05.07.2020 |
El tiempo
domingo. 05.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El SCS retira 10.000 mascarillas y paraliza otras 172.000 unidades

Cantabria cumple sin «ningún problema» los criterios sanitarios para la fase 1 de la desescalada, asegura el consejero de Sanidad

Un ciclista recibe una mascarilla en Santander. / JOSÉ RAMÓN
Un ciclista recibe una mascarilla en Santander. / JOSÉ RAMÓN
El SCS retira 10.000 mascarillas y paraliza otras 172.000 unidades

El Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha retirado 10.000 mascarillas en Cantabria y ha paralizado cautelarmente otras 172.000, por dudas sobre su idoneidad para proteger frente al coronavirus, según indican a Efe fuentes sanitarias.

Ante las «dudas» que se han acumulado sobre las mascarillas FPP2 en existencias en los centros del Servicio Cántabro de Salud, la Gerencia de este organismo ha comunicado que las mascarillas que ha adquirido o que ha recibido de otras administraciones tienen la documentación que las acredita, las ficha técnicas, los certificados y los controles sobre su nivel de filtrado.

Servicio de prevención de riesgos. Esas mascarillas se revisan en el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, que revisa la documentación y las fichas técnicas y que no ha dejado constancia de incumplimiento de las medidas de protección, asegura el SCS.

Con todo, se han retirado 10.000 mascarillas, las enviadas por el Ministerio de Sanidad que se distribuyeron a centros de salud y que eran defectuosas.

También se han paralizado cautelarmente otras 172.000 mascarillas, entre ellas las que se recibieron el 28 de marzo en el Hospital Marqués de Valdecilla, hasta que se pueda constatar si cumplen con los parámetros para ser catalogadas como FPP2. «El interés del Servicio Cántabro de Salud es la protección de los trabajadores. De ahí que se tome la precaución de retirada cuando surgen dudas, a pesar de no tener ningún comunicado oficial», asevera, en una comunicación consultada por Efe, la Gerencia, que asegura entender la «preocupación» planteada por los profesionales.

Añade que por eso la revisión física de las mascarillas se ha «canalizado» y se han enviado, para la comprobación, a un laboratorio de una institución pública «de prestigio», que «ya realiza pruebas a otras comunidades».

En los últimos días, el Sindicato Médico ha denunciado públicamente el Servicio Cántabro de Salud no ha comprobado de forma adecuada la idoneidad de los equipos de protección que se han distribuido al personal sanitario de los distintos centros hospitalarios y de atención primaria.

Criterios sanitarios para la fase 1 de la desescalada. Por otro lado, Cantabria cumple o está en disposición de hacerlo y sin «ningún problema» los requisitos sanitarios para pasar a la fase 1 de la desescalada tras el confinamiento por el coronavirus.

Así, la región cuenta ya con el número de camas en unidades de cuidados intenstivos exigidas por el Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas: entre 1,5 y 2 por cada por 10.000 habitantes, para poder atender un posible rebrote.

En cuanto al «altísimo requerimiento» de camas de hospitalización --entre 37 y 40 camas de enfermos agudos por cada 10.000 habitantes-- no están instaladas, pero sí en disposición de poder estar «en cinco días», el plazo que marca la Orden del departamento que dirige Salvador Illa.

Por tanto, en los que a los criterios sanitarios se refiere, «no deberíamos tener ningún problema para poder acceder a la fase 1», ha manifestado el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press. Sanidad exigió el domingo a las comunidades que puedan tener listas en el plazo de cinco días entre 1,5 y dos camas en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por cada por 10.000 habitantes, en el caso de que se produjera un rebrote de coronavirus.

Este es uno de los criterios de obligado cumplimiento por parte de las autonomías para que el Gobierno pueda entrar a valorar sus propuestas de cara a la desescalada.

Otro de los criterios para entrar a valorar sus propuestas es que las comunidades autónomas puedan tener entre 37 y 40 camas de enfermos agudos por cada 10.000 habitantes. En la misma línea, Sanidad recomendó que las comunidades autónomas mantengan el número de profesionales sanitarios durante la desescalada y que se refuercen los servicios de atención primaria, que «van a tener un papel clave».

Fondo sanitario con criterios de ingresos en UCI. Por otra parte, El presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, se ha mostrado «muy preocupado» con los criterios de reparto de los 16.000 millones de euros para las comunidades autónomas anunciados el fin de semana por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha planteado este lunes a los Gobiernos autonómicos.

Revilla, que envió ayer por la mañana un mensaje a Pedro Sánchez para trasladarle su preocupación, se teme que la «tarta principal» se la lleven Madrid y Barcelona.

En declaraciones a Europa Press, Revilla reivindica que el reparto no debe realizarse con criterios de población, sino teniendo en cuenta el coste efectivo de los servicios, conforme a la Ley de Financiación Autonómica vigente, porque de lo contrario Cantabria «saldrá muy perjudicada». El presidente insiste en que las características orográficas, la dispersión y el envejecimiento de la población hacen que en Cantabria el coste de los servicios, entre ellos la sanidad, sea «mucho más elevado».

Revilla se teme que «la tarta principal» se la lleven Madrid y Barcelona, por lo que pide que se tenga en cuenta el coste efectivo de los servicios. También le preocupa la limitación del déficit al 0,2% porque «nos ahoga». La ministra de Hacienda ha propuesto que en un primer abono de 6.000 millones, los ingresos en UCI que ha registrado cada autonomía pesen el 35% y los hospitalizados, otro 25%, es decir, el 60% en total, mientras que los casos de Covid-19 confirmados por PCR significarán un 20% y el otro 20% restante, el dato de población.

El SCS retira 10.000 mascarillas y paraliza otras 172.000 unidades
Comentarios