia no solo ha puesto a prueba a los sanitarios del Servicio Cántabro de Salud, sino también a los funcionarios encargados de comprar material en China que han vivido estrés y situaciones casi «surrealistas», con subidas de precios «bestiales» y ofertas que decaían en horas, pero sin limitaciones para hacer el gasto. «Nunca hubo ninguna limitación en cuanto a presupuesto. Nadie nos dijo nunca no compréis esto que es muy caro o mirad otra cosa más barata. No hubo nunca esa presión», destaca a Efe el jefe de Compras del Servicio Cántabro de Salud (SCS), José Antonio Ruiz.

Lo que sí han vivido ha sido «momentos de muchísimo estrés» en los que un producto de un día para otro subía y una oferta que formalmente había hecho un proveedor «a las dos horas ya no existía porque otro pagaba más». Ruiz deja claro que «la población tiene que estar convencida» de que en el SCS han hecho todo lo que han podido para tratar de suministrar los epis (equipos de protección individual) necesarios a los sanitarios.

Este funcionario traslada su reconocimiento al personal sanitario y también a los técnicos de prevención de riesgos laborales que evalúan los equipos para comprobar su idoneidad. Según explica, en el SCS la búsqueda masiva de material de protección se produjo tras la declaración del estado de alarma, con una primera declaración de emergencia el 17 de marzo.

Pero antes de la declaración de la alarma, que fue el 14 de marzo, había ya «cierta inquietud» y se había empezado a comprar material más puntualmente. «Desde principios de marzo habíamos puesto la maquinaria, buscando y en previsión de alguna cosilla, pero no de forma tan masiva», señala. En condiciones normales la adquisición de material se rige por unas pautas muy estrictas, que marca la Ley de Contratos del Sector Público.

Pero con la pandemia esas reglas ya no valían y se tuvo que recurrir a los procedimientos de emergencia para tratar de acelerar una tramitación que, como mínimo, iba a llevar cuatro meses. En la administración sanitaria casi nunca se había recurrido a esa fórmula excepcional para contratar, y menos aún para comprar material sanitario. En todos sus años de experiencia, José Antonio Ruiz solo lo había hecho en un par de ocasiones, para obras.

Además, una vez que se salió al mercado no había stock de material en los proveedores habituales y se tuvo que recurrir a China, bien directamente o con intermediarios.

Ruiz comenta que el mercado chino produce un material que, aunque pasa los controles de calidad que fija su normativa interna, tiene «cierto déficit de homologación» con los estándares europeos en la mano. Mascarillas con problemas de homologación también han llegado a Cantabria y se han repartido a los profesionales, pero Ruiz asegura que siempre se ha intentando «dar lo mejor». «Yo y todo mi equipo hemos trabajado fines de semana, Semana Santa, nadie disfrutó de esos días y los trabajó todos. En cuanto al nivel de estrés, sí, hubo mucho», recalca, antes de insistir en que estas semanas han sido «probablemente las más duras» que han pasado.

Ahora, ya en nueva normalidad, la situación está «más tranquila» pero en el Servicio Cántabro de Salud siguen haciendo acopio de material sanitario y para protegerse, en una previsión de stock para ocho semanas.

La subida de precios es «bestial», y a ello se suma que la escasez de material ha ido por fases: primero fueron respiradores y después mascarillas para seguir con batas y guantes. Para Ruiz, con la experiencia vivida, lo ideal sería lograr una capacidad de producción europea de este material sanitario, aunque es escéptico. «Mi impresión es que una vez que esto pase no habremos aprendido nada y volveremos a la misma situación», lamenta.

Y ello por la ley de la oferta y la demanda, porque siempre se va a recurrir a quien produce más barato en detrimento de proveedores más próximos.

El SCS siguen haciendo acopio de material sanitario
Comentarios