30.06.2022 |
El tiempo

TRIBUNALES

Revilla tendrá que dar explicaciones por la corrupción en su Gobierno

La oposición se lamenta que la «condena en el ámbito penal a dos cargos», y nadie en el Gobierno regional ha asumido responsabilidades

Condenan a 14 y 11 años de inhabilitación a los ex altos cargos del SCS

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. / Kiko Huesca
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. / Kiko Huesca
Revilla tendrá que dar explicaciones por la corrupción en su Gobierno

El Partido Popular e IU han pedido explicaciones al presidente regional, Miguel Ángel Revilla, acerca de «por qué ha tolerado, no ha perseguido y ha amparado un caso de corrupción en su Gobierno» PRC-PSOE.

Así lo manifestado este miércoles la secretaria autonómica del PP, María José González Revuelta, tras conocerse la sentencia de la Audiencia Provincial que condena a catorce y once años de inhabilitación para empleo y cargo público a los dos exaltos cargos del Servicio Cántabro de Salud imputados por prevaricación administrativa en contratos de obras y servicios del SCS la pasada legislatura.

A juicio de la número dos de los ‘populares’ cántabros, con el fallo -que no es firme ya que cabe interponer recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria- ha quedado «acreditada por sentencia judicial una trama de contratación ilegal» en el organismo sanitario.

El tribunal ha condenado al exsubdirector de Gestión Económica e Infraestructuras del SCS Francisco Javier González y al exdirector de la Gerencia de Atención Primaria Alejandro Rojo, por prevaricación -continuada y no continuada- en contratos de obras y servicios del SCS.

En un comunicado, González Revuelta ha destacado que su partido -que ha ejercido la acusación particular y pedía quince años de inhabilitación para cada acusado- «investigó y documentó los hechos durante meses, los puso en conocimiento del presidente Revilla y de la Intervención General de la comunidad y llevó el caso a la Fiscalía».

«Se ha demostrado que las denuncias del PP no eran ni un cuento ni una novela como dijo Revilla, que no solo había una gestión chapucera e indecente en materia de contratación, sino irregularidades, ilegalidades y delitos acreditados», ha considerado la dirigente ‘popular’. Y en este sentido, ha remarcado que la resolución judicial «condena en el ámbito penal a dos exaltos cargos, pero nadie en el Gobierno de Cantabria ha asumido hasta ahora responsabilidades políticas». Ha añadido al respecto que «Revilla, que pregona en todas las televisiones que sus puertas están abiertas para denunciar el más mínimo atisbo de corrupción, ha hecho todo lo contrario, puesto que no solo se lavó las manos, sino que tapó este caso y además dio cobertura a la entonces consejera de Sanidad -la socialista María Luisa Real- y se convirtió en su cómplice».

«Quién ante la denuncia del PP se limitó a decir que era humo y que solo pretendíamos esparcir basura se tiene que comer sus palabras porque en su Gobierno había corrupción, como ha confirmado la Justicia, lo sabía y no hizo nada», ha indicado la secretaria autonómica, quien ha calificado la actitud del presidente de hipócrita, porque solo ve la corrupción cuando no es suya y cerró las puertas a las denuncias del primer partido de la oposición.

Con estos argumentos, ha pedido a Revilla «que aclare qué va a hacer ahora y quién va a asumir las responsabilidades políticas, porque hasta ahora se ha lavado las manos ante un caso evidente de corrupción en su Gobierno», al tiempo que le ha exigido «que dé ahora las explicaciones a los cántabros que no dio en su momento». «No es de fiar un presidente que dice que va a combatir la corrupción, pero solo lo hace de boquilla, porque cuando tiene que actuar se esconde, le tiembla la mano cuando se trata de los suyos y no asume las responsabilidades», ha insistido González Revuelta, que cree que a Revilla «le ha faltado coherencia política, integridad y ética para aplicar la receta en su Gobierno que desde los platós exige a los demás», ha abundado.

AQUÍ NADIE DIMITE

Izquierda Unida de Cantabria ha recordado que "nadie ha asumido responsabilidades políticas" por la prevaricación en el Servicio Cántabro de Salud la pasada legislatura, por la que han sido condenados -a catorce y once años de inhabilitación para empleo o cargo público- dos exaltos cargos: el que fuera subdirector de Gestión Económica Francisco Javier González y el director de la Gerencia de Atención Primaria Alejandro Rojo, por contratos menores en obras y servicios.

El coordinador autonómico de IU, Israel Ruiz Salmón, ha apuntado en un comunicado que ambos procesados dimitieron de su puesto cuando se conocieron los hechos, igual que el entonces gerente del SCS, Julián Pérez Gil.

Pero "quien debió cesar en su cargo, la consejera María Luisa Real, no lo hizo, ni por decisión propia, ni por decisión del líder de su partido, hoy vicepresidente del Gobierno, Pablo Zuloaga, ni por el máximo responsable del Ejecutivo en la anterior legislatura y en esta, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla", lamenta Ruiz Salmón.

A su juicio, "la condena judicial representa el máximo reproche a una forma de funcionar contraria al interés general y que ha sido permitida en el seno del Gobierno cántabro por el bipartito PRC-PSOE".

Además, en IU consideran que "esta situación se seguiría produciendo de no ser por la denuncia de irregularidades por parte de una funcionaria", pero también, agregan, "por la actuación diligente de Izquierda Unida, que llevó a la Fiscalía la situación". El PP también lo hizo, y se personó además como acusación particular, reclamando quince años de inhabilitación para cada procesado.

"De no ser por IU que acudió a la Justicia, hoy únicamente tendríamos un recuerdo de una polémica en el seno político y, ya que no lo hicieron entonces, desde el Ejecutivo cántabro deben pedir perdón por su falta de actuación y depuración de responsabilidades cuando tocaba", ha opinado Ruiz Salmón..

A su entender, "los servicios públicos no sólo deben ser gestionados de la forma más eficiente, sostenible y transparente posible, sino que deben estar libres de toda sospecha de corrupción".

CUATRO AÑOS PARA CONDENAR LA CORRUPCIÓN DEL GOBIERNO PRC-PSOE DE REVILLA. 

Miguel Ángel Revilla «no los conocía». En 2018 cuanto se conocieron estas acciones de prevaricación y la siguiente dimisión del gerente del SCS, Julián Pérez Gil, y del subdirector de Gestión Económica e Infraestructuras, Francisco Javier González Gómez, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC) explicó que el informe «desmonta la mayor parte de las acusaciones que se han hecho» y solo menciona «cinco pequeñas irregularidades» de carácter administrativo. Eso sí, ha aseguró que en «ningún caso» son delitos.  En cuanto a la responsabilidad de la consejera respecto a las «irregularidades» del SCS, Revilla insistió en que no es María Luisa Real, la entonces consejera de Sanidad (PSOE), la que ha firmado esos contratos sino las personas que dimitieron, que eran el que era su gerente y el subdirector de Gestión Económica. Además, ha subrayado que al año en el SCS se firman «30.000 contratos».   Asimismo, el presidente aseguró que «no conocía» a los cargos que han dimitido, sólo «de vista». De esta manera explicó que no sabe si habían dejado su cargo por razones personales o porque «sienten que no han hecho las cosas bien».  Al asegurar públicamente que no conocía a las personas dimitidas del SCS, empezó a circular una imagen en la que se ve claramente que sí los conocía.  

Revilla tendrá que dar explicaciones por la corrupción en su Gobierno
Comentarios