03.08.2020 |
El tiempo
lunes. 03.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«No es de recibo que año tras año estemos sometidos a esta incertidumbre» con el agua

El PP reclama que el Gobierno de España conceda antes de finalizar 2020 la autorización especial definitiva que garantiza el derecho de la comunidad autónoma a captar agua del embalse del Ebro

Pantano del Ebro. / S.D.
Pantano del Ebro. / S.D.
«No es de recibo que año tras año estemos sometidos a esta incertidumbre» con el agua

El PP ha instado al PRC a que el Gobierno de Cantabria no renuncie al derecho de la comunidad autónoma a recibir agua del embalse del Ebro. Por ello, los populares defenderán este lunes en el pleno del Parlamento de Cantabria una proposición no de ley para instar al Ejecutivo regional a que exija al Gobierno de Pedro Sánchez una «solución definitiva a las necesidades hídricas de Cantabria, y con carácter urgente para este periodo estival de 2020, al constatarse que podría generarse un desabastecimiento a la población de Santander».

En un comunicado, el diputado regional del PP Roberto Media ha advertido de que la solución anunciada el 27 de mayo en una reunión de la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, con el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, «resulta claramente insuficiente».

Media ha recordado que el año pasado se autorizó la derivación de 5 hectómetros cúbicos de agua (Hm3) de manera extraordinaria desde el embalse de Alsa para garantizar el suministro tanto a Santander como a otros municipios de Cantabria, en un momento de gran escasez de recursos hídricos.

Prórroga. Y ha añadido que la solución que ahora ha propuesto el Ministerio pasa por prorrogar hasta el 12 de julio esta autorización por el volumen no utilizado respecto al autorizado en 2019, que asciende a 1,7 Hm3 aproximadamente. «Es decir, el año pasado Santander necesitó 2,3 Hm3 de agua extraordinarios para abastecerse en verano, y el Ministerio, un año después, les autoriza a que dispongan de los 1,7 Hm3 que Cantabria no utilizó el año 2019. Es claramente insuficiente», ha denunciado.

Por ello desde el grupo popular se exige, en primer lugar, una autorización extraordinaria para derivar 5 Hm3 del embalse del Ebro este verano o cualquier otra propuesta que resulte adecuada a las necesidades urgentes existentes. En segundo lugar, los populares reclaman que el Gobierno de España conceda antes de finalizar 2020 la autorización especial definitiva que garantiza el derecho de la comunidad autónoma a captar agua del embalse del Ebro hasta un máximo de 26 Hm3 anuales.

«No es de recibo que año tras año estemos sometidos a esta incertidumbre porque los responsables del Ministerio no cumplan con su trabajo», ha criticado Roberto Media.

En este sentido, el diputado del PP ha subrayado que Cantabria tiene reconocido desde el año 2008 el derecho a captar agua del embalse del Ebro para suplir el déficit que se produce en el sistema de abastecimiento todos los veranos y que ha venido haciéndolo hasta el verano de 2019, cuando el Gobierno de Pedro Sánchez denegó la autorización y la comunidad autónoma recurrió a una captación temporal del embalse de Alsa, y ello a pesar de que el bitrasvase del Ebro está legalizado desde 2018.

Un imposible. «Desde entonces el derecho de todos los cántabros a captar agua del embalse del Ebro, se ha convertido en un imposible porque la autorización está paralizada por el Gobierno de Pedro Sánchez, porque pese a las buenas palabras, los compromisos e incluso la exigencia unánime de los grupos del Parlamento de Cantabria de que se cumpla con lo previsto, nada se ha avanzado», ha agregado.

Media ha instado a los regionalistas a «poner pie en pared» ante los constantes agravios del gobierno socialista a Cantabria y a «no volver a renunciar a un derecho de todos los cántabros, como es el de recibir agua del Embalse del Ebro, conformándose con una captación temporal de agua del embalse de Alsa». Y es que, según el diputado del Partido Popular, Pedro Sánchez «está utilizando el agua del Ebro como un elemento más de negociación en su propio beneficio y las exigencias de los regionalistas aragoneses, que sostienen el gobierno socialista de Lambán y que piden que el agua del Ebro no se toque, le importan más que las del Partido Regionalista de Revilla».

«De nada vale que la respuesta de los regionalistas ante a estos atropellos a nuestra comunidad sea la de la falsa indignación, mientras se continúan firmando pactos o bajando la cabeza en el Congreso de los Diputados como hace el diputado José María Mazón», ha concluido Media.

«No es de recibo que año tras año estemos sometidos a esta incertidumbre» con el agua
Comentarios