27.09.2020 |
El tiempo
domingo. 27.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Polémica por el final de curso

El Gobierno regional defenderá que el avance de materias se centre en adquirir competencias
La consejera Lombó durante la reunión de la Junta de Personal Docente. / ALERTA
La consejera Lombó durante la reunión de la Junta de Personal Docente. / ALERTA
Polémica por el final de curso

La Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria trasladara al Ministerio que, si se opta por avanzar materia hasta la reanudación de la docencia presencial, se haga en la adquisición de competencias pero no en contenidos para no crear desigualdades. La titular de Educación, Marina Lombó, que se reunió ayer con la Junta de Personal Docente, ha defendido que no se debe «añadir más presión a las familias» en una situación como la actual, en la que, a su juicio, el objetivo debe ser que los alumnos no pierdan el hábito de estudio.

También la directora general de Innovación e Inspección Educativa, Mercedes García, participó junto a otras comunidades autónomas y el Ministerio en la Comisión General, previa a la Conferencia Sectorial de Educación que presidirá la ministra Isabel Celaá el próximo miércoles, día 15. Según Lombó, previsiblemente en esa reunión se tomarán las decisiones definitivas sobre cómo se desarrollará el final del curso, y tendrá que alcanzarse una postura «lo más consensuada posible». Cantabria defenderá que «no puede actuarse con los estudiantes como si nada estuviera pasando, porque está pasando y tiene implicaciones muy claras en la docencia».

Además, considera que «no se debe añadir una presión añadida a las familias» que, sostiene, viven en algunos casos situaciones muy duras. «Quienes tienen enfermos en casa, quienes se han quedado sin trabajo o prevén quedarse en los próximos meses no necesitan más preocupaciones», ha dicho.

Para Lombó en una situación como la actual «acabar el temario o no acabarlo es, a todas luces, un tema absolutamente menor». «El objetivo tiene que ser que nuestros estudiantes no pierdan el hábito de estudio y la rutina, y eso se está consiguiendo gracias a los profesores y las familias», ha apuntado.

Otra cosa, ha reconocido, es el caso de los estudiantes que han de titularse este año o quienes se presentarán a las pruebas de acceso a la Universidad. «Estos estudiantes necesitan una solución concreta y adaptada a sus necesidades y a esta situación y en eso se trabaja», ha destacado. Lombó ha explicado que, como los escenarios «están abiertos aún», la Consejería remitió la semana pasada unas instrucciones «provisionales» a los directores de los centros educativos para que puedan estar preparados ante las decisiones que se adaptarán la próxima semana y entrarán en vigor después del periodo no lectivo de Semana Santa, el 20 de abril en Cantabria.

Esas instrucciones subrayan que de seguir vigente la suspensión de las clases presenciales, el avance habría de centrarse en las competencias. En el caso de la ESO, se explica que «habrán de formularse propuestas abiertas» y respetar en todo caso «ritmos y estilos de aprendizaje y que mantengan el interés, la curiosidad y la motivación por aprender entre el alumnado».

Además la consejera recuerda que no todos los alumnos tienen acceso a los mismo equipamientos y recursos y «la brecha digital tiene hoy más implicaciones que nunca antes». Según Lombó, la Consejería ha comenzado ya a dotar a los alumnos de segundo de bachillerato que así lo han solicitado de equipos informáticos y conexiones a internet, una medida que se irá extendiendo paulatinamente a otros niveles.

«Una vez puesta en marcha el servicio de reparto de comida a domicilio, que era una prioridad, el siguiente objetivo es la conectividad de los estudiantes, especialmente en los niveles educativos superiores», ha destacado.

La Consejería ha solicitado a todos los centros educativos de Cantabria que trasladen las necesidades detectadas en sexto de Primaria, ESO, Formación Profesional y Bachillerato porque el objetivo es «dar respuesta a todas las necesidades lo antes posible».

Asimismo la consejera ha trasladado a las organizaciones sindicales que hay 123 docentes, 95 de ellos interinos, que prestan su labor como profesores de apoyo en Educación Infantil.

aulas. Ha explicado que, al no estar los alumnos en las aulas, buena parte de su actividad, aunque están realizando tareas de apoyo en los centros, ha quedado suspendida, por lo que se está estudiando reorganizar estos efectivos para cubrir las necesidades de los alumnos con especiales dificultades. «La voluntad es no proceder a sus ceses, sino redistribuir a ese personal para llegar a aquellos alumnos que, en sus respectivos centros, puedan tener más dificultades», ha añadido.

También ha informado a las organizaciones sindicales sobre la evolución de las plantillas jurídicas, que constituyen las plazas fijas y estructurales en cada una de las especialidades, de los centros educativos para el próximo curso 2020/21.

En el caso de las plantillas correspondientes al Cuerpo de Maestros los efectivos bajarán en 30, mientras que en Secundaria y Bachillerato se incrementa en 9. Igualmente los profesores de Secundaria de FP experimentarán un crecimiento con 5 nuevos efectivos y otros 5 en el cuerpo de profesores técnicos de FP.

ceses. Sobre los ceses de los profesores de apoyo de Formación Profesional efectuados la semana pasada, Lombó ha explicado que el decreto de alarma ha hecho imposible que estos docentes pudieran seguir con su labor. Según la consejera, son docentes destinados al refuerzo en las clases prácticas en apoyo al profesor titular, principalmente por cuestiones de seguridad. «Suspendida la actividad presencial, era difícil justificar el mantenimiento de estos nombramientos», ha dicho.

«Lamento, de verdad, haber tenido que tomar esta decisión, pero las características tan particulares de la labor que realizan hacían imposible mantener esos nombramientos que, siguiendo el trámite habitual, se realizaron el 1 de abril», ha añadido.

«Es nuestro deseo que esta situación pase cuanto antes y todos los docentes puedan incorporarse a las aulas cuanto antes», ha enfatizado. Las organizaciones sindicales y la consejera han acordado una periodicidad semanal para las reuniones entre ambas partes hasta que pase la situación de crisis sanitaria.

Polémica por el final de curso
Comentarios